Ambiental Gobierno Noticias RSE

Biden prometió reducir emisiones a la mitad para 2030… ¿Será posible?

Biden prometió reducir emisiones a la mitad para 2030... ¿Será posible?

Reducir emisiones a la mitad requerirá un esfuerzo global inmediato que pueda transformar los sistemas energéticos y hacer que las emisiones caigan en picada.

El presidente Joe Biden anunció un nuevo y ambicioso objetivo climático nacional en la cumbre mundial sobre el clima celebrada el 22 de abril. Se comprometió a reducir las emisiones de carbono de Estados Unidos a la mitad, sí efectivamente, reducir emisiones a la mitad para el final de esta década —un descenso del 50%-52% para 2030 en comparación con los niveles de 2005— y a aspirar a las emisiones netas cero para 2050.

De acuerdo con Fast Company, el nuevo objetivo es un gran acontecimiento porque reúne formalmente las diversas ideas sobre infraestructuras, presupuesto, política reguladora federal y acciones dispares en los estados y la industria para transformar la economía estadounidense en un gigante altamente competitivo, pero muy verde. También señala al resto del mundo que “Estados Unidos ha vuelto” y está preparado para trabajar en el cambio climático.

Detener el calentamiento global en 1.5 grados Celsius —el objetivo del acuerdo climático de París— requerirá un esfuerzo global inmediato que pueda transformar los sistemas energéticos y hacer que las emisiones caigan en picada a tasas nunca antes vistas en la historia.

Las declaraciones de los 40 líderes mundiales en la cumbre virtual reflejaron tanto las ambiciosas visiones de ese futuro como la realidad de que las palabras no siempre coinciden con las acciones sobre el terreno.

Formalmente, el nuevo objetivo de EE.UU. es lo que se conoce en el acuerdo climático de París como “contribución determinada a nivel nacional”. En efecto, es un compromiso no vinculante con el resto del mundo. Más allá de las cifras, el compromiso de Biden presta atención a la necesidad de adaptarse a los cambios climáticos que ya se están produciendo y desarrollando resiliencia.

Biden prometió reducir emisiones a la mitad para 2030

Con el compromiso de Estados Unidos, cerca de dos tercios de las emisiones mundiales actuales proceden de países que se han comprometido a alcanzar las emisiones netas cero a mediados de siglo.

La política climática y las negociaciones internacionales junto con estos nuevos objetivos muestran un verdadero impulso. Pero, ¿tendrá el nuevo compromiso de Estados Unidos un impacto en las emisiones tan grande como parece?

¿Puede Estados Unidos cumplir su nuevo objetivo? Reducir emisiones a la mitad

Las empresas, los grupos de defensa y los grupos de reflexión académica ya se han entusiasmado con la audacia del objetivo de EE.UU., y a menudo han señalado que es posible reducir las emisiones en un 50%.

Nuestra principal preocupación es la realidad industrial: reducir las emisiones a la mitad en una década implica transformar el sistema eléctrico, el transporte, la industria y la agricultura.

Estos sistemas no giran en una moneda de diez centavos. La fijación de objetivos es la parte fácil. Es en gran medida una combinación de viabilidad técnica y de atractivo político. Lo difícil es conseguirlo.

Casi todo tendrá que alinearse rápidamente: políticas creíbles y duraderas, junto con respuestas industriales. Como suele ocurrir con el cambio tecnológico, la mayoría de los analistas están sobreestimando la rapidez con la que las cosas pueden transformarse a corto plazo, y probablemente subestiman la profundidad del cambio en un futuro más lejano.

El sector eléctrico es el principal impulsor en Estados Unidos y en el mundo. Las investigaciones del Laboratorio de Berkeley muestran que, en los últimos 15 años, Estados Unidos ha reducido las emisiones de carbono del sector eléctrico a la mitad en relación con los niveles previstos.

El gobierno de Biden tiene ahora el objetivo de que la electricidad esté libre de carbono en 2035. Casi todos los estudios que demuestran que es factible una reducción del 50% de las emisiones en Estados Unidos se basan en la observación de que el sector eléctrico reducirá las emisiones a un ritmo rápido.

A pesar de todos los avances en el sector de la electricidad, empujar ese sector para que sea neto cero pronto creará tensiones y compensaciones. Por ejemplo, la angustia por el fuerte declive de la industria del carbón ya es evidente en las comunidades de los Apalaches.

La cumbre climática y la política

Los nuevos compromisos se anunciaron en el contexto del primer gran evento diplomático de la Casa Blanca sobre el cambio climático: una reunión de los 40 principales países emisores, entre ellos China, Rusia, India, el Reino Unido y varios países europeos.

Estados Unidos es el segundo emisor de gases de efecto invernadero del mundo y uno de los que más emite por persona. Pero sus emisiones son menos del 15% del total mundial, por lo que es esencial que lo que ocurra en EE.UU. esté vinculado a un esfuerzo global. Por eso la credibilidad es tan importante. Si Estados Unidos quiere restablecer su liderazgo en materia de cambio climático, sus esfuerzos solo serán buenos si el resto del mundo los sigue. Empero, el gobierno de Biden tiene que actuar con cuidado.

Por muy tentador que sea apretar las tuercas a las emisiones, los esfuerzos demasiado agresivos se convertirán fácilmente en forraje para los oponentes políticos y las industrias que han socavado los esfuerzos climáticos en el pasado.

Es importante observar el cambio en la política climática. Biden cuenta con una mayoría apenas funcional en el Capitolio, y la verdadera política del cambio climático no consiste simplemente en los escenarios técnicos de reducción de emisiones con tecnologías más limpias. También se trata de la transición de la sociedad.

EE.UU. todavía tiene que demostrar su valía

La Casa Blanca tenía grandes expectativas para la cumbre, incluso esperaba que varios países anunciaran nuevos compromisos. El Reino Unido se comprometió, justo antes de la cumbre, a reducir las emisiones en un 78% para 2035, y la UE anunció un acuerdo provisional para reducir las emisiones en un 55% para 2030.

La cumbre virtual también atrajo al presidente ruso, Vladimir Putin, al líder chino, Xi Jinping, y al presidente brasileño, Jair Bolsonaro, tres adversarios frecuentes de Estados Unidos y grandes contribuyentes al cambio climático a través de los combustibles fósiles o la deforestación.

Putin prometió grandes medidas y “reducir significativamente el volumen acumulado de emisiones netas” en Rusia, y Bolsonaro prometió proteger la selva amazónica, pero no acabar con la deforestación ilegal hasta dentro de 10 años. Ambos ponen de manifiesto lo fácil que es prometer grandes cosas en las cumbres sobre el clima, incluso cuando el propio historial apunta en la dirección contraria.

Basar esta frenética ambición en el desordenado trabajo de diseño e implementación de políticas está muy lejos de ser un evento virtual.

Un indicador del éxito real de la cumbre puede ser China. La diplomacia entre Estados Unidos y China en el período previo a la reunión de la ONU sobre el clima se consideró esencial para su éxito hace cinco años. Este año, cuando el enviado presidencial para el clima, John Kerry, se reunió con su homólogo chino unos días antes de la cumbre del 22 de abril, la declaración conjunta concluyó con un acuerdo algo genérico para cooperar en materia de cambio climático y garantizar que el mundo cumpla los objetivos de París.

Después de cuatro años de antagonismo de la administración Trump hacia los esfuerzos climáticos, y de socavar la credibilidad de Estados Unidos en el extranjero, y con tanto trabajo interno sobre el clima todavía necesario, una cumbre organizada por Estados Unidos puede haber sido prematura. Los intensos esfuerzos diplomáticos para presionar a otros países para que hagan anuncios en el evento parecían no tener en cuenta la necesidad de Estados Unidos de poner su casa en orden primero.

La promesa de la Casa Blanca es audaz, pero sigue siendo larga en adjetivos y corta en verbos creíbles. Queda por ver si tendrá un impacto en la acción interna o si ayudará a convencer al mundo de que Estados Unidos es un socio fiable y duradero en materia de cambio climático.

La imagen principal cuenta con una licencia CC BY-SA 2.0. Más informaión aquí

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario