Los esfuerzos de esta compañía en temas de desastres naturales continúan

Los desastres naturales no se pueden predecir o evitar, aunque lo ideal es estar preparados ante los posibles riesgos a los que estamos expuestos en cada zona y saber cómo actuar, lo cierto es que no estamos exentos de sufrir alguna afectación.

Ante estos desastres se espera que, las empresas, al ser parte de la sociedad, respondan a la situación y cuenten con un programa o protocolo de atención a desastres naturales, como parte de su responsabilidad social empresarial, y así contribuir a la restauración de las comunidades desde su experiencia y alcance.

Un programa de atención a desastres naturales puede contemplar el apoyo inmediato y/o el seguimiento futuro a casos de colaboradores, familiares de colaboradores, comunidad donde la empresa tiene operaciones u otras comunidades, que se han visto afectadas por una catástrofe.


Un programa de atención a desastres naturales puede contemplar el apoyo inmediato y/o el seguimiento futuro a casos de colaboradores, familiares o comunidades que se han visto afectadas por una catástrofe.

Twittea esta frase.


La atención puede ir desde apoyo económico, psicológico, en especie, logístico, de infraestructura o a través de un programa de responsabilidad social ya establecido. En los pasados sismos que afectaron fuertemente algunos estados de México, pudimos ver la reacción y los esfuerzos de muchas empresas, una de estas fue Grupo Gigante.

Caso de éxito de atención a desastres naturales: Grupo Gigante.

Uno de los tres pilares de responsabilidad social empresarial de Grupo Gigante, que se opera por medio de su Fundación, es Atención a desastres naturales, que tiene el objetivo de ofrecer apoyo alimenticio, en muebles, enseres menores y reconstrucción.

Pues bien, ante los sismos del pasado septiembre de 2017 que tomaron a todos por sorpresa, Fundación Gigante activó su programa de Atención a desastres naturales con diversas acciones. No solo los días inmediatos al sismo, sino que meses después, continúa reportando avances sobre el tema.

Fundación Gigante y Échale a tu casa

Échale a tu casa es un programa de desarrollo social que trabaja desde hace 25 años en el tema de construcción de vivienda en comunidades rurales. A partir de los sismos, esta iniciativa comenzó a buscar alianzas con diferentes organizaciones interesadas en contribuir a la reconstrucción de las zonas más afectadas.

Debido a la conexión que hubo entre la misión de Échale a tu casa y el programa de RS de Fundación Gigante, decidieron trabajar en un proyecto de reconstrucción en el Estado de Morelos, en alianza con “Unidos por Morelos”, programa que une esfuerzos entre la sociedad y el gobierno para la reconstrucción de espacios integrales y que fue creada por el gobierno del Estado.

“La idea es llegar con las familias que fueron afectadas y que están censadas, e invitarlas a colaborar en un programa de autoconstrucción de vivienda. De lo que se trata es de incluirlos, de hacerlos partícipes del proceso y que en función de eso podamos sumar y llegar al fin de la construcción de una vivienda”. Explicó Iván Ramírez Flores, director de operaciones de Échale a tu casa.

Durante el proceso se dio una nueva alianza con “Fideicomiso Fuerza México”, para poder sumar una recámara y un calentador solar a cada una de las viviendas que se están construyendo.

Iván Ramírez explica que de lo que se trata la alianza es de potenciar esfuerzos, pues hay muchos actores que trabajan de manera aislada y el alcance no es tan amplio como cuando se trabaja de forma unida.

“Creo que el hecho de poder organizarnos y vislumbrar qué es lo que cada uno podemos hacer, potencializa el esfuerzo y con ello llega una importante solución para las familias”, añadió.

La meta de este proyecto en Morelos es entregar 173 viviendas; actualmente el avance que se tiene es mayor al 50 por ciento.

Fundación Gigante, como parte de su labor en RSE y pendiente del proyecto, continuamente visita a las diversas comunidades para revisar el avance de las construcciones, conocer a las familias beneficiadas, su situación, necesidades e historias.

“Llegamos a comunidades que fueron devastadas, economías que se vinieron al piso y parte del proceso que tenemos de inclusión y participación comunitaria lleva a invitarlos a formar parte del programa, a trabajar dentro del mismo y obtener una remuneración económica por ello”. Afirmó el director.

Testimonios

Justino Quiroz

Justino Quiroz es un campesino de la comunidad de San Miguel Huepalcalco, Morelos, su casa fue una de las más dañadas en esa región. Justino asegura que afortunadamente ni él ni su esposa se encontraban en el domicilio al momento del sismo, por lo que solo hubo daños materiales.

Al encontrar su hogar derrumbado tuvieron que ir al albergue de la comunidad, posteriormente conocieron el programa de Échale a tu casa y decidieron participar en la reconstrucción de su nueva vivienda.

Justino afirma que ellos solos no hubieran podido volver a construir su casa debido a que no cuentan con los recursos necesarios para hacerlo. “Estamos agradecidos de esto que nos ofrecieron y que no se olvidaron de nosotros porque somos una comunidad pequeña”.

Magdalena Villegas

Magdalena Villegas, habitante de la misma comunidad, estaba con su esposo en el momento del sismo; ellos pudieron ver cómo su casa se agrietaba, sin embargo los siguientes días se quedaron ahí a pesar del peligro que implicaba, pues no tenían a dónde ir.

Posteriormente decidieron participar con el programa de construcción de viviendas y están muy felices pues su casa ya está casi terminada.

En una de las últimas visitas de Fundación Gigante y Échale a tu casa a la comunidad, Juan Manuel Rosas Pérez, Director General de Fundación Gigante, dio la noticia a Magdalena, a su esposo y a su nieta, de la construcción de una habitación adicional y del calentador solar que sumarían a la construcción.

“Yo ahora me doy cuenta que sí cumplen. Gracias a Échale a tu casa y a Fundación Gigante estamos muy agradecidos (…). Yo me siento feliz con mi casita, me gusta mucho, tenemos un techos dónde quitarnos el aguacero y el frío, me da mucho gusto tenerla y disfrutarla con mi familia”.

Poco a poco se van terminando y entregando más casas, porque a casi un año del desastre, la ayuda para quienes más lo necesitan, continúa…

Acerca del autor

Pamela Garcidueñas

Lic. en Ciencias de la Comunicación, egresada de la Universidad de La Salle Bajío, interesada en el conocimiento, la sociedad y el medio ambiente. Ha trabajado para distintas empresas formulando información de temas sociales; actualmente forma parte de Expok en el área de desarrollo de contenido.