Ambiental RSE

Ya no hay lugar para la energía fósil: El fondo Rockefeller

El fondo Rockefeller señala ya no hay lugar para la energía fósil

El Rockefeller Brothers Fund anuncia que ha superado las expectativas que se planteó hace 5 años cuando dejó atrás los combustibles fósiles.

Un estudio de caso publicado el lunes por el Rockefeller Brothers Fund (RBF) señala que su cartera de inversiones ha superado las expectativas y sobrepasado los puntos de referencia de la industria desde que la empresa decidió abandonar en gran medida los activos de combustibles fósiles.

Según el estudio, el RBF registró un rendimiento neto anual medio del 7,76% durante el período de cinco años que terminó en diciembre del año pasado. No obstante, en el mismo período, una cartera de índices compuesta por un 70% de acciones y un 30% de bonos, que incluye participaciones en carbón, petróleo y gas, arrojó un punto porcentual menos, con un 6,71%.

La cartera del RBF también se reveló menos volátil que el índice de referencia de la industria, con un 27% menos de “desviación estándar anualizada” que el índice de referencia, lo que significa que ha tenido menores oscilaciones en su valor y puede considerarse menos arriesgada.

El petróleo es obviamente una parte definitiva del pasado de mi familia. Pero no tiene cabida en nuestro futuro.

Valerie Rockefeller, tataranieta del magnate del petróleo John D. Rockefeller y presidenta del consejo de administración de la RBF.

En su mejor época, Standard Oil controlaba el 90% de la producción de petróleo de los EE.UU., convirtiendo a John D. Rockefeller en el primer multimillonario del país con una fortuna que vale más del 1% de toda la economía estadounidense. Después de un fallo de la Corte Suprema en 1911, la empresa se dividió en casi tres docenas de compañías separadas, que incluían a los predecesores de ExxonMobil y Chevron Corporation.

Tras su decisión de dejar atrás el uso de carbón, arenas alquitranadas, petróleo y gas en 2014, la cartera de inversiones de RBF está ahora libre de combustible fósil en un 99%.

El movimiento de desinversión ha madurado un poco desde que RBF firmó, señaló Valerie Rockefeller. En 2014, el movimiento contó con 50.000 millones de dólares en activos mundiales bajo gestión; pero el valor de los fondos que prometen desinvertir en combustibles fósiles se ha disparado desde entonces a unos 12 billones de dólares, ya que cada vez más universidades, gobiernos, empresas y fundaciones han prometido reducir las inversiones en estos.

La Universidad de Oxford se convirtió en el último miembro de alto perfil del club cuando anunció el mes pasado que se dejaría su dotación multimillonaria de activos en combustibles fósiles.

RBF dijo en el nuevo informe que espera que su rendimiento financiero anime a otros grandes inversores a abandonar los proyectos de carbón, petróleo, gas y arena alquitranada con alto contenido de carbono.

“La razón para continuar invirtiendo en gas y petróleo se está desvaneciendo rápidamente”, dijo el presidente y director ejecutivo Stephen Heintz, confirmando que la salida del fondo de los combustibles fósiles también ha protegido su inversión de la volatilidad del mercado inducida por el coronavirus en los últimos meses.

Pasamos los últimos cinco años probando que el petróleo era malo no sólo para el medio ambiente sino para el balance final, la COVID-19 lo hizo en dos meses.

Stephen Heintz, presidente y director ejecutivo.

La demanda de crudo se ha desplomado debido a que los vuelos han sido suspendidos, se ha dicho a los viajeros que se queden en casa, y la actividad económica ha sido suprimida, dejando a los mercados en confusión. Se espera que las emisiones de dióxido de carbono relacionadas con la energía disminuyan un 8% en 2020, según un informe de la Agencia Internacional de la Energía en el que se señala que las energías renovables son la única fuente de energía que crecerá este año.

Ed Crooks, vicepresidente de la consultora de energía Wood Mackenzie, argumentó en una entrada de blog a principios de este mes que la crisis de la COVID-19 estaba poniendo de relieve la “resistencia superior” de las empresas de electricidad.

Si bien la energía limpia no ha sido inmune a los descensos inducidos por COVID-19, la inversión en energía eólica y el interés en los vehículos eléctricos rodantes, la energía solar residencial y las tecnologías renovables que compiten con los precios del petróleo y el gas se han visto afectados negativamente por la pandemia. Por su parte, Crooks dijo que ha habido “algunas señales” de que la “pandemia podría acelerar la transición a largo plazo hacia una energía con menos emisiones de carbono”.

La energía renovable se ha mantenido razonablemente bien, y ciertamente mejor que el petróleo. Más de la mitad del consumo mundial de petróleo se utiliza en el transporte, que ha sido uno de los sectores más afectados por la crisis. La demanda de electricidad también ha caído en los EE.UU., se redujo alrededor del 6% en abril en comparación con el mismo mes de 2019, pero no ha colapsado de la manera en que lo ha hecho el mercado del petróleo. Los precios también se han mantenido mucho mejor para la electricidad que para el petróleo.

Ed Crooks, vicepresidente de la consultora de energía Wood Mackenzie.

En noticias relacionadas, un nuevo estudio de la Alianza Global de Inversión Sostenible esta semana informó que los activos globales sostenibles se encuentran actualmente en más de 30 billones de dólares, habiéndose duplicado entre 2012 y 2018.

Durante el período, los activos europeos han crecido de 8,8 billones de dólares a 14,1 billones, mientras que los activos de los Estados Unidos se han triplicado a 12 billones de dólares, y Japón ha visto un aumento de 200 veces.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario