Ciudadanía en Construcción

Voluntariado, uno de los recursos más valiosos de Teletón

Corazón

Corazón

La mejor crítica es la que no
responde a la voluntad de ofensa,
sino a la libertad de juicio.

Fernando Sánchez Dragó

Por Emilio Guerra Díaz

Este viernes por la tarde iniciará una edición más del Teletón. Una iniciativa de Fernando Landeros que tiene más de una década y un lustro de vida. Un esfuerzo filantrópico que moviliza gran volumen de recursos a favor de la discapacidad infantil, aunque también ha sumado a su quehacer otras problemáticas en torno a la afectación de la salud de los infantes para las cuales se carece de instituciones públicas que las atiendan, por ello ha integrado también a su objeto social al autismo y recién la lucha contra el cáncer.

Entre los recursos que Teletón dispone para la causa, no sólo del evento de procuración de fondos de fin de año, sino también durante el otorgamiento de los distintos servicios a lo largo los 365 días, cuenta con un programa de voluntariado fuerte y robusto. Prácticamente donde hay un Centro de Rehabilitación Teletón (CRIT) hay personas colaborando como voluntarios en distintas y variadas actividades. Algunas empresas han sumado su voluntariado corporativo a jornadas teletón con mucho provecho para todos.

También hay que decirlo: Teletón despierta severas críticas, unas injustificadas que más bien revelan que a muchos mexicanos les molesta el éxito que pueda alcanzar otro compatriota. Algunos ataques son infundados y la bilis que se descarga contra la Fundación Teletón más bien responde a que en algunas ocasiones sus detractores no conocen la dinámica del sector filantrópico.

Por otra parte, hay que señalar que algunas de las molestias que genera Teletón están circunscritas a contundentes hechos. Por ejemplo, el evento nació basando su estrategia de comunicación con lo que Daniel Goleman (en La Inteligencia Emocional), denomina como “corrupción de la empatía”, concepto que explica cómo se puede abusar del sentimiento para provocar una acción, en este caso, solidaridad estimulada por el sufrimiento. Es una etiqueta que a la fecha no se ha podido quitar y persiste en la opinión de un buen segmento de ciudadanos.

Las primeras ediciones resultaron sumamente “lacrimógenas” y tuvieron que pasar varios intentos y justificaciones como la de la campaña 2008 que se intituló “Ayudar es Amar”, para explicar y tratar de revertir conceptos bajo algunos mensajes como “El Teletón es un drama más, como si fuera una telenovela”, “El Teletón es un rollo de la farándula artística” o “La meta del Teletón está asegurada con el dinero que aportan las grandes empresas”. Las piezas de comunicación resultaron accidentadas y fallidas pues en los medios impresos por ejemplo, gracias a las pifias del diseño gráfico, se leía más la crítica del cual era objeto el Teletón y la explicación-justificación venía en letras pequeñas que daba flojera leer con atención, perdiéndose la oportunidad de comunicar.

No obstante, hace apenas unas dos ediciones la campaña mejoró notablemente en su estrategia de comunicación al presentar los resultados con jóvenes llenos de plenitud y dignidad donde se mostraron los resultados del servicio prestado por los CRIT: Un joven sin una extremidad que fue apoyado desde niño, hoy es independiente y está plenamente integrado a su entorno social y laboral; otro más muestra que la discapacidad puede ser física pero en el CRIT vences a la discapacidad mental para salir avante. Esos mensajes que ponen énfasis en la solución son los mejores, los que se necesitan en toda causa filantrópica.

Por otra parte, la asociación primordial de Teletón con la televisora de Chapultepec-San Ángel también ha prejuiciado al público en general. Literalmente algunos inquisidores rechazan ayudar porque creen que dicha empresa está “deduciendo” los impuestos de otros para sí y creen que el beneficio es extraordinario y desorbitante. El estilo Televisa ciertamente incomoda, no gusta y genera escorzo en algunos públicos, sin embargo esos críticos desconocen las reglas fiscales que enmarcan y limitan los montos susceptibles a ser deducidos por un donante.

A propósito, Teletón ha comprobado año tras año que quien más dona es quien menos tiene. Miles de donantes pertenecen a estratos sociales bajos, con ingresos económicos insuficientes y viven en colonias populares; sin embargo, dan monedas que requerirían para sus familias porque sienten gran satisfacción de ayudar.

También se critica al Teletón por el hecho de que “centraliza” o acapara las donaciones. Esto es relativamente cierto a simple vista, pero ver sólo el lado negativo refiere a que quien lo hace tiene una visión de escasez, porque piensa que sólo hay una bolsa única de donativos por la que hay que competir. Olvidan que Teletón abarca algunas causas pero todavía hay centenares de actividades que llaman la atención para donar o participar como voluntarios: Derechos humanos, migrantes, medio ambiente, educación, etc. son otras tantas causas que “jalan” dinero de otros donantes porque la generosidad del mexicano es amplia, profunda pero… desorganizada, poco constante.

Es propósito de estas líneas alentar la participación con esta causa. Teletón no requiere de un defensor incondicional, que no se encontraría en este espacio, porque los resultados de la Fundación Teletón hablan por sí, pero hay que advertir que quien defiende este maratón recaudatorio son sujetos también de escarnio.

Entonces ¿Vale la pena apoyar? Claro que sí. Alguna vez expresé a un grupo de jóvenes que eran duros y severos contra Teletón. Les dije entonces que deseaba que nunca necesitaran de sus servicios. Algunos meses después supe que la hermana de uno de esos estudiantes había dado a luz a un varón con discapacidad y tendría que dar gracias por contar con una institución que pudiera ayudar a su sobrino.

En la edición 2013 , se pretende recaudar más de 472 millones, 556 mil, 150 pesos. Para lograr la obtención de esos recursos la Fundación Teletón prácticamente se ha apoyado en una diversificación de medios. Hoy refuerza con otros poco desarrollados por las organizaciones filantrópicas como la alcancía electrónica y el cochinito. Bien vale apoyar al teletón, pues por ejemplo las instalaciones de todos los CRIT son de primer mundo, con amplios y luminosos espacios. A propósito, están llenos de color. Están dotados de los mejores aparatos y equipo. Visitar uno de ellos nos hace pensar en la importancia de hacer bien las cosas, pero sobre todo tratar a todas las personas con el merecimiento a la altura de su dignidad.

Sin duda, por un trabajo bien hecho se tiene una institución atractiva para desarrollar servicio voluntario, que es otra forma de ayudar.

El HITO marca un hito

El tiempo pasa y va mostrando bienaventuranzas. Hace unas semanas el sector filantrópico se vio amenazado en ver disminuido el porcentaje de donaciones susceptibles a ser deducidos del impuesto sobre la renta. Algunos legisladores no perciben la contribución de la filantropía organizada que genera recursos adicionales para brindar servicios públicos.

El Hospital Infantil Teletón de Oncología (HITO) inaugurado recién en Querétaro, ha dejado una lección. El costo de construcción, alrededor de un mil millones de pesos, fue cubierto por donaciones recibidas por la Fundación Teletón. El terreno fue donado por el gobierno queretano que también ha comprometido recursos para apoyar su operación. También la institución construyó un albergue para hospedar a padres, madres e hijos durante el tratamiento de sus pacientes ya que se desplazarán desde distintos estados del país.

Nuevamente las críticas han salido a flote porque se señala que para el funcionamiento del nosocomio “de una iniciativa privada”, absorberá recursos públicos. Nada más que hay que reflexionar quién es el primer beneficiado. Pensamos que el gobierno porque recibe recursos de particulares para fines públicos y qué bueno que sean administrados por una instancia filantrópica en forma privada, así nos evitamos penas e indignaciones como las que hemos atestiguado en recientes semanas, como el caso de los servicios de salud oaxaqueños. Recordará el lector como una mujer dio a luz en el césped por la falta de atención ni sensibilidad a los valores, principios y sentimientos humanitarios fundamentales.

El personal médico y de enfermería, laboratoristas y técnicos, terapeutas y psicólogos colaboran con un mismo estándar: Tratar profesionalmente a los pacientes. En ese contexto se involucran miles de voluntarios a Teletón.

Ciudadanos trabajando

El grupo Las Patronas ha sido objeto de otro reconocimiento, por lo que sus valerosas mujeres tendrán el doble de motivos para festejar y esperamos que ese entusiasmo les dure muchos meses, porque se lo merecen. Al Premio Nacional de la Acción Voluntaria y Solidaria en la categoría grupal, ahora se suma el otorgamiento a Norma Romero Vázquez del Premio Nacional de Derechos Humanos 2013 por apoyar a migrantes. ¡Felicidades!

Marcelina Bautista, indígena oaxaqueña, recibirá el Premio por la Igualdad y la No Discriminación que entrega el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación. Bautista fundó el Centro de Apoyo a Empleadas del Hogar.


Emilio Guerra Díaz

Emilio Guerra cuenta con amplia experiencia en la Gestión de la RSC, destacando su trabajo en el área de vinculación con la comunidad que potenciar la inversión social empresarial. Ha gerenciado fundaciones empresariales.

Acerca del autor

ExpokNews

1 comentario

  • Gracias por este informe detallado; yo era de las que tenía aversión al Teletón; sus inicios nunca me convencieron; ahora me aclaras que sí funciona, y funciona bien! Felicidades!

    Soy la más feliz de saber que se reconoce la labor de Las Patronas y que otras instancias también las ponen en el escaparate; bien merecido!

    Y la defensa por la igualdad étnica, merece todo mi respeto! Nunca he entendido qué de diferente pueden tener? Todos tenemos el mismo corazón; sólo que algunos más sensibles que otros!

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]