RSE

Vive Feliz 77% de mexicanos

Al terminar la primera década del siglo XXI, los mexicanos son felices. De acuerdo con la encuesta telefónica nacional anual BGC-Excélsior, ni la reciente crisis económica ni la creciente inseguridad y violencia en el país han hecho mella en el gusto por la vida que tiene la población.

Al igual que en los últimos años, poco más de tres cuartas partes experimentan felicidad en su existencia: 60% afirma ser feliz y 17% muy feliz; es decir 77%% tiene ese sentimiento.

Como ha sido la tónica, estos sentimientos son generados principalmente por la satisfacción que causa la familia, contar con buena salud o el sentir que se cuenta con lo necesario para vivir.

Así, no es raro que quienes padecen penurias económicas las compensen en su ánimo con la dicha de estar físicamente bien o tener a los hijos y un buen cónyuge.

El ánimo habitual de la gente en México es positivo. Lo común es que la población experimente alegría (estar contento), tranquilidad y satisfacción porque le salieron bien las coas (en promedio cinco días a la semana).

Por otra parte, la preocupación, el cansancio y el sentimiento de estar solos constituyen los estados de ánimo menos favorables que se llegan a padecer con más frecuencia (en promedio entre tres y cuatro días a la semana).

Además, la depresión, la tristeza o el mal humor se presentan aún menos. La sombra del estrés de la vida moderna no parece afectar a la mayoría. 62% vive poco o nada estresado.

En general, la gente piensa que el saldo de su existencia hasta ahora es favorable: para 64% su vida ha sido buena y para 19% muy buena. Por lo mismo, 67% se siente muy satisfecho con su vida diaria actual y 54% con su vida en general, porcentajes similares a los de años recientes.

Nuevamente, el grado con la vida familiar y sentimental surge como explicaciones para esta satisfacción vital. También contribuyen al gusto por la vida el círculo de amistades que se tiene, la salud, los pasatiempos personales y la vida sexual.

La libertada para decidir la vida que se desea llevar influye en la felicidad personal. La mitad de los mexicanos considera que ha tenido total libertad para decidir qué hacer con su existencia. Y el 30% piensa que bastante. En ese sentido, 59% está conforme con la libertad que actualmente tiene para hacer lo que desea.

El sentimiento de desamparo no es un factor que aparezca como limitante de la felicidad de los mexicanos. Dos tercios de la población creen que siempre existe quien les ayude a enfrentar los problemas más graves.

Cabe destacar que, de ser necesario, el auxilio divino está presente en opinión de la mayoría: para 50%, encomendarse a Dios le ha servido totalmente para resolver sus problemas más graves y a 37% le ha sido bastante útil.

Lo momentos de felicidad que se llegan a sentir sí son principalmente causados por las estrecheces económicas y crecientemente por el entorno de inseguridad y violencia, además de los problemas familiares que se enfrentan en la vida cotidiana.

Para fortuna de la mayoría de los mexicanos, los escasos niveles de felicidad que les causan sus políticos y gobernantes o las condiciones del país no son determinantes para su felicidad general.

Pensar en la situación de la seguridad, en los partidos políticos, en la economía y política nacional o en lo que hacen los diputados y senadores continúa generando bastante contrariedad en la gente.

La forma como actúan los políticos sólo da felicidad a 4% de los consultados; mientras que la labor de los legisladores federales, a 8%.

Fuente: Excélsior, Nacional, p. 10
Reportero: Ulises Beltrán.
Publilcada 3 de enero de 2011.

Click sobre la imagen para ampliar

1vivefeliz

Acerca del autor

ExpokNews

1 comentario

Dejar un comentario