Ambiental Noticias RSE

HSBC dirá adiós al financiamiento de carbón… en 2040

HSBC dirá adiós al financiamiento de carbón... en 2040
Escrito por ExpokNews

El banco apuesta por decir adiós al financiamiento de carbón y se alinea a su objetivo de cero emisiones netas para 2050.

Recientemente, el gigante bancario británico HSBC estableció una política detallada para eliminar gradualmente la financiación de la energía de carbón y la minería de carbón térmico para 2030 en los mercados de la UE y la OCDE, y en todo el mundo para 2040, de acuerdo con las recomendaciones de la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

En reconocimiento de la rápida disminución de las emisiones de carbón que se requiere para cualquier camino viable hacia 1.5°C, el plan hará que HSBC deje de financiar a los clientes cuyos planes de transición no sean compatibles con el objetivo de cero emisiones netas del banco para 2050.

Esto se basa en la política actual de HSBC que prohíbe la financiación de nuevas centrales eléctricas de carbón y nuevas minas de carbón térmico, ampliando el enfoque para impulsar la eliminación gradual del carbón térmico existente.

Adiós al financiamiento de carbón

De acuerdo con Sustainable Brands, la política incluye objetivos a corto plazo para ayudar a obtener resultados medibles antes de las fechas de eliminación. En 2022 se publicará un objetivo de emisiones financiado con base científica para reducir las emisiones de la energía de carbón de acuerdo con una trayectoria de 1.5°C.

HSBC también pretende reducir su exposición a la financiación del carbón térmico en al menos un 25% para 2025 y en un 50% para 2030. La financiación de carbón térmico que quede después de 2030 sólo se referirá a los clientes con activos de carbón térmico en los mercados de fuera de la UE/OCDE y se eliminará por completo en 2040.

HSBC informará anualmente sobre el progreso en la reducción de la financiación del carbón térmico en su Informe y Cuentas Anuales.

El banco trabajará con los clientes afectados y esperará que formulen y publiquen planes de transición para finales de 2023 que sean compatibles con su objetivo de cero emisiones netas para 2050.

HSBC dice que se negará a proporcionar nueva financiación (incluida la refinanciación) y servicios de asesoramiento a cualquier cliente que determine que no se compromete suficientemente con su plan de transición, o cuando los planes no sean compatibles con el objetivo de cero emisiones netas de HSBC.

Durante los próximos nueve años, se rechazará la nueva financiación a clientes en los mercados de la UE/OCDE cuando el carbón térmico represente más del 40% de los ingresos totales del cliente (o más del 30% de los ingresos totales en 2025), a menos que la financiación se destine explícitamente a tecnologías e infraestructuras limpias.

Dada la importante presencia del banco en Asia, con la gran dependencia actual del carbón y el rápido crecimiento de la demanda energética de la región, HSBC reconoce que tiene un papel fundamental a la hora de ayudar a financiar la transición energética de la región del carbón a la energía limpia.

HSBC espera que sus clientes presenten planes de transición creíbles para las próximas dos décadas con el fin de diversificar la producción de energía a partir del carbón hacia la energía limpia, y de la minería del carbón hacia otras materias primas, incluidas las vitales para las tecnologías de energía limpia.

Para un banco mundial como el HSBC, con una presencia significativa en las economías emergentes que dependen del carbón y que están en rápido crecimiento, la eliminación gradual del carbón es una de las prioridades.

La capacidad de Asia para hacer la transición a la energía limpia a tiempo hará que el mundo pueda evitar el peligroso cambio climático.

Aunque nuestras fechas de eliminación del carbón y los objetivos provisionales se basan en la ciencia, necesitamos un enfoque que reconozca las realidades sobre el terreno en Asia hoy en día. La transición sólo tendrá éxito si las necesidades de desarrollo se abordan conjuntamente con los objetivos de descarbonización.

Nuestros clientes de Asia se encuentran en puntos de partida diferentes a los de sus homólogos de la UE y la OCDE -con más obstáculos en materia de infraestructuras, recursos y políticas-, pero muchos han declarado un gran interés y ambición por invertir en la transición y diversificar sus negocios.

La buena noticia es que las energías renovables de coste marginal cero, el aumento de los precios del carbono y una contracción terminal de la demanda de carbón son factores que les ayudan a diversificar.

Dra. Celine Herweijer, Directora de Sostenibilidad del Grupo HSBC.

Un compromiso que alienta

Aunque cada vez más bancos han empezado a movilizarse en torno al cambio climático y han hecho promesas individuales de cero emisiones, su continua inversión en fuentes de energía contaminantes va en contra de esas promesas, y la presión externa ha seguido aumentando para que pongan su dinero donde está su boca.

Una encuesta de Market Forces de enero de 2021 reveló que el 80% de los clientes de Barclays y HSBC desconocían el papel de su banco en la financiación de la producción continuada de combustibles fósiles; de ellos, más de uno de cada diez (aproximadamente 3 millones de clientes) dijo que era muy probable que considerara cambiar a un banco más ético.

adiós al financiamiento de carbón HSBC

Para ello, el grupo de campaña Bank.Green lanzó la campaña “Swap for COP” coincidiendo con la COP26, para animar y facilitar a los clientes de los bancos a que retiren su dinero de los bancos que siguen financiando los combustibles fósiles, como una de las cosas más sencillas e impactantes que los particulares pueden hacer para ayudar a mitigar la crisis climática.

Por su parte, HSBC se unió a la Powering Past Coal Alliance —una coalición mundial de más de 150 gobiernos, empresas de servicios públicos, instituciones financieras, ONG y otras entidades que trabajan para avanzar en la transición de la generación de energía de carbón sin interrupciones a la energía limpia— en la COP26; y se comprometió con el Estándar Global de Contabilidad de Gases de Efecto Invernadero para la Industria Financiera de la Asociación para la Contabilidad del Carbono.

El banco también se ha comprometido a proporcionar entre 750.000 millones de dólares y 1 billón de dólares de financiación e inversión sostenible para apoyar la transición a la energía neta cero, incluso a través de la inversión en soluciones innovadoras e infraestructuras sostenibles.

Una de las iniciativas en curso es el trabajo con WWF y WRI en una Asociación de Soluciones Climáticas de 100 millones de dólares, que pretende desbloquear los obstáculos a la financiación para las empresas emergentes que desarrollan soluciones climáticas, en particular las que desarrollan tecnologías de reducción del carbono, proyectos que protegen y restauran la biodiversidad, e iniciativas para ayudar a la transición a las energías renovables en Asia.

Así que, aunque la pelota está rodando en un actor importante como HSBC, ¿rodará lo suficientemente rápido como para hacer su parte para ayudarnos a evitar un cambio climático catastrófico?

Regulaciones urgentes

Un nuevo informe del Center for American Progress y el Sierra Club concluye que los 18 mayores bancos y gestores de activos de EE.UU. fueron los únicos responsables de financiar el equivalente a 1,968 millones de toneladas de CO₂ en 2020.

Esto convertiría al sector financiero estadounidense en el 5º mayor emisor de CO₂ del mundo si fuera un país, situado justo por debajo de Rusia y por delante de Indonesia.

La investigación ofrece una imagen novedosa de la enorme huella de carbono de las finanzas estadounidenses y pide que se introduzca un conjunto de regulaciones en todo el sector para que los bancos estadounidenses se ajusten al objetivo del Acuerdo de París de menos de 1.5° Celsius de calentamiento global.

adiós al financiamiento de carbón

Los reguladores no pueden seguir ignorando la asombrosa contribución de Wall Street a la crisis climática.

Las inversiones tóxicas de Wall Street en combustibles fósiles amenazan el futuro de nuestro planeta y la estabilidad de nuestro sistema financiero, y nos ponen a todos, especialmente a nuestras comunidades más vulnerables, en riesgo.

Los reguladores financieros tienen la autoridad para frenar este comportamiento arriesgado, y este informe deja claro que no hay tiempo que perder.

Ben Cushing, director de la campaña Fossil-Free Finance de Sierra Club.

El análisis, realizado por la empresa líder en soluciones climáticas y desarrollo de proyectos South Pole, utilizó una metodología de contabilidad del carbono —la primera en su género— para calcular las emisiones de carbono agregadas asociadas a las actividades de préstamo e inversión del sector financiero estadounidense, basándose en una muestra indicativa.

Aunque el análisis demuestra claramente la magnitud del impacto de las instituciones financieras en el cambio climático, es probable que represente una gran subestimación, ya que se basa en la información pública que excluye datos cruciales, como las emisiones relacionadas con los servicios de asesoramiento y suscripción y las estimaciones de las emisiones de alcance 3 para los clientes de los bancos. Las emisiones de alcance 3 representan el 88% de las emisiones de las empresas de petróleo y gas.

Además de coincidir con el anuncio del HSBC, el momento del informe es significativo porque demuestra cómo el sector financiero se aprovecha de las débiles normas de divulgación para ocultar la comprensión de sus contribuciones a las emisiones globales.

La escasa divulgación de información por parte de los bancos no incluye datos a nivel de transacción en sus estimaciones de exposición crediticia. En las próximas semanas y meses, tanto la OCC como la SEC estudiarán normas que pueden —y deben— abordar directamente esta deficiencia. Este informe puede ayudarles a tomar decisiones.

Según el último edicto del IPCC, las emisiones mundiales deben reducirse en un 45% respecto a los niveles de 2010 antes de 2030 para limitar el calentamiento global a 1.5°C y evitar un cambio climático catastrófico.

Este año, la AIE declaró que para que el mundo alcance las emisiones netas cero en 2050, no debe haber ningún nuevo desarrollo de petróleo y gas. Desgraciadamente, las promesas del sector financiero en la COP26 del mes pasado han sido muy criticadas por la falta de objetivos concretos o de plazos; por no abordar directamente el apoyo de los bancos a las empresas de combustibles fósiles; y por basarse en objetivos de “intensidad” de las emisiones diluidos, en lugar de objetivos absolutos.

Mientras tanto, los bancos siguen invirtiendo dinero en los combustibles fósiles. De hecho, desde la firma del Acuerdo de París en 2015, solo los 60 bancos más grandes del mundo han aportado 3,8 billones de dólares a la industria de los combustibles fósiles.

El presidente Biden ha establecido objetivos ambiciosos de reducción de emisiones en Estados Unidos; pero hasta ahora, su administración se ha visto obstaculizada por el bloqueo bipartidista y no ha utilizado sus poderes de regulación y formulación de políticas para abordar el papel de las empresas en el impulso del cambio climático.

El informe recomienda numerosas medidas inmediatas y específicas que los reguladores financieros federales pueden adoptar para tener en cuenta la inminente amenaza sistémica del cambio climático, incluidas las reformas de la regulación de los mercados de capitales y las normas relativas a los requisitos de capital y la supervisión de los bancos.

Las inversiones en combustibles fósiles representan un gran riesgo financiero sistémico en sí mismas. A medida que el clima cambia y que el mundo avanza hacia energías renovables más limpias y baratas, los activos de combustibles fósiles corren cada vez más riesgo de quedar “varados”, ya sea porque el mundo se ve obligado a pasar a energías más limpias o por los efectos del propio cambio climático. Como señala el informe:

Según el proveedor de seguros Swiss Re, el cambio climático podría reducir el PIB mundial entre un 11% y un 14% en 2050 en comparación con un mundo sin cambio climático. Eso equivale a una pérdida de 23 billones de dólares, causando un daño que superaría con creces la escala de la crisis financiera de 2008.

El informe reproduce un planteamiento similar a otro realizado por Greenpeace Reino Unido y WWF, que descubrió que el sector financiero británico era responsable de más de 800 millones de toneladas de CO₂ equivalente, casi el doble de las emisiones totales del Reino Unido.

adiós al financiamiento de carbón

El cambio climático supone un gran riesgo sistémico para la economía mundial. Si no se aborda, el cambio climático podría conducir a una crisis financiera mayor que cualquier otra que se recuerde.

El sector bancario estadounidense se está poniendo en peligro a sí mismo y al planeta al seguir financiando al sector de los combustibles fósiles.

Dado que el sector ha demostrado no estar dispuesto a gobernarse a sí mismo, los reguladores, incluyendo la SEC y la OCC, deben desarrollar urgentemente un marco para reducir las contribuciones de los bancos al cambio climático.

Andres Vinelli, vicepresidente de Política Económica del Center for American Progress.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario