Debes leer... Entendiendo la Responsabilidad Social RC y Sostenibilidad Reputación corporativa RSE

Brands Against Humanity: el juego que las marcas NO quieren que veas

Escrito por Arianne Lira

¿Qué pensarías si te dijeran que desde ahora puedes jugar con las acciones poco responsables de las empresas? ¿No lo crees posible? Te invitamos a descubrirlo.

«Agua pasa por mi casa, cate de mi corazón. ¿Qué soy?». Si no conoces la respuesta es seguro que no tuviste una infancia mexicana. El juego de preguntas y respuestas es uno de los más populares en nuestro país, pero también en el resto del mundo.

Así que con diferentes formatos y presentaciones, es muy probable que todos hayamos jugado esto alguna vez. ¿Te gustaría intentarlo de nuevo? ¿Qué te parecería volver a sentarte en la mesa para pasar el rato jugando, pero ahora con las acciones poco responsable de las empresas?

¡Te presentamos Brands Against Humanity: el juego que las marcas NO quieren que veas!

¿Qué es Brands Against Humanity?

Brands Against Humanity es un juego inspirado en otro juego llamado Cards Against Humanity licenciado a través de Creative Commons. Este último se caracteriza por exponer crímenes contra la humanidad y hacer alusión a acciones políticamente incorrectas.

En el caso de Brands Against Humanity, se hace algo similar pero con las acciones poco o nada responsables por parte de las marcas, lo que deja de ser divertido para quienes lo protagonizan.

El juego se desarrolló por el equipo creativo Ellie & Elisa. Su diseño gráfico en blanco y negro es una viva imagen de Cards Against Humanity, pero se puede descargar e imprimir gratis, ya que el proyecto se desarrolló de forma totalmente independiente del juego original.

En Brands Against Humanity en lugar de hacer chistes sobre la cultura pop o temas similares, en cada tarjeta blanca se enumera una decisión excepcionalmente atroz y poco ética que una compañía famosa ha tomado en el pasado.

¡Pongamos las reglas del juego!

El juego consta de 30 ejemplos de poca Responsabilidad Social (RS) para bromear sobre bebés muertos o esclavitud infantil, y 30 formas de combatirlo y remarcar la culpa que sienten las corporaciones que buscan mitigar sus daños por medio de donaciones.

El juego contiene:

  • 30 x tarjetas blancas.
  • 9 x tarjetas negras para rellenar los espacios en blanco.
  • 1 x Bingo de disculpas corporativas.
  • 8 x papel moneda.

¡Es momento de comenzar! Tú y tus amigos tendrán que poner un precio a sus almas y colocar la tarjeta de dinero correspondiente en el centro. El ganador donará este precio al final del juego.

Cada jugador roba 10 cartas blancas. El jugador que compró agua embotellada de forma reciente comienza como el «monstruo corporativo» y roba una carta negra.

Si Jeff Bezos está jugando, va primero, independientemente de todo compras agua embotellada. El monstruo corporativo lee en voz alta la pregunta o la frase de relleno en blanco de la tarjeta negra. Todos los demás responden la pregunta o llenan el espacio en blanco pasando una tarjeta blanca, boca abajo al monstruo corporativo.

Luego el monstruo corporativo baraja todas las respuestas y lee cada combinación de cartas en voz alta al grupo. El monstruo corporativo debe releer la tarjeta negra antes presentando cada respuesta.

Foto vía: brandsagainsthumanity.com

Finalmente, el monstruo elige la jugada más divertida y quien lo envió obtiene un punto. Después de la ronda un nuevo jugador se convierte en el monstruo corporativo y todos roban hasta 10 cartas blancas.

El juego termina cuando el primer jugador ya no puede verse en el espejo.

Finalmente, el ganador va a BrandsAgainstHumanity.com y dona el precio de su alma a una de las causas vinculadas a una tarjeta con la que ganó.

¿Estás listo para jugar? Pero sobre todo… ¿para conocer a los protagonistas del juego?

¿Quiénes son los protagonistas de Brands Against Humanity?

Es un hecho que quizá a muchos les atraiga jugar este juego, pero a ninguna marca le gustaría protagonizarlo, no obstante ahí se encuentran. Algunos ejemplos son:

DuPont

La compañía estadounidense afirma que está utilizando la ciencia y la innovación para hacer del mundo un lugar más seguro, saludable y mejor para vivir, sin embargo, hace tiempo se vio involucrada en un caso controversial.

Dupont liberó millones de libras del químico en el río Ohio y en el aire de su planta en Parkersburg, Virginia Occidental, causando lesiones a 70 mil personas, incluyendo cáncer de riñón y testicular y colitis ulcerosa.

Brands Against Humanity

La empresa se dio cuenta hace más de 30 años de que era C8 —producto químico que reduce la tensión superficial del agua— en Ohio y Virginia Occidental a niveles peligrosos, pero no dijo nada al gobierno o público. De hecho, aumentó su producción, y continuó para descargar el producto químico de una manera de entrar en el río Ohio y el aire.

¿Su solución? Pagar una cantidad USD 670 millones en 2017. Pero claramente el dinero no es capaz de devolverle la salud y vida a los afectados.

Amazon

Amazon es una de las empresas de comercio electrónico y servicios digitales más exitosas en el mundo, pero su modelo empresarial, de acuerdo con sus numerosos críticos, ofrece bajos salarios, condiciones de trabajo brutales y escasos beneficios a los empleados.

Esto se vio expuesto cuando cerca de 2 mil empleados de Amazon en sus centros de distribución en España, Alemania, Francia, Italia, Polonia y el Reino Unido realizaron huelgas. Los empleados exigían mayores salarios, además de que denunciaron los esfuerzos de Amazon por impedir que formen sindicatos que protejan sus derechos. De acuerdo con testimonios públicos de empleados y de una investigación en el Reino Unido:

Las condiciones de trabajo de Amazon obligan a los empleados del almacén a evitar acudir al baño y a orinar en cambio en botellas para cumplir con las expectativas de rendimiento.

Brands Against Humanity

Y según una vocera llamada Stefanie Nutzenberger del sindicato de servicios alemán Verdi, afirmó:

El mensaje es claro: mientras el gigante en línea se enriquece, está ahorrando dinero en la salud de sus trabajadores

Stefanie Nutzenberger.

Johnson & Johnson

La multinacional estadounidense, fabricante de dispositivos médicos, productos y farmacéuticos, entre otros, se vio envuelto en un escándalo cuando se dio a conocer que sus productos de talco para bebé podían ocasionar cáncer.

De acuerdo con Forbes, en un reportaje presentado por la agencia Reuters en 2018, se afirma que desde 1971 hasta los 2000, la empresa y sus directivos eran conocedores de que sus productos para bebé eran cancerígenos. Pese a eso, estos no hicieron nada ni lo comunicaron a la sociedad ni a los entes reguladores.

Brands Against Humanity

La sustancia que contenía este producto y que podía causar cáncer a los bebés era polvo de asbesto, la cual se detectaba en pequeñas cantidades en sus productos.

La empresa enfrenta más de 14 mil reclamos de que su talco causó cáncer de ovario y mesotelioma, y se le ordenó pagar al menos $25 millones a una mujer que dijo que contrajo un cáncer raro relacionado con el asbesto a través de décadas de uso diario de su polvo para bebés o su otro producto de talco, Shower to Shower. En general los resultados de la compañía en el juicio han sido mixtos. 

Aunado a ello, las cartas de Brands Against Humanity manifiestan acciones poco responsables por parte de más empresas:

Enron crea apagones para hacer que la electricidad sea inasequible.

Foxconn obliga a los trabajadores a arrojarse de los edificios.

McDonald’s hace nuggets de pollos golpeados a muerte con garrotes con púas.

Reddit dice Black Lives Matter después de nutrir la supremacía blanca durante todo el día.

Quaker Oats alimenta a niños discapacitados con deliciosa avena radiactiva.

El semillero de acoso sexual conocido como Uber.

Brands Against Humanity
Foto vía: brandsagainsthumanity.com

Las creadoras hablan…

Según las creadoras Elisa Czerwenka y Ellie Daghlian, aseguraron por correo electrónico a Mark Wilson de Fast Company que con frecuencia han escuchado a los jugadores describir su juego como «valiente», pero algunas publicaciones declinaron escribir sobre él, alegando que molestaría a sus anunciantes.

Brands Against Humanity no debería ser controvertido. No hay nada allí que no sea de dominio público. La mayor parte es de conocimiento común. No estamos diciendo nada nuevo.

No estamos diciendo nada que nadie sepa. Todo lo que hemos hecho es ponerlo en algunas tarjetas. Y si eso es realmente demasiado atrevido para la industria de la publicidad, entonces todos estamos en problemas.

Elisa Czerwenka y Ellie Daghlian, creadoras de Brands Against Humanity.

¿Un golpe a la reputación corporativa?

Si bien dichas acciones poco responsables ya eran conocidas como sostienen sus creadoras, el hecho de que se encuentren materializadas, expuestas y sintetizadas en un juego de mesa no solo permite no olvidarlas sino recordarlas de forma constante, hecho que afecta directamente a la reputación de marca de las protagonistas.

Recordemos que según el Corporate Excellence y el Reputation Institute, la reputación corporativa es el conjunto de percepciones que tienen sobre la empresa los diversos grupos de interés con los que se relaciona, tanto internos como externos, como resultado del comportamiento desarrollado por la empresa a lo largo del tiempo y de su capacidad para distribuir valor a los mencionados grupos.

Brands Against Humanity

Se calcula que entre el 50% al 60% del valor de una organización no es su material físico; por el contrario es todo lo intangible o sea, la reputación corporativa.

Entonces, al tener un conjunto de percepciones e imágenes proyectadas de manera negativa, dentro de la mente y corazón de las personas, puede ser letal.

De acuerdo con Reinaldo Serra, especialista en el tema, «la reputación corporativa también puede afectar a la gestión de talento humano porque ¿quién no quiere trabajar en una organización con una buena reputación?».

Y aunque en la página web del juego se insinúa ya hay CEOs respondiendo, al momento no hay una respuesta formal por parte de las empresas para Brands Against Humanity.

Brands Against Humanity.
Foto vía: brandsagainsthumanity.com

¿Listo para jugar? Échale un ojo y descárgalo aquí.

Acerca del autor

Arianne Lira

Licenciada en Letras Latinoamericanas por la UAEMex. Amante de la literatura, cine, teatro y admiradora de Beauvoir, Castellanos y Nin. Interesada en temas de género y cultura en general. Correctora de estilo y redactora en expoknews.

Dejar un comentario