Ciudadanía en Construcción

Voluntarios colaboran para la integración de personas con sordera a través de la literatura

escuchar

Por: Emilio Guerra Díaz

Una de las situaciones más excluyentes que puede sufrir una persona es aquella que tiene problemas de audición o sordera total. La Asociación Mexicana para la Audición “Ayúdame a Oír” (AMAOIR), A.C. fue fundada en 1995 por el Dr. Gonzalo Corvera Behar  con la finalidad de ofrecer tratamiento óptimo de las enfermedades de oído a pacientes que no tuviesen acceso a la medicina avanzada.

AMAOIR destaca por ofrecer atención médica de punta a personas con hipoacusia y capacitar a los pacientes, familiares y profesionales de la salud y educación, para mejorar la calidad de vida e integración social de personas con discapacidad auditiva. La asociación ha establecido el programa de implante coclear y formación de terapeutas en diversos estados de la República. Junto con sus voluntarios, organiza jornadas quirúrgicas anuales en comunidades en donde no existe el equipamiento humano y tecnológico para realizar cirugía de oído. AMAOIR estableció el primer programa de enseñanza en español por internet para terapeutas del Método Auditivo-Verbal del mundo. Entre sus servicios imparte cursos y conferencias durante todo el año dirigidos a médicos, terapeutas, maestros y padres de familia de niños con hipoacusia.

AMAOIR ha establecido diversas alianzas que le permiten brindar mejor sus servicios como con Sonova México y  la empresa suiza PHONAK life is on, líder mundial en la fabricación de soluciones auditivas. El objetivo de Phonak se centra en la mejora de la calidad de vida de las personas que sufren cualquier tipo de pérdida auditiva.

A fin de incrementar la conciencia social sobre el tema de la sordera, AMAOIR en colaboración con esas empresas, convocó a diversos escritores y personas interesadas o involucradas en el tema a participar en la tercera Antología de cuentos, relatos, testimonios para ser publicados en una nueva edición que lleva por título “Escucharte aún más”.

Sandrine Dupriez, Directora General de SONOVA México, escribe en la contraportada del libro:

“La convocatoria que lanzamos para esta tercera antología de cuentos y testimonios sobre a sordera tuvo una muy buena recepción, corrió la voz por diferentes medios. ¡Recibimos más de 350 escritos enviados por autores muy variados y de todas partes del mundo! Esto me confirma que la sordera y la pérdida auditiva han logrado, por fin, captar a atención del público, no sólo en México, sino en muchos países.

“La gente ya no busca el tema haciendo ‘oído sordo’, valga la expresión, ante una situación que afecta a un porcentaje cada vez más alto de la población. Antes la palabra ‘sordo’ era un calificativo reservado a la gente de edad avanzada, muy avanzada, y pensábamos que era normal que ya no escuchara. Nosotros los ignorábamos porque sentíamos que ellos nos ignoraban.

“Sin darnos cuenta que su aislamiento no era por voluntad propia, sino la imposibilidad de escuchar como antes. Entre padres e hijos, madres e hijas, abuelos y nietos, ya no había ni conversación ni comprensión, sólo silencio acompañado de una gran soledad. Hoy conocemos niños que sufren de hipoacusia, mejor conocida como pérdida auditiva, a veces leve o en ocasiones profunda. Otros por consecuencia de la meningitis han perdido la audición por completo.

“Conocemos adultos que usan lentes por tener los ojos cansados y así mismo sienten que el ruido les cansa más rápido y les cuesta escuchar con atención cuando muchos hablan a la vez, o bien ya no les gusta ir a restaurantes donde la música compite con la conversación, eso se llama presbiacusia u oído cansado.

“Si nuestro entorno contribuyó a mermar uno de nuestros cinco sentidos de manera irremediable, la buena noticia es que la tecnología nos aporta soluciones cada vez más sofisticadas. Los auxiliares auditivos ya no amplifican todos los sonidos por igual, la tecnología digital permite una programación personalizada que se ajusta al estilo de vida del usuario. No escuchar aísla. Seguir escuchando mantiene la conversación abierta con nuestros familiares, nuestros amigos, nuestros colegas, nuestros seres queridos”.

“Ciudadanía en Construcción” reproduce con la autorización de la autora y de la asociación Ayúdame a Oír, el texto “Clarita” de Adela Celorio:

“Clarita”

Adela Celorio

“Después de mucho hacerse esperar, les nació una niña tan blanca que así nomás, a primera vista el recién papá la llamó Clarita. Sonriente y amistosa, Clarita era la alegría de sus padres hasta que cumplidos los once meses, en una revisión de rutina el pediatra ordenó estudios especiales antes de informarles algo que ellos habían percibido vagamente sin atreverse a mencionarlo. Otros médicos, más estudios y sí, la pequeña era casi sorda. No hay que desesperar, hoy existen recursos tecnológicos, mencionaron un implante coclear que ayudaría a la niña a llevar una vida normal, pero había que esperar a que fuera un poco mayor; aconsejaron los especialistas. ¿Pero y el dinero…? Se preguntaron los padres. Más adelante, Clarita que parecía escuchar con sus ojos de miel y la mirada curiosa, y que empezaba ya a garabatear hábilmente con los lápices de colores, se integraría a una escuela especializada. Por ahora era todavía pequeña y necesitaba el calor de un colegio maternal para socializar con otros niños. Después de intentarlo sin éxito en diferentes escuelas regulares, sus padres iniciaron el peregrinaje por aquellas que ofrecían educación activa en grupos pequeños. Aunque las colegiaturas resultaban muy altas para su precaria economía, solicitaron inscripción en diferentes escuelas activas donde después de conocer el problema de la niña, cancelaron de inmediato la posibilidad de recibirla. “Necesitan buscarle una escuela para niños discapacitados” decían con rudeza los directores. Más sensibles, después de meditarlo un poco las directoras se disculpaban: “Indudablemente Carita es una niña de notable inteligencia pero debe acudir a un colegio especializado”, era la respuesta que con ligeras variantes recibían os padres sin que nadie se detuviera en el hecho de que, precisamente por su sordera, Clarita había desarrollado una comprensión y sentido común inusuales entre los niños de su edad. Descorazonados pero sin darse por vencidos; una mañana mientras desayunaban el teléfono les devolvió la esperanza: la directora de la sección maternal del Colegio Roseau, llamaba para darles personalmente la buena nueva: por fin había conseguido que Clarita fuera aceptada aunque no como alumna regular sino solo como oyente”.

Adela Celorio nació en Córdoba, Veracruz. Colabora en dos  periódicos y ha publicado 3 libros. Adela señala que “ lo mejor de mi trabajo es la coordinación durante veinte años, de  un taller literario donde se han formado buenos escritores”. Con el texto Clarita ganó el primer lugar del concurso en la categoría “Cuento”, mientras que Lilian Corona lo hizo en la categoría “Testimonio”. “Ciudadanía en Construcción” publicará próximamente un artículo sobre la contribución voluntaria de Lilian Corona.

Ciudadanos trabajando

Voluntarios colaboraron el Maratón Lala

La carrera deportiva que se celebra año tras año en la comarca lagunera y que le hace ser uno de los eventos más importantes de su ramo, recibió el apoyo de más de 4 mil hombres y mujeres para la logística del evento, atención a competidores y orientación a los espectadores. Adicionalmente otros voluntarios participaron como socorristas, médicos, abastecedores de agua y protección civil lo que garantizó el éxito de la competencia.

Necesario incrementar la donación de órganos

Recientemente la Fundación Carlos Slim presentó su nueva edición de la campaña 2015 “Héroes por la Vida”, que desde 2011 impulsa la donación voluntaria y altruista de órganos y tejidos para trasplantes. Esta organización señaló que según un sondeo que realizó entre el público en general sólo 3.6 mexicanos por cada millón estarían dispuestos a donar un órgano lo que hace necesario profundizar en difundir las ventajas que existen en estas prácticas altruistas.

No cesa la contribución voluntaria en Tamaulipas

Una vez probadas las “mieles” del voluntariado, las personas que se involucran en este tipo de servicio continúan apoyando. Así más de 820 mujeres voluntarias colaboraron la semana pasada bajo la coordinación del Voluntariado del DIF para apoyar el Día de la Familia. Si bien no se trata de calificar quienes participan más o menos respecto a otros sistemas DIF, lo cierto es que el Voluntariado del DIF Tamaulipas es uno de los más estructurados. Según el medio Metronoticias, el año pasado más de 20 mil voluntarios entre mujeres, hombres, jóvenes y niños participaron en el Día Estatal de Servicio Voluntario.

Próximos Eventos

Festival Internacional del Desierto de los Leones

La asociación civil Transformado 360 grados, invita al Festival Internacional del Desierto de los Leones que se llevará a cabo en el Parque homónimo del 6 al 8 de marzo, es decir, viernes, sábado y domingo. Habrá diversas actividades para toda la familia. El Festival iniciará con el concierto que ofrece Santa Fe Filarmonía bajo la batuta del Mtro. Ricardo Martínez con música de Blas Galindo (Poema a Neruda), Manuel M. Ponce (Concierto del Sur) y Beethoven (Sinfonía 2).


emilio guerraEmilio Guerra Díaz Emilio Guerra cuenta con amplia experiencia en la Gestión de la RSC, destacando su trabajo en el área de vinculación con la comunidad que potenciar la inversión social empresarial. Ha gerenciado fundaciones empresariales.

Acerca del autor

Expok

Expok es una consultora y medio en responsabilidad corporativa. En este portal, creamos y curamos contenidos para el nicho interesado en la RSE y la sustentabilidad.

Dejar un comentario

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]