RSE

Aterrizando la RSE

En mi anterior reflexión (¿Malos tiempos para la RSE?) planteaba que, en el contexto de la crisis actual, la RSE se va a convertir en una ventaja competitiva para las empresas que han apostado en serio por un nuevo papel de la empresa en la sociedad del siglo XXI, mientras que desaparecerá – en tanto dure y se recrudezca la crisis económica – para la empresas que la consideran como un añadido de sus relaciones públicas. En la presente reflexión se ahonda en los retos concretos de la RSE para las empresas que la han abrazado como parte de su apuesta estratégica. Manuel Escudero

Escribo esta reflexión, basada en algunos años ya de contacto directo con el mundo empresarial, dirigiéndola a todos aquellos amigos que tienen hoy la responsabilidad de implementar la RSE en su organización, con el ánimo de que esta reflexión pueda resultarles quizás de utilidad.

En mi opinión los retos para una empresa del siglo XXI que ha adoptado la RSE como elemento central de su estrategia de negocios son cuatro. la RSE, en mi opinión, es innovación, es diálogo, es poder dentro de la empresa y es acción colectiva:

a) La RSE es, antes que nada, innovacion continua. La RSE no es un paradigma de gestión que se alcanza de la noche a la mañana, sino un “viaje” con hitos y estaciones a las que se llega y de las que se parte para seguir progresando…Cuál es, pues, el horizonte a largo plazo de la RSE en una empresa? El viaje habrá terminado el día en que en todas sus actividades:

1) respete y promocione los derechos humanos,

2) sus trabajadores tengan unas condiciones de trabajo dignas, sin discriminación entre mujeres y hombres, razas o credos, con derechos laborales consolidados,

3) no haga daño al medio ambiente y colabore contra el cambio climático,

4) ni corrompa ni se deje corromper y sea transparente en su gobierno,

5) dialogue y aprenda del diálogo con su entorno, empezando por sus consumidores…Este viaje, con tanto frentes abiertos, no puede ser realizado a no ser que se vayan cubriendo etapas…

Es necesario, por lo tanto, tener ideas claras sobre las etapas que se han cubierto y las que quedan por cubrir. Y por ello, como un proceso de progreso constante adentrándose en “nuevos territorios”, el espíritu de innovación continua es el motor más importante y crucial de la RSE. Sin innovación no hay posibilidad de progreso en la RSE.

b) Dialogo institucionalizado con los afectados por la actividad de la empresa. Es preciso preguntarse, ¿con cuánta frecuencia habla mi empresa con todos los grupos de interés afectados por su actividad económica? La quintaesencia de la RSE es moldear la estrategia de la empresa y sus operaciones en diálogo con las partes interesadas. En otras palabras, no puede haber RSE digna del nombre sin un diálogo efectivo – no esporádico sino sistémico – con los grupos de afectados y con las comunidades donde se opera, de modo que de ese diálogo se deriven con claridad

1) los riesgos reputacionales que la empresa tiene en cada momento,

2) las nuevas oportunidades que surgen a lo largo del tiempo de creación de valor para el negocio, compatibles con los intereses de la comunidad,

3) las oportunidades de actividades conjuntas y corresponsables

c) La RSE es una cuestion de poder interno en la empresa: La RSE no puede quedarse en un añadido a las líneas de negocio de la empresa, sino que, en última instancia, debe formar parte del ADN del negocio puro y duro, “coloreándolo” y moldeando todas sus líneas de actividad. Respondámonos a nosotros mismos sin ambages: ¿son los chicos/as duros/as de las líneas de negocio nuestros aliados y equipo? o nos ven aún como los bienintencionados que vienen de las alturas a complicarles la vida?

Creo que es éste, realmente, el punto crucial y el progreso crucial que la RSE tiene que lograr en una empresa… En una organización humana compleja y jerarquizada como es la empresa lograr que la RSE sea parte del meollo estratégico del negocio no es fácil en absoluto, es más bien un proceso duro cuyo objetivo es ganar poder interno dentro de la empresa cubriendo varios hitos cruciales:

1) el apoyo convencido y decidido de la dirección

2) las alianzas con las líneas de negocio,

3) el incremento del poder de decisión real dentro de la empresa para los encargados de impulsar la RSE,

4) la renovación de los sistemas operativos de control de gestión, medición de resultados y de incentivos al personal,

5) y en última instancia, que la RSE no sea algo que apoyan algunos sino que se convierta en un elemento de obligado cumplimiento para la propia dirección de la empresa y/o su Consejo de Administración.

d) Accion colectiva: en un mundo como el actual, globalizado, pero ni incluyente socialmente ni sostenible, la empresa, para ser socialmente responsable, debería convertirse en un agente positivo, no negativo ni tan siquiera neutro… Cuanta más acción global tiene una empresa, cuanto más poder global, más importante es este aspecto…Pero para tener un impacto positivo a esta escala no es suficiente con la acción social individual y en solitario de la empresa. Se precisa la acción colectiva, pues solo a través de la misma se alcanzará la escala y el impacto que se necesita para realizar objetivos como los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Mirado el tema desde otro punto de vista: el cambio climático no se detendrá a no ser que las empresas colectivamente dialoguen con las autoridades públicas y alcancen acuerdos conjuntos…La escasez de alimentos, de agua o la brecha digital no se resolverán a no ser que existan plataformas público/privadas de acción colectiva…Por todo ello, la empresa que quiere convertirse en un agente beneficioso para la sociedad no puede, sencillamente, actuar en solitario.

Estos son, en mi opinión, los cuatro pilares en los que se asienta la RSE al interior de una empresa: sin espíritu innovador, sin dialogo efectivo e institucionalizado, sin comprender que la RSE implica una redistribución del poder interno, y sin acción colectiva con la que colaborar, no conseguiremos acercarnos al nuevo paradigma de empresa que demandan las sociedades del siglo XXI. Cuatro temas centrales, para preguntarse – preguntarnos – si la RSE está avanzando en concreto en la realidad de la empresa (que es donde debe progresar, claro).

Fuente: Diario responsable

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]