Diversidad Entendiendo la Responsabilidad Social Género

7 historias de feminismo

Escrito por Arianne Lira

Muchas historias de feminismo se han escrito gracias a un movimiento que ha rebasado fronteras y generaciones. ¡Conoce algunas de las mejores!

“El feminismo es una forma de vivir individualmente y de luchar colectivamente”, afirmaba una de las mayores figuras del movimiento feminista, Simone de Beuvoir. Este pensamiento, en conjunto con una gran cantidad de mujeres, han generado a través de los años historias de feminismo en todo el mundo, marcando una pauta para las actuales y siguientes generaciones.

Como tal, se determina al feminismo como una corriente de pensamiento que reúne un conjunto de movimientos e ideologías, tanto políticas como culturales y económicas que busca lograr la equidad de género y la transformación de las relaciones de poder entre ambos sexos.

Pero… ¿cómo se plasma en las acciones y vidas de quienes lo llevan como estandarte o simplemente se han servido de él sin siquiera saberlo? A continuación te compartimos algunas historias de feminismo que están impulsando cambios en la forma de percibir y actuar en el mundo actual.

7 historias de feminismo

1. Mexicanas realizan paro nacional contra feminicidios: Un Día sin Mujeres

Durante el 2020, México fue el protagonista de 969 feminicidios, más de dos por día en promedio. Colocándose el Estado de México (151) como el primer lugar en donde esto ocurre, seguido de estados como Veracruz (87), Jalisco (68), CDMX (67) Nuevo Leon (67) y Puebla (54).

Sin embargo, este no fue el primer año en donde tales estadísticas formaron parte de la inseguridad que viven a diario las mexicanas. Hecho que motivó a la mitad de un país a levantar la voz y vivir “Un día sin Mujeres”.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) informó que miles de ciudadanas, activistas, colectivos e instituciones se unieron para convocar un paro nacional el lunes 9 de marzo de 2020, esto como resultado de una propuesta impulsada por el colectivo feminista “Las Brujas del Mar” perteneciente a Veracruz.

El movimiento invitó a las mujeres de todo el país a desaparecer de las calles, trabajos, escuelas, universidades y hasta en los medios digitales.

El Paro Nacional de Mujeres es una unión y movilización de la sociedad, cansada de multiples feminicidios, injusticias y casos sin resolver.

Dicho movimiento destacó que durante el primer semestre del 2020, 73% de los homicidios de mujeres clasificados como dolosos fue perpetrado con arma de fuego, con un aumento de casi 14% en relación con el primer semestre del año previo.

historias de feminismo

En cambio, los asesinatos clasificados como feminicidios fueron perpetrados con arma de fuego en 20% de los casos, tanto en el primer semestre de 2019 y como en el de 2020, es decir, uno de cada cinco feminicidios; y, en alrededor de 75%, se utilizaron armas blancas, la asfixia, el ahorcamiento y otros medios.

El movimiento de aquel día funcionó para demostrar a Gobierno, organizaciones y sociedad, el descontento y miedo que las mujeres mexicanas viven a diario, y lo que su ausencia podría significar en un país en donde parece que las desapariciones carecen de importancia.

Cada vez se asesinan a más mujeres jóvenes, en la vía pública y otros lugares distintos a sus viviendas, por lo que ellas decidieron buscar, de forma colectiva, transformar esta realidad y mostrar que ser invisibles puede repercutir en rubros sociales y hasta económicos.

2. ¡Unión por derechos reproductivos!

Se dice que la interrupción voluntaria del embarazo no es un tema actual, indicios de esta práctica se han encontrado a través del tiempo y a la fecha, todavía se hallan pruebas de abortos ilegales en monasterios, fosas y demás lugares, siendo este el resultado de la falta de derechos reproductivos de las mujeres.

Cantidad de países cruzan por dicha problemática, sin embargo, Polonia fue uno de los que ha protagonizado una de las movilizaciones más grandes al respecto. De acuerdo con información de DW, el gobierno polaco reporta menos de 2.000 abortos legales cada año, pero organizaciones feministas aseguran que se realizan unos 200.000, de forma ilegal o en el extranjero.

Cabe destacar que el marco legal polaco es el más restrictivo de Europa, con excepción del de Malta. Solamente se puede interrumpir legalmente un embarazo en casos de violación, incesto, anomalías graves del feto o si la vida de la madre está en peligro.

Activistas como Karolina Więckiewicz declaran que a ciencia cierta no saben cuántos abortos hay: “solo sabemos cuántos abortos deciden reportar los hospitales polacos al Ministerio de Salud”.

Además de esos procedimientos en hospitales, hay una cantidad desconocida de abortos en clínicas privadas en el extranjero, o bien con píldoras que las mujeres se administran y obtienen por Internet, o mediante otras vías ilegales e inseguras.

Esta situación hizo que en dicho lugar se gestara un movimiento en 2019, justo tres meses antes de que se declarara la pandemia por COVID-19. Un grupo de mujeres de toda Europa lanzó una audaz respuesta feminista a las draconianas leyes antiaborto de Polonia: Aborto sin fronteras.

historias de feminismo

Mediante esta red, seis grupos en cuatro países —Polonia, Alemania, Países Bajos y Reino Unido— colaboran hasta la fecha para suministrar a las polacas consejos, apoyo y acceso a abortos seguros dentro de Polonia o en el exterior.

Desde entonces, dicen haber ayudado a más de 2.200 personas con información, financiación y ayuda práctica o logística para acceder a abortos seguros, ya sea viajando al extranjero o pidiendo píldoras abortivas con medicamentos en línea.

Esta es una de las historias de feminismo en la cual se buscó que las mujeres pudieran elegir sobre su reproducción y cuerpo sin restricciones ni especificaciones especiales impuestas por el Gobierno.

3. ‘Sisters’, un proyecto destinado a dar visibilidad a las emprendedoras

Otra de las historias de feminismo, no se gestó durante una protesta pero sí por medio de iniciativas que posicionan a las mujeres en lugares en los que nunca habían estado.

Se trata de una iniciativa que fomenta la visibilidad y la cooperación de proyectos empresariales fundados y dirigidos por mujeres llamada “Sisters”. Esto de acuerdo con un artículo publicado en Vogue, quien tuvo la oportunidad de hablar con Chloé Pueyo, cofundadora de esta iniciativa y de City Confidential.

Sisters es una hermandad abierta a mujeres que haces cosas y que quieren crecer.

¿Buscas darle un empujón a tu carrera, a tu negocio, a tu libro…? ¿Necesitas visibilidad, mentoras, inspiración? Apúntate a Sisters! y juntas, te ayudamos a ampliar tu proyecto, tu carrera, tu network o tus horizontes.

Sisters.

Pueyo y sus aliadas buscan escribir una de las historias de feminismo y no solo ayudar a los negocios de mujeres, sino crear referentes que funcionan como modelos a seguir e inspiran a otras compañeras a lanzarse.

historias de feminismo

Queremos demostrar cómo las mujeres mueven el mundo (al igual que los hombres), y estamos convencidas de que cuando nos juntamos se nos ve más y pasan grandes cosas.

Chloé Pueyo, cofundadora de City Confidential.

La historia comenzó con la creación de City Confidential, un portal de estilo de vida con planazos insólitos que está revolucionando la rutina de más de 170.000 suscriptoras en Madrid, y posteriormente surgió “Sisters”, lo que se considera como esa “hermana” que te da buenos consejos, que se preocupa por ti y por que te vaya bien. Que está orgullosa de ti y que le habla a todo el mundo de lo que haces con admiración”: Una hermandad que invita a crear lazos de sororidad. 

 ‘Empezó como algo puntual y se está convirtiendo en un movimiento’, afirma Chloé sobre un proyecto Sisters (en desarrollo).

historias de feminismo

En enero de 2018 lanzaron un llamamiento en redes sociales para que sus seguidores identificaran negocios con liderazgo femenino y, de las 1000 sugerencias, City Confidential seleccionó 10. “Los 10 finalistas son productos o servicios capitaneados por mujeres (al menos, un 60% del equipo es femenino)” que merecen hacer ruido.

Promover iniciativas y talentos de mujeres, es algo por lo que las generaciones actuales se están preocupando y que resulta imprescindible hacer, ya que si no se puede ver la capacidad de ellas, esta continuará siendo invisible.

4. Del feminismo al activismo ambiental

Una de las aristas del movimiento feminista es que más mujeres se atrevan a hacer actividades que en el pasado no eran “aptas” para su género. Y eso involucra a las activistas ambientales.

Se considera al activismo a la dedicación intensa a alguna línea de acción en la vida pública, y desde hace algunos años, más mujeres se han preocupado por ejercer el activismo ambiental, de hecho las nuevas generaciones están demostrando un álgido interés en el tema.

El feminismo ha abierto estas puertas que solían estar cerradas, a diario más mujeres las están tocando con fuerza y a puños cerrados para que no se vuelvan a cerrar, y al contrario, sean capaces de atravesarlas. De ahí han surgido estas activistas ambientales que están haciendo mucho por el planeta.

Una de ellas es Jane Goodall, la célebre primatóloga inglesa que ha revolucionado la ciencia desde 1960 por sus métodos innovadores y sus fascinantes descubrimientos sobre la conducta de los chimpancés salvajes en Gombe, Tanzania.

A sus 85 años, la Dra. Goodall sigue trabajando intensamente en la protección de los ecosistemas y la biodiversidad, la educación ambiental y la sostenibilidad en nuestro modo de vida, viajando por el mundo 300 días al año en su labor como activista de la conservación, además de alentar a todas las niñas a seguir sus objetivos.

Otro caso es el de Greta Thunberg, una activista sueca de 16 años que en agosto de 2018 comenzó a protestar frente al parlamento sueco sobre la necesidad de una acción inmediata para combatir el cambio climático.

Ha sido nominada en 2019 y 2020 al Nobel de la Paz y llegado a donde muchas mujeres jamás imaginaron: ser una activista a nivel global que ha sido escuchada por grandes organizaciones y personajes de la política.

Su “huelga escolar por el clima” comenzó a atraer la atención de los medios de comunicación, y desde entonces se ha convertido en una abierta activista en pro del clima. Esta se extendió a nivel mundial después de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP24) en diciembre del mismo año.

La iniciativa de Greta Thunberg ha inspirado a 1.6 millones de personas a unirse a protestas y manifestaciones en todo el mundo.

Las mujeres que se encuentran aportando en temas socialmente responsables escriben a diario historias de feminismo que no solo dejan huella en el medio ambiente sino en otras interesadas.

5. Un movimiento que llega al área de juego

Katherine Switzer es el nombre de la mujer que cambió de forma radical la historia de las mujeres en el mundo del deporte en 1967. Conocida por burlar la prohibición que impedía a ellas competir en un maratón, Switzer no solo corrió sino que terminó el maratón de Boston en tan solo 4 horas y 20 minutos, a pesar del boicot que se formó por parte de los organizadores.

‘Me tomó por los hombros —se refiere a Jock Stemple (codirector de carrera)—, me empujó y trató de quitarme el dorsal del pecho’. Ese dorsal era el 261 y desde ese día se convirtió en símbolo de la igualdad.

En la actualidad, muchas mujeres han seguido ejemplo de Switzer para involucrarse en el mundo del deporte y escribir historias de feminismo. De acuerdo con un artículo publicado en Vogue, este movimiento ya no solo se reivindica cada 8 de marzo en las calles de las grandes ciudades.

La igualdad de derechos, la visibilidad de las mujeres, la ruptura de techos de cristal y la abolición de todos los estereotipos que afectan a la figura femenina se pelean también en los campos de fútbol, las canchas de baloncesto y las pistas de atletismo.

Y Simone Biles, Alex Morgan, Garbiñe Muguruza, Ibtihaj Muhammad y Caster Semenya son solo algunas de las protagonistas de esta revolución que, sin duda, tiene nombre de mujer.

Uno de los ejemplos más recientes es el que ha dado Allyson Felix, atleta que tras ser discriminada por la marca deportiva Nike, anunció una sociedad con Athleta, y la Women’s Sports Foundation con una subvención de $ 200,000 destinada a cubrir los costos de cuidado infantil para atletas profesionales que compiten durante 2021.

Durante los últimos dos años, Felix se ha convertido en una de las defensoras más vocales de las atletas femeninas. Después de que las corredoras olímpicas Alysia Montaño y Kara Goucher rompieron sus acuerdos de no divulgación con Nike para compartir lo mal que la compañía las había tratado mientras estaban embarazadas, Félix hizo lo mismo.

Una de mis primeras carreras después de dar a luz a mi hija, Camryn, fueron los Campeonatos del Mundo… No solo seguía amamantando y agotada física y mentalmente por ser madre primeriza mientras entrenaba y competía, me asignaron una compañera de cuarto en la competencia.

No había forma de que pudiera llevar a mi hija a una habitación compartida con otro atleta que está tratando de entrar en su zona.

Allyson Felix, atleta olímpica.

Unos meses después, Felix se dio a la tarea de revolucionar la forma en el que las mujeres hacen deporte y viven su propia maternidad.

6. Detrás de cada mujer hay un Círculo de mujeres: Lean In

Lean In es una iniciativa conocida por ayudar a las mujeres a lograr sus ambiciones y trabajar para crear un mundo igualitario. Gracias a ella se ayuda a mujeres a unirse para aprender unas de otras y lograr sus objetivos.

Y es ahí en donde se escribe otra historia de feminismo, cuando más de 50.000 mujeres han comenzado Lean In Circles en 184 países y cada día comienzan nuevos círculos.

Los círculos reúnen a mujeres de todos los ámbitos de la vida, desde inmigrantes latinas hasta mujeres en el ejército de los Estados Unidos y las llamadas mujeres “sobrantes” en China. En estos pequeños grupos, las mujeres reciben y brindan tutoría entre pares, perfeccionan sus habilidades y tienen un lugar para ser ambiciosas sin disculpas.

historias de feminismo

Queremos un mundo donde las personas de todos los géneros puedan perseguir sus sueños sin prejuicios u otras barreras que los detengan. Donde las niñas crecen para ser líderes seguras y resilientes. Donde más mujeres dirigen empresas y países.

Nos impulsa la creencia de que nuestra sociedad y nuestra economía serían mejores si las mujeres y las niñas fueran valoradas como iguales a los hombres y los niños.

Lean In.

Además, la iniciativa aboga por mejores políticas públicas y un lugar de trabajo más equitativo, y llevan a cabo programas para combatir los prejuicios. La mente tras esta historia de feminismo y este proyecto es Sheryl Sandberg, actual directora operativa de Facebook y conocida por ser una economista, autora y directora ejecutiva estadounidense.

Su trabajo en este campo se centra en la ruptura de los techos de cristal y la lucha por que más mujeres ocupen puestos de responsabilidad y liderazgo en el mundo de la empresa. Tras las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos, se alió con Gloria Steinem para crear un movimiento de empoderamiento de mujeres jóvenes.

Steinem ha demostrado su fuerza al ayudar a aumentar drásticamente los ingresos de la empresa de redes sociales. Su enfoque en posicionar a Facebook como una plataforma para la publicidad de pequeñas empresas ayudó a aumentar los ingresos por publicidad en un 27% durante 2019, a $ 69,7 mil millones.

Sandberg y Zuckerberg pasaron gran parte de 2020 defendiendo cómo la empresa controla el discurso de odio en su plataforma. Y a pesar de la controversia, Zuckerberg ha prometido su confianza en el liderazgo y el futuro de Sandberg en Facebook.

7. El levantamiento que abrió el derecho al voto

Este listado no podría estar completo sin una de las historias de feminismo más icónicas. Se trata de la huelga de Pan y Rosas en Lawrence, Massachusetts que se llevó a cabo el 1 de 1912.

De acuerdo con un artículo del El País, a principios del siglo pasado la industria textil era el negocio más floreciente en EE.UU. y las condiciones de trabajo en las fábricas eran similares a las de hoy en día en Bangladesh.

Talleres que se incendiaban debido a sus malas condiciones, jornadas interminables, bajos salarios, insalubridad y mano de obra infantil.

historias de feminismo

La mayoría de las trabajadores eran mujeres inmigrantes que procedían del este de Europa y muchas de ellas eran menores de 18 años, ya que las pequeñas manos de las niñas eran más adecuadas para trabajar con cierta maquinaria.

Los inicios del siglo XX están plagados de huelgas en el sector textil, como el levantamiento de las 20.000 en Nueva York (24 de noviembre de 1909), en el que trabajadoras que confeccionaban camisas salieron a la calle para exigir mejoras laborales, pero la protesta más épica es la huelga de Pan y Rosas.

Se llamó así porque una de sus banderas principales era conquistar el pan (simbolizado por un mejor salario) y las rosas (que se traducían en la exigencia de mejores condiciones de vida).

La gran difusión, la firme decisión de las obreras y el miedo a que la huelga se extendiera a otros puntos, hizo ceder a los patrones, que aceptaron la jornada laboral reducida y el aumento de los salarios.

La victoria de la huelga de Lawrence no se debe solo al logro de sus demandas. También mostró el protagonismo decisivo de las mujeres en las grandes luchas obreras y probó la enorme creatividad, capacidad de organización y solidaridad que podía desplegar el proletariado.

Estas son solo algunas historias de feminismo que han surgido alrededor del mundo y en diversos momentos, empero, estas se escriben a diario y fomentan en las nuevas generaciones el ímpetu de buscar un lugar para todas las mujeres.

Es relevante destacar que el feminismo tiene la capacidad de impactar en diferentes rubros y cambiar ideologías que transforman vidas. ¿Tú conoces otras historias de feminismo dignas de ser contadas? Quizá sea momento de recopilarlas y narrarlas para convertirnos en un tipo de Scherezadas contemporáneas.

Acerca del autor

Arianne Lira

Licenciada en Letras Latinoamericanas por la UAEMex. Amante de la literatura, cine, teatro y admiradora de Beauvoir, Castellanos y Nin. Interesada en temas de género y cultura en general. Correctora de estilo y redactora en expoknews.

Dejar un comentario