Ambiental Noticias RSE RSI

Así se transformarán los negocios tras el confinamiento

Así se transformarán los negocios tras el confinamiento

Zoe Le Grand del Foro para el Futuro, establece cinco puntos clave que las empresas deben tener en cuenta al planear un futuro más verde para el mundo posterior a la COVID-19.

Hay razones para creer que podría haber un poco de luz al final de lo que ha resultado ser un muy largo y oscuro túnel COVID-19.

Nueva Zelanda está empezando a reducir las restricciones; el Reino Unido informa de una tendencia general de disminución de la infección; los ensayos clínicos acelerados de una vacuna están en marcha; y en algunas partes de Europa, la gente está empezando a salir, viendo la luz a medida que algunas tiendas y escuelas vuelven a abrir de forma gradual.

El encierro ha sido una prueba para todos, muchos de nosotros hemos estado tratando de balancear el cuidado de los niños y el trabajo, mientras que otros han estado lidiando con el estrés y el dolor de tener seres queridos enfermos; muchos negocios han sido golpeados duramente, particularmente los de viajes, hospitalidad y entretenimiento, mientras algunos comentaristas dicen que el mundo puede aún enfrentar la mayor recesión desde la Gran Depresión.

Los gobiernos han adoptado medidas sin precedentes para apoyar un cambio radical de comportamiento de la noche a la mañana y crear un estímulo económico en una escala no vista desde la Segunda Guerra Mundial, el confinamiento también ha forzado un cambio operativo masivo y la innovación en todas las empresas, desde el trabajo a distancia y la adopción de modelos de negocio en línea, hasta la rápida reconfiguración de la fabricación y el comercio minorista para satisfacer las necesidades de distanciamiento social y las necesidades urgentes de la sociedad.

Pero mientras miramos hacia adelante desde la perspectiva del aislamiento social, es hora de que las empresas reflexionen sobre lo que han aprendido.

Está claro que la mayoría de la gente no quiere volver a las viejas formas de hacer las cosas. Entonces, ¿qué cambios deben mantener las empresas? ¿Cómo deberían evolucionar para crear resistencia a los principales riesgos que siguen en el horizonte, como las futuras pandemias, los trastornos económicos y los efectos del cambio climático? ¿Cómo puede la sociedad mantener los cambios de comportamiento que reducen las emisiones de carbono y el impacto ambiental, equilibrando al mismo tiempo las necesidades de la economía?

En el Foro para el Futuro, han trabajado durante casi 25 años con pioneros empresariales como Unilever, M&S, Burberry para desarrollar estrategias empresariales con visión de futuro y verdaderamente sostenibles. Si bien la situación a la que nos enfrentamos no tiene precedentes y es única, los principios que pueden ayudar a mantener una trayectoria hacia una economía netamente positiva permanecen inalterados.

A continuación, Zoe Le Grand del Foro para el Futuro, establece 5 puntos clave que las empresas deben tener en cuenta al planear un futuro más verde para el mundo posterior a la COVID-19.

5 puntos clave para planear un futuro más verde post COVID-19

1. Mantente fiel a tu propósito

Es irónico cómo, bajo encierro, la gente sólo compra lo que necesita, y la economía está cayendo en picada como resultado. Muchos negocios han sido desafiados a considerar lo que hacen, y cuál es su propósito durante esta crisis. Y algunos han usado este propósito para el bien social. Por ejemplo, Unilever, que aspira a «ayudar a que la vida sostenible sea algo común», ha proporcionado consejos sobre el jabón y el lavado de manos a las comunidades que lo necesitan durante la crisis.

Por lo tanto, considera para qué existe tu negocio: ¿Para qué sirve? ¿Cómo satisface las necesidades humanas (necesidades prácticas como alimentos o refugio, o necesidades emocionales o sociales)?

Un propósito empresarial sólido constituye la base del cambio inspirador que deseas crear, que es relevante para tus clientes y que suena fiel a lo que tu empresa representa y a tus capacidades básicas.

Al tener una idea clara de para qué existe tu organización, puedes asegurarte de que tu estrategia satisface las necesidades de las personas que salen de la crisis.

2. Enfoque en la conexión

Las restricciones de cierre nos han desafiado a viajar menos y a conectarnos más virtualmente. Esto tendrá un impacto masivo en las emisiones globales de carbono. Sin embargo, como animales sociales necesitamos conectarnos. Por lo tanto, a medida que las restricciones disminuyen, y nos conformamos con viajar menos…

¿Cómo podemos asegurarnos de no perder las conexiones que hacemos cuando nos encontramos cara a cara pero que pueden ser difíciles de recrear virtualmente?

Una de las mejores cosas de trabajar desde casa ha sido la oportunidad de dar un vistazo dentro de las casas de la gente, y sus vidas fuera del trabajo. Ver a tus colegas, colaboradores y compañeros como personas tridimensionales con responsabilidades fuera del trabajo: con los niños, con las mascotas, con los hobbies, esto podría conducir a una relación más auténtica en la que se compartan las esperanzas y los miedos empresariales y personales.

También podría sentar las bases para una conversación sobre temas difíciles como el cambio climático o los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, que están arraigados en los valores de las personas, y podría ayudar a construir el caso para un enfoque más ambicioso.

3. Darse cuenta de lo interconectados que estamos con la naturaleza y entre nosotros

Esta pandemia ha demostrado lo dependientes que somos unos de otros, ya que las personas llegan a los más vulnerables de sus comunidades y entregan alimentos a los que se autoaislan. También ha expuesto la interconexión entre la humanidad y la naturaleza.

Hemos visto a la naturaleza renacer, desde el canto de los pájaros que ahora se escucha en Londres hasta las medusas que aparecen en los canales de Venecia. Es un recordatorio de cuánto impacto tenemos en la naturaleza, y cuán rápido puede regenerarse cuando toma un respiro.

Una regulación gubernamental más estricta sobre los impactos ambientales podría ayudar a proteger la naturaleza a largo plazo. Pero las empresas también necesitan demostrar un caso comercial viable, mostrando a los gobiernos que es posible tener una cadena de suministro mundial, interconectada, con impactos ambientales positivos. Este podría ser el momento de probar enfoques innovadores, como la política de Paisajes Vivos de Olam sobre la gestión del paisaje y la agricultura regenerativa.

4. Apoyar las cadenas de suministro

La COVID-19 aún no ha llegado plenamente a algunas partes del mundo, como África y América Latina, cuyos sistemas de salud corren un gran riesgo de verse desbordados rápidamente.

Es significativo que gran parte del suministro mundial de productos básicos como el té, la soja, los productos frescos y el café se originan en estas zonas. A medida que algunos países salen del confinamiento, ¿cómo podemos ir más allá de la ayuda humanitaria para apoyar las cadenas de suministro de las que tanto dependemos?

Es necesario tomar medidas para redistribuir el valor de manera más justa a lo largo de la cadena de valor para aumentar la resistencia de los productores de productos básicos. Por ejemplo, la garantía de un precio mínimo que refleje los ingresos de subsistencia locales, la provisión de una prima adecuada que refleje la calidad y el precio de mercado, y el compromiso de contratos a largo plazo podrían ayudar a garantizar que los productores sean resistentes durante la pandemia y los años posteriores.

5. Utiliza tu influencia para pedir un cambio

En el reciente Diálogo sobre el Clima de Petersburgo, los gobiernos debatieron sobre la forma en que los planes de recuperación económica posteriores al cierre deben ajustarse al Acuerdo de París y a los acuerdos de desarrollo sostenible, y sobre la forma en que los negocios y las inversiones son fundamentales para la acción climática.

Nosotros, como humanidad, podríamos estar enfrentando una oportunidad única de recrear nuestra economía, de manera que sea baja en carbono, resistente al cambio climático y que apoye la biodiversidad.

Es necesario que las empresas se unan a las voces que piden a los gobiernos que «reconstruyan mejor» para estimular la economía, no mediante el apoyo a las industrias contaminantes, sino a través de proyectos que puedan reducir radicalmente nuestra huella de carbono, como el transporte público, los programas masivos de aislamiento de viviendas y el aumento de las ambiciones en materia de energía renovable. Si tu empresa aún no lo ha hecho, ahora es el momento de aumentar tus propios objetivos hacia una trayectoria de emisiones netas de cero y de utilizar su voz para alentar a otros a hacer lo mismo.

No hay mal que por bien no venga en esta catástrofe humanitaria y económica. Podemos aprender de la forma en que hemos respondido como empresas y como seres humanos. La próxima década traerá consigo nuevos desafíos, y debemos utilizar lo que hemos aprendido para ayudar a que nuestras empresas, nuestras comunidades y el mundo natural sean más resilientes en el futuro.

Zoe Le Grand, es la principal gestora de asociaciones del Foro para el Futuro.

Así se transformarán los negocios tras el confinamiento.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga por la Universidad del Valle de México, especialista en marketing y RSE. Colabora en este espacio desde 2012 y es la encargada de planear el contenido de Expoknews para hacer llegar a tus manos información útil y entretenida.

Actualmente es estudiante de la Maestría en Mercadotecnia por la Universidad de la Comunicación.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact