Entendiendo la Responsabilidad Social

Arquitectura y responsabilidad social

Arquitectura-y-responsabilidad-social

La arquitectura y la RSE van de la mano.

Esto es lo que tienen que ver la arquitectura y responsabilidad social.

La responsabilidad social consiste en crear un mundo mejor para vivir, no solo por hoy, sino por las generaciones futuras. Es un cambio del individualismo a una perspectiva más amplia sobre lo que es bueno para la comunidad y el medio ambiente en general a largo plazo. Actúa sobre el poder de los individuos y las empresas para adoptar una postura sobre cuestiones éticas a través de la economía de mercado, y ejercer presión sobre aquellos que se comportan de forma poco ética para cambiar sus formas o arriesgar pérdidas económicas. Eso también tiene que ver con arquitectura y responsabilidad social.

El proceso de responsabilidad social

La responsabilidad social puede ser un proceso activo, elegir hacer algo o comprar un producto en línea con sus ideales éticos, o un proceso inactivo, abstenerse de un producto o servicio que sabe que es perjudicial para la sociedad o el medio ambiente. Elegir reciclar o ser voluntario dentro de la comunidad son formas activas de responsabilidad social, optando por un estilo de vida que mejora el de los demás y el medio ambiente. Cuando tenga la opción de elegir dos productos, seleccione el que se crea con valores socialmente responsables para hacer que su voz se escuche dentro de la sociedad de consumo. Si cada individuo hiciera esto, entonces las empresas socialmente irresponsables ya no podrían competir, y en un momento en que el dinero habla, sus acciones pueden tener una voz fuerte.

Arquitectura y responsabilidad social


De esto se trata la arquitectura responsable.

Twittea esta frase.


Aunque muchos optan por donar dinero a organizaciones benéficas en numerosas ocasiones, la responsabilidad social es más un estilo de vida que elige vivir durante todo el año y se mantiene en todas las decisiones que toma, ya sea en los productos que elige comprar, cómo opera.

Es reconocer el bien más amplio para la comunidad, en lugar de solo perseguir tus propios objetivos o ganancias económicas. Es tomar medidas y una postura proactiva para mejorar el mundo en el que vivimos. En lugar de tratar los problemas después de que ocurren, ser socialmente responsable consiste en prevenirlos antes de que sucedan.

La responsabilidad social puede definirse en términos generales en cuatro categorías:

  1. Esfuerzos ambientales: una reducción en la huella de carbono ya sea cambiando los hábitats de comportamiento, compensando las emisiones o las decisiones éticas de los consumidores.
  2. Filantropía: donación a organizaciones benéficas que comparten sus creencias éticas con respecto a las comunidades individuales o el medio ambiente, y trabaja para crear una sociedad más justa e igualitaria.
  3. Prácticas laborales éticas: tratar a los empleados de manera justa, sin importar en qué lugar del mundo esté operando la empresa y optar por comprar bienes/servicios que adopten prácticas laborales éticas.
  4. Voluntariado: participar en programas de voluntarios que resuenen con su ética y beneficien las vidas de otros o el medio ambiente, sin esperar ganancias personales a cambio.

Arquitectura y responsabilidad social

Una industria que tiene una responsabilidad social importante en un momento de rápido desarrollo e incremento de la población humana es la arquitectura. Los recursos limitados de la tierra están experimentando una demanda insaciable de materiales de construcción, junto con las necesidades de energía para iluminar, calentar y enfriar hogares y negocios, y el impacto en el medio ambiente llega a un punto crítico.

El diseño sustentable es una de las formas en que se puede reducir el impacto ambiental, al mismo tiempo que crea suficientes viviendas para una población en crecimiento y sus necesidades comerciales. Es una forma de volver a conectar a las personas con su entorno natural y trabajar en armonía, en lugar de competir contra él.

El reciente cambio hacia arquitectura y responsabilidad social es un paso positivo, ya que los arquitectos adoptan técnicas de construcción tradicionales que tienen un bajo impacto ambiental y las combinan con ideas modernas.

La impresora BigDelta diseñada por el Proyecto de Ahorro Avanzado del Mundo (WASP, por sus siglas en inglés) es un buen ejemplo de responsabilidad social arquitectónica, lo que hace posible construir casas en el sitio en regiones remotas, utilizando materiales de origen local y a un costo casi nulo para las comunidades. No solo aborda los problemas ambientales de la construcción con materiales convencionales como el cemento, sino también las restricciones sociales de dinero limitado para pagar los materiales de construcción y su transporte.

Otro cambio reciente que refleja la arquitectura y responsabilidad social  es el uso del bambú en la construcción de viviendas e interiores. Como es una de las plantas que más rápido crece, es mucho más sostenible que la madera como material de construcción.  Con una fuerza que durante mucho tiempo ha sido venerada en la construcción en toda Asia. Empresas como Plyboo, con sede en los Estados Unidos han aprovechado estas cualidades en la creación de sus láminas de contrachapado y chapa de bambú, creando un producto atractivo que se adhiere a la estética moderna.

Las naves terrestres pueden ser construidas por aquellos con poca o ninguna experiencia de construcción de una manera que sea ambientalmente sostenible. Están diseñados para funcionar con el entorno local, con una necesidad mínima de sistemas de calefacción y refrigeración de alto consumo energético, y se basan en productos de desecho como neumáticos y botellas en su creación. Utiliza sistemas de enfriamiento pasivo y produce sus propios recursos de agua y electricidad, creando un hogar «fuera de la red» que también permite la producción de plantas comestibles en invernaderos adyacentes.

El suelo es un recurso de construcción sostenible y ampliamente disponible que generalmente se puede encontrar a nivel local, lo que reduce la necesidad de transporte intensivo en energía y los costos involucrados. Respira mucho mejor que el concreto y tiene una alta masa térmica, que absorbe el calor durante el día y lo libera por la noche, lo que reduce la necesidad de calentar y enfriar la casa.

Acerca del autor

Daniela Lazovska

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact