Entendiendo la Responsabilidad Social

3 razones de la filantropía y algunas reflexiones

3 razones de la filantropía y algunas reflexiones

¿Las razones de la filantropía son las correctas?

¿Damos para hacer del mundo un lugar mejor, para retribuir a la comunidad? ¿O es la filantropía motivada por razones que son mucho menos nobles? Estas son las razones de la filantropía.

Reflexiones sobre las razones de la filantropía

En Socialism for Millionaires, el dramaturgo irlandés George Bernard Shaw dijo que a un hombre rico «realmente no le importa si su dinero hace bien o no, siempre que encuentre que su conciencia se ha relajado y su estatus social ha mejorado».

La realidad de hoy es que la riqueza privada financia solo una pequeña fracción de las necesidades sociales.

Estudios sobre filantropía

De acuerdo con el informe de filantropía de Arton Capital y Wealth-X, los individuos con un patrimonio neto muy alto en los Estados Unidos (aquellos que tienen 30 millones dólares o más en activos netos) donaron 49,2 mil millones dólares a organizaciones benéficas en 2015, o el 19% de todas las donaciones filantrópicas individuales en los Estados Unidos.

Pero si traemos datos del Instituto Urbano, que sitúa los ingresos totales para las organizaciones benéficas de los Estados Unidos en 1.73 billones de dólares en 2015, los súper ricos aportan menos del 3% del total. Eso habla de las razones de la filantropía.

3 razones de la filantropía

Los estudios muestran que, en general, las personas que se sienten bien, hacen el bien y, de la misma manera, las personas que hacen el bien, se sienten mejor. Los ricos no son la excepción. Dar a la caridad activa partes del cerebro relacionadas con la recompensa y el placer.

3 razones de la filantropía

1. Decisiones basadas en cómo un observador imparcial las juzgaría

La primera persona en atribuir el acto de caridad a mejorar la imagen pública de uno fue el economista escocés Adam Smith del siglo XVIII, quien afirmó que las personas toman decisiones morales y éticas basadas en cómo un observador imparcial las juzgaría.

Esta idea se remonta a un diálogo sobre la justicia en la República de Platón, en el que Glaucon le dice a Sócrates que las personas se comportan éticamente solo cuando piensan que otros están observando. ¿Eso tiene que ver con razones de la filantropía?

2. Las apariencias externas en la donación

Adelantándonos al 2009, cuando Dan Ariely, un economista del comportamiento en la Universidad de Duke en Carolina del Norte, realizó un estudio que evaluó el motivo de las apariencias externas en la donación a la caridad.

La investigación encontró que las apariencias son tan importantes que incluso superan los incentivos financieros. En el experimento, los participantes se dividieron en dos grupos, donde se pidió a cada grupo que escribiera una combinación de letras en un teclado.

Cuando las donaciones se enumeran públicamente por categoría, la mayoría de las personas hacen una donación igual o ligeramente superior a la cantidad mínima requerida para asegurar su lugar.

Algunos investigadores explican el comportamiento de los donantes con una lógica económica: los donantes obtienen beneficios de sus contribuciones.

Cuando una persona hace una donación a una universidad, tal vez espera que su hijo estudie allí. Cuando donan a un hospital, están pensando en el día en que necesitan sus servicios.

Sin embargo, en 1990, el economista James Andreoni de la Universidad de California en San Diego, demostró que este modelo, como el del altruismo puro, no captura todas las razones de la filantropía.

3 razones de la filantropía

3. Donar aunque prefieres no hacerlo

A veces las personas donan cuando prefieren no hacerlo, simplemente porque es difícil de rechazar. Investigadores de la Universidad de California, Berkeley, realizaron un experimento en el que solicitaron donaciones de puerta a puerta.

Es cierto que la mayoría de las donaciones hechas por los muy ricos no se entregan a recaudadores de fondos anónimos que llaman a las puertas. Más bien, muchas se hacen a colegas y amigos que son difíciles de rechazar, especialmente cuando piden donaciones a las organizaciones benéficas que defienden.

Problemas de los filántropos

Los problemas que los filántropos quieren resolver son con frecuencia el resultado de decisiones gubernamentales, la asignación de recursos y el estado de los derechos humanos y de propiedad.

Si los filántropos se comprometieran a una acción más profunda y significativa, si se unieran a los gobiernos u otras instituciones, podrían afectar el bienestar público de una manera más duradera.

En cambio, los filántropos a menudo son lentos en involucrarse en la política pública y prefieren hacer donaciones que contrarresten las deficiencias del gobierno. Esto revela dónde están realmente sus prioridades.

Quizás la respuesta más original a la pregunta sobre las razones de la filantropía fue ofrecida por el psicólogo Ernest Becker. En su libro ganador del Premio Pulitzer, La negación de la muerte, Becker explica que los humanos usan la cultura para luchar contra nuestra conciencia de nuestra propia mortalidad.

Tratamos de darle a nuestra vida un significado que nos perdurará después de la muerte. Eso, o de lo contrario nos distraemos del «terror» existencial al involucrarnos en entretenimientos para adormecer la mente, que hoy en día podrían incluir la realidad televisiva o las redes sociales.

La fe religiosa es una de las formas en que normalmente abordamos la amenaza de la mortalidad, pero ciertamente no es la única cosa en la caja de herramientas de la humanidad. Acaparamiento (incluyendo dinero y activos), creatividad artística, e incluso el establecimiento de una gran familia son todas las cosas que esperamos nos superen.

Entonces, ya sea que dejemos una placa con nuestro nombre en un edificio, o nos digamos que promovimos el cambio social y ayudamos a los desfavorecidos, ¿estamos todos tratando de cumplir la búsqueda humana de significado, una búsqueda que podría ser nada más que el desafío de la muerte?

Acerca del autor

Daniela Lazovska

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact