Ambiental Debes leer... Gobierno Noticias RSE

Trump vs Biden ¿quién sería más verde?

Hoy se decide quien será el futuro mandatario de EE.UU, ¿ya conoces el contraste entre sus propuestas enfocadas al medio ambiente?

El día de hoy se determina una decisión en las elecciones de Estados Unidos que puede cambiar el rumbo no únicamente de dicho país, sino muchas circunstancias a nivel global.

En este momento los votantes enfrentan opciones marcadamente diferentes para elegir al próximo presidente de los Estados Unidos, especialmente cuando se trata de las posiciones de los candidatos sobre temas energéticos y ambientales.

El presidente Donald J. Trump, el candidato republicano, ha calificado el cambio climático como un engaño y ha tomado medidas para sacar a Estados Unidos del acuerdo climático de París de 2015, en el que 195 signatarios establecen límites voluntarios a las emisiones de gases de efecto invernadero.

Mientras que el exvicepresidente Joe Biden, un demócrata, considera que el cambio climático es una emergencia y ha prometido volver a unirse al Acuerdo de París. También planea convocar una cumbre climática global para persuadir a los líderes de que establezcan objetivos más ambiciosos y aplicables para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Por otra parte, la campaña de Trump promociona la apertura del Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico (ANWR) a la exploración petrolera, y Biden dice que protegería permanentemente a ANWR del desarrollo energético.

De acuerdo con National Geographic, desde los estándares de eficiencia de combustible para automóviles y camiones hasta la construcción de nuevos oleoductos y la regulación del mercurio y la contaminación por carbono de las centrales eléctricas de carbón…

Los dos hombres que compiten por la Casa Blanca han marcado posturas prácticamente opuestas en la mayoría de los problemas ambientales más importantes.

Aquí hay una comparación de lo que Trump ha dicho y hecho como presidente con lo que Biden ha dicho que haría:

Trump VS Biden

Donald Trump

Cuatro días después de asumir el cargo, Trump resucitó los proyectos de oleoductos Keystone XL y Dakota Access, los cuales habían sido rechazados o marginados durante la administración Obama. (Por ahora, Dakota Access está bombeando petróleo, pero enfrenta una revisión ambiental ordenada por la corte. Keystone está estancada mientras enfrenta obstáculos legales y procesales).

La administración anunció que no tomaría medidas de cumplimiento contra los operadores de oleoductos en áreas rurales que renuncian al mantenimiento de algunos tipos. de líneas de gas.

Trump puso fin a una moratoria sobre nuevos arrendamientos para la producción de carbón e intentó abrir la mayoría de las aguas costeras a la perforación de petróleo y gas en alta mar, antes de eximir las costas de Florida, Georgia y Carolina del Sur en un evento de campaña en septiembre.

Anunció planes para una venta de arrendamiento de petróleo de 78 millones de acres en el Golfo de México, que se pospuso hasta fines de este otoño.

Durante el mandato de Trump, Estados Unidos se ha convertido en un exportador neto tanto de petróleo como de gas natural y superó a Arabia Saudita y Rusia como el mayor productor de petróleo del mundo.

Todas son tendencias que han estado en marcha durante más de una década, desde que el auge de la fracturación hidráulica, o fracking, comenzó a aumentar la producción.

El presidente emitió una orden ejecutiva al principio de su mandato para reducir las barreras regulatorias al desarrollo de petróleo, gas natural y carbón. Aceleró el proceso de aprobación para las exportaciones de gas natural licuado. Las reglas de la Administración Obama que requerían que los perforadores de petróleo y gas hicieran más para detener las fugas de metano fueron revocadas, incluso a pesar de la objeción de algunas grandes petroleras como Shell Oil.

La administración también revocó las nuevas reglas de la era de Obama que habían aumentado la preparación de las compañías petroleras para los derrames en la plataforma continental exterior.

Joe Biden

Biden ha dicho que, al igual que la Administración Obama de la que formó parte, promete poner fin al proyecto del oleoducto Keystone XL. No ha tomado una posición pública sobre el futuro del oleoducto Dakota Access, pero su compañera de fórmula, la senadora Kamala Harris, firmó un escrito instando a un juez federal a cerrarlo.

Biden se negó a aceptar donaciones de campaña de la industria de los combustibles fósiles y buscaría poner fin a los subsidios para la industria a nivel nacional y en el extranjero.

Ha dicho que restablecería las protecciones ANWR; Quitaría las aguas del Ártico de la consideración para el desarrollo de petróleo y gas. Se opone a nuevos permisos para el desarrollo de petróleo en tierras públicas y prohibiría la perforación en alta mar. Pero recientemente dijo que “no prohibiría el fracking“.

Biden buscaría trabajar con otros países para lograr que China deje de exportar proyectos de combustibles fósiles y ofrecer financiamiento alternativo para proyectos más limpios. También intentaría convencer al Grupo de los 20 de que elimine la financiación del carbón para todos los países menos los más pobres.

Biden ha afirmado que establecería nuevos límites de metano “agresivos” en todas las operaciones petroleras; su objetivo sería tapar los pozos de petróleo y gas abandonados y recuperar las minas abandonadas.

Joe Biden a dicho que desharía los muchos retrocesos de Trump de las reglas ambientales de la era de Obama, y ​​que apunta a terminar con el uso de combustibles fósiles para la electricidad dentro de 15 años.

Política climática

Donald Trump

La administración Trump rescindió varios informes y memorandos climáticos de la era de Obama que requerían que el gobierno pusiera mayor énfasis en el cambio climático en la toma de decisiones.

Trump también derogó una orden ejecutiva de Obama que requería que se tomara en cuenta el aumento del nivel del mar durante los proyectos de infraestructura federal. Su director del Servicio de Parques Nacionales puso fin a un plan de Obama para administrar parques con miras a la resiliencia climática. Y se comprometió a dejar de contribuir al “Fondo Verde para el Clima” internacional de las Naciones Unidas.

Joe Biden

Biden ha propuesto gastar $ 2 billones para alcanzar cero emisiones para 2050. Planea organizar una cumbre climática global durante sus primeros 100 días en el cargo.

Se crearía una Estimación de Inteligencia Nacional que evaluara las amenazas a la seguridad nacional y económica del cambio climático y crearía un plan gubernamental para promover las exportaciones de energía limpia.

Joe Biden afirmó que además de volver a unirse al Acuerdo de París, presionaría a los países para que aumenten las ambiciones de sus objetivos climáticos.

Planea publicar clasificaciones para “nombrar y avergonzar” a los países que se están quedando atrás en sus compromisos climáticos. Utilizaría los aranceles y el comercio para asegurarse de que los bienes importados del extranjero soportaran el costo total de la contaminación climática, y requeriría que todas las decisiones de permisos federales consideren los impactos sobre el cambio climático.

Biden dice que en su primer año “exigiría” que el Congreso promulgue una legislación para establecer mecanismos de aplicación para alcanzar cero emisiones para 2050, incluidos los hitos que comienzan al final de su primer mandato. Las empresas públicas se verían obligadas a divulgar los riesgos climáticos y las emisiones de gases de efecto invernadero en sus operaciones.

Biden quiere que la industria de seguros reduzca las primas en las comunidades que invierten en resiliencia climática.

Renovables / Energía limpia

Donald Trump

Durante la pandemia, Trump ofreció asistencia a la industria del petróleo y el gas, pero luego atacó a las empresas de energía solar y eólica para obtener un alquiler atrasado en terrenos públicos.

Trump reforzó la ‘Regla de energía limpia’ de Obama, que tenía como objetivo no solo reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de las centrales eléctricas, sino también fomentar el crecimiento de la energía solar y eólica.

La Administración Trump impuso aranceles a los módulos solares importados, lo que ralentizó el crecimiento del mercado; puso fin a los créditos fiscales para la energía solar y aprobó muchos menos proyectos de energía verde que su predecesor. La administración también insistió en el fin de los créditos fiscales para los vehículos eléctricos.

Trump también destripó, a pesar de la objeción de algunos fabricantes de automóviles, los aumentos propuestos en los estándares de ahorro de combustible para automóviles y camiones pequeños, sin embargo, la Administración Trump afirma que el avance de la energía nuclear es uno de sus logros.

Joe Biden

El plan climático de Biden dice que buscaría invertir $ 400 mil millones durante 10 años en energía limpia e investigación climática y usará la política fiscal y otros mecanismos para incentivar el rápido despliegue de innovaciones.

El sistema de adquisiciones del gobierno federal se utilizaría para impulsar la expansión de los vehículos eléctricos, al igual que los estrictos estándares de eficiencia de combustible y la reinstalación del crédito fiscal para vehículos eléctricos.

Biden ayudaría a los alcaldes y gobernadores a desplegar 500.000 nuevas estaciones de carga de vehículos eléctricos para 2030. Él propone duplicar la producción eólica marina para 2030.

Si es elegido, Biden dijo que establecería nuevos y agresivos requisitos de eficiencia de electrodomésticos. Los nuevos estándares de eficiencia energética serían parte de la mejora de cuatro millones de edificios; dos millones más serían climatizados en cuatro años. El objetivo sería reducir las emisiones de los edificios a la mitad para 2035 mediante modernizaciones. Introduciría incentivos para las regulaciones locales para permitir un desarrollo más denso y asequible cerca del transporte público.

Una nueva agencia de investigación tendría como objetivo: desarrollar almacenamiento de electricidad a escala de red a una décima parte del costo de las baterías de iones de litio; crear reactores de energía nuclear económicos y de pequeña escala; desarrollar refrigerantes y unidades de aire acondicionado que enfríen sin aumentar el calentamiento global y reducir las emisiones de carbono de la agricultura y las industrias del acero y el concreto.

Biden también propone reducir a la mitad el tiempo de viaje en tren desde la ciudad de Nueva York a Washington, DC, expandir el servicio ferroviario hacia el sur y comenzar la construcción de un sistema ferroviario de alta velocidad de costa a costa.

Contaminación

Donald Trump

Trump destruyó las reglas de la era de Obama que impedían que las minas de carbón arrojen cenizas que contengan metales tóxicos a los arroyos y extendió la vida útil de los peligrosos sitios de desechos de cenizas de carbón.

Su administración debilitó una regla que limitaba la descarga de plantas de energía tóxica en las vías fluviales públicas. También rescindió una regla de la era de Obama que había ampliado los tipos de humedales que la industria y la agricultura deben evitar contaminar según la Ley de Agua Limpia.

Trump se negó a mejorar las regulaciones para reducir aún más el smog y el material particulado. Propuso recortes presupuestarios al programa Superfund, que ya enfrenta una enorme acumulación de proyectos de limpieza.

Con Trump, la industria minera no ha necesitado demostrar que puede pagar el costo de cualquier limpieza eventualmente necesaria de desechos tóxicos. Trump revirtió los esfuerzos anteriores de la EPA para prohibir el clorpirifos, un pesticida tóxico.

En 2019, la Administración Trump lanzó el Desafío de innovación en plásticos para reducir los desechos plásticos a través de una mejor tecnología de reciclaje. Pero el presidente se opone a las prohibiciones de plástico de un solo uso, como las bolsas de plástico, e incluso ha vendido pajitas de plástico en el sitio web de su campaña.

Joe Biden

Biden planea establecer una división de justicia ambiental dentro del Departamento de Justicia, que apoyaría los litigios y una mayor aplicación de la ley contra los contaminadores.

Para limitar la concentración de industrias contaminantes en comunidades de color, requeriría que las agencias tomen en cuenta los niveles acumulativos de contaminantes antes de emitir o renovar permisos bajo la Ley de Aire Limpio y la Ley de Agua Limpia.

El cuarenta por ciento de los fondos de energía limpia se destinarían a comunidades desfavorecidas. Aceleraría las pruebas de plomo en el agua potable, así como declararía peligrosos más productos químicos tóxicos para poder eliminarlos de las tuberías de agua.

En sus primeros 100 días, Biden dice que produciría un informe identificando qué estrategias resultarían en las mejoras más rápidas en la calidad del aire y el agua.

En la campaña electoral, Biden ha dicho que apoya la eliminación gradual de los plásticos de un solo uso.

Conservación de Tierra, agua, vida silvestre

Donald Trump

Trump redujo drásticamente el tamaño de dos áreas protegidas en Utah —Bears Ears y Grand Staircase-Escalante National Monuments— en la mayor reversión de la protección de tierras públicas en la historia. Luego dio a conocer planes que abrirían a la exploración energética y minera las áreas que excluyó del estatus de monumento.

También se movió para expandir la producción de combustibles fósiles en Alaska, no solo en ANWR sino también en otras áreas sensibles de la llanura costera de Alaska consideradas fuera de los límites por la Administración Obama.

Propuso abrir más del bosque más grande del país, el Bosque Nacional Tongass de Alaska, para la construcción de carreteras y la tala.

En 2019, por otro lado, Trump firmó una ley que creó 1.3 millones de acres de nuevas áreas silvestres y agregó nuevas protecciones a otro millón de acres. También, a instancias de dos senadores republicanos que enfrentan duras ofertas de reelección, firmó una ley que canalizó más dinero para el mantenimiento de los parques nacionales que en cualquier otro momento en medio siglo.

Trump disolvió un consejo especial sobre océanos de la era de Obama y redujo los esfuerzos para coordinar las protecciones ecológicas de los mares. Presionó para abrir un monumento nacional marino del Océano Atlántico a la pesca comercial. Una medida para trabajar más con otros países para limpiar los escombros oceánicos se convirtió en ley bajo Trump.

La Casa Blanca tomó medidas para reducir las barreras regulatorias a la pesca comercial y la piscicultura en el mar. Una orden ejecutiva de Obama diseñada para proteger la biodiversidad de la región del mar de Bering fue revocada.

Trump cambió las reglas para permitir que se consideren los factores económicos al incluir plantas y animales para su protección bajo la Ley de Especies en Peligro de Extinción, y para reducir las protecciones para las especies enumeradas simplemente como amenazadas.

Su administración también redujo los tipos de tierras y aguas que deben protegerse como “hábitat crítico” para especies con problemas. Se propuso un cambio de política que eliminaría las sanciones para las empresas de energía cuando matan accidentalmente aves migratorias.

La Administración Trump también propuso revertir partes de la Ley de Política Ambiental Nacional, que requiere que las agencias federales midan los impactos en plantas y animales al proponer nuevos proyectos como carreteras o represas.

Los científicos han demostrado que la construcción del muro fronterizo de Trump es perjudicial para las especies sensibles.

Trump intentó limitar los comentarios públicos sobre el arrendamiento de petróleo y gas en áreas que podrían dañar al urogallo problemático y anuló la prohibición de los aparejos de plomo y las balas para la caza y la pesca.

Él anuló la prohibición de cazar caribúes nadadores desde botes, cazar osos negros con luces en los sitios de guaridas, cazar osos pardos con cebo, matar lobos y coyotes en guaridas y cazar osos negros con perros en reservas nacionales en Alaska.

Joe Biden

Buscaría aumentar los proyectos de reforestación en tierras federales y establecer parques nacionales y monumentos nacionales “que reflejen el patrimonio natural de Estados Unidos”.

Su objetivo sería reducir las tasas de extinción mediante la conservación del 30% de la tierra y el agua de Estados Unidos para el 2030. Su plan climático propone proteger permanentemente a los ANWR y dice que prohibiría nuevos permisos de petróleo y gas en tierras y aguas públicas.

En un documento de política que describe su compromiso con las tribus nativas americanas, Biden dice que deshará el retroceso de Trump en Bears Ears. La plataforma del Partido Demócrata promete restablecer las protecciones para el Monumento Nacional Marino Northeast Canyons y Seamounts.

El plan climático de Biden promete “proteger la biodiversidad, reducir las tasas de extinción y aprovechar las soluciones climáticas naturales”, y señala que la administración Obama protegió 550 millones de acres en los océanos Atlántico y Ártico.

El plan habla sobre la reutilización de AmeriCorps para la sostenibilidad; en un debate presidencial demócrata a principios de este año, Biden promocionó un “cuerpo climático civil” que podría utilizarse para reducir la vulnerabilidad a incendios forestales e inundaciones. Antes de unirse a la lista presidencial, su historial de votaciones en el Senado muestra que apoyaba la expansión y protección de las tierras públicas y estaba dispuesto a asignar fondos para hacerlo.

Si bien ambos tienen perspectivas que contrastan, será importante que los votantes consideren cómo estas propuestas pueden afectar el futuro no únicamente de ellos, sino de las generaciones futuras en medio de una situación medioambiental que requiere atención urgente.

Acerca del autor

Arianne Lira

Licenciada en Letras Latinoamericanas por la UAEMex. Amante de la literatura, cine, teatro y admiradora de Beauvoir, Castellanos y Nin. Interesada en temas de género y cultura en general. Correctora de estilo y redactora en expoknews.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]