Ambiental Noticias RSE

Un vistazo al cruce de la pandemia y la crisis climática

Un vistazo al cruce de la pandemia y la crisis climática

Greta Thunberg ha advertido que hemos perdido tiempo valioso en la lucha contra el calentamiento global. ¡Necesitamos nuevos acuerdos ecológicos!

En los primeros días de la pandemia generada por COVID-19 muchas personas insistieron en que las sociedades no podían y no debían volver a la normalidad después de ella.

El Coronavirus no sólo nos enfrentó al peligro, sino que mostró lo que era posible. Al forzar un cambio masivo de la noche a la mañana, demostró que se podían adoptar medidas drásticas cuando una crisis era lo suficientemente urgente; que muchas personas podían aceptar hacer sacrificios cuando era verdaderamente necesario y que los gobiernos podían invertir billones cuando el futuro de sus países lo exigía. Sin embargo, a medida que el gran encierro se ha convertido en una reapertura gradual, hay pocos indicios de que estas lecciones se hayan aprendido.

Pocas medidas: Greta Thunberg

El llamado de Greta Thunberg a la acción climática debe ser visto en este contexto. La activista, escribió para The Guardian con motivo del segundo aniversario de su primera huelga escolar, diciendo que el mundo ha perdido este tiempo. Si bien millones de personas se han inspirado para seguirla en protesta, y el Parlamento Europeo ha declarado una emergencia climática y medioambiental, se han tomado pocas medidas.

La reconfiguración de las economías

Durante los últimos seis meses aproximadamente, la pandemia no sólo ha demostrado que el cambio puede ser más rápido de lo que se había previsto, sino que también ha ofrecido una oportunidad práctica para reconfigurar las economías. Los gobiernos están gastando dinero como nunca lo han hecho en tiempos de paz.

Alemania y Corea del Sur han aprovechado esta oportunidad para realizar grandes inversiones ecológicas. Otros, incluido el Reino Unido, no lo han hecho. Sorprendentemente, los países del G20 están gastando mucho más en apoyo a los combustibles fósiles que en energía baja en carbono en sus paquetes de rescate; pocos incluso impusieron objetivos ecológicos cuando rescataron a las aerolíneas, como lo hizo Francia.

Boris Johnson prometió que Gran Bretaña ” reconstruiría más verde” y Rishi Sunak prometió una recuperación verde. Sin embargo, la declaración de verano del canciller mostró muy pocas señales de ello más allá del programa de aislamiento de 3.000 millones de libras —nada impresionante dados los 9.000 millones de libras prometidos en el manifiesto de noviembre de los conservadores—.

Estas deficiencias se hacen aún más evidentes cuando el Reino Unido no está en camino de cumplir sus objetivos de carbono para 2025 o 2030, y cuando será el anfitrión de la crucial conferencia de las Naciones Unidas sobre el cambio climático el año próximo.

Aumento de temperaturas y patrones climáticos extraños

Hace una semana, los científicos advirtieron que la última década fue la más calurosa jamás registrada. En las últimas semanas, los británicos han sufrido una ola de calor y los agricultores han advertido de la peor cosecha de trigo desde la década de 1980 debido a las temporadas consecutivas de clima extremo.

Las demandas del movimiento pueden parecer poco realistas, pero lo es mucho más el creer que nuestras sociedades podrían sobrevivir al calentamiento global y a otros resultados ecológicos desastrosos a los que nos dirigimos. La pregunta es, ¿los cambios serán en nuestros términos, o en los términos de la naturaleza?

Greta Thunberg.

Hace poco más de una década, el secretario general de la ONU y otros instaron a un Nuevo Acuerdo Verde en respuesta a la crisis financiera mundial. El mundo perdió esa oportunidad, y parece dispuesto a repetir su error.

Sin embargo, los beneficios de un cambio drástico en las prioridades son más claros que nunca: los economistas y los expertos en salud dicen que superarán los costos.

El Foro Económico Mundial dijo el mes pasado que abordar lo que llama “la crisis global de la naturaleza” podría crear 400 millones de empleos y 10 millones de dólares (8 millones de libras esterlinas) en valor empresarial cada año para 2030 mientras que la tasa actual de destrucción amenaza la mitad del PIB mundial.

¿Aún tenemos tiempo para actuar?

A pesar de todo, la realidad es que todavía hay tiempo para actuar.

Los paquetes de rescate económico aún se están formando; el de Berlín ha demostrado lo que es posible. En el Reino Unido, el papel del carbón en la generación de energía se ha reducido de casi un 25% a un 2% en sólo unos años, y la industria eólica marina está prosperando.

La prohibición de los coches de gasolina y diesel programada para 2035 debería acelerarse, y la instalación de calderas de gas debería ser prohibida. Pero sobre todo, el presupuesto para la respuesta a la pandemia debe dirigirse a aquellos sectores de la economía que pueden reducir el calentamiento global, no empeorarlo.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]