Diversidad Género Noticias Organizaciones internacionales

Tokio: punto de inflexión para atletas LGBT+

Tokio: punto de inflexión para atletas LGBT+
Escrito por ExpokNews

Tokio 2021 tiene el triple de atletas LGBT+ que Río 2016, sin embargo, los activistas afirman que “aún queda camino por recorrer”.

Al salir de la piscina después de ganar su esperada medalla de oro, el clavadista británico Tom Daley declaró su orgullo por ser un hombre gay y también un campeón olímpico, hubo lágrimas y corazones llenos en toda la nación. Hablemos de los atletas LGBT+.

Daley lleva años siendo un firme defensor de los derechos LGBTQ+-, su declaración tuvo una alegría y una facilidad nuevas. Con más atletas públicamente declarados en estos Juegos Olímpicos que en todos los demás Juegos juntos, Tokio 2020 está siendo aclamada como los Juegos Olímpicos del Arcoíris, y los defensores de los derechos LGBTQ+ esperan que su mensaje de inclusión positiva pueda tener un impacto duradero y global.

Punto de inflexión para atletas LGBT+

De acuerdo con The Guardian, en Tokio compiten al menos 172 atletas LGBTQ+ que se han declarado pertenecientes a la comunidad LGBTQ+, más del triple que en Río 2016, según Outsports.com, que celebra los logros de los deportistas LGBTQ+.

Tokio: punto de inflexión para atletas LGBT+

Outsports contó con 23 deportistas olímpicos públicamente declarados en Londres 2012 y 56 en Río 2016. Estados Unidos encabeza la tabla de estrellas con más personas declaradas gay en 2021, mientras que el equipo de Gran Bretaña se lleva el bronce con 16 atletas declarados gay.

El cofundador de Outsports, Cyd Zeigler, afirma que los atletas LGBTQ+ de la villa olímpica se ponen en contacto con el sitio para pedir que se les añada a la lista, un cambio drástico con respecto a hace cinco años, cuando era más probable que ocurriera lo contrario.

Eso refleja realmente el orgullo que sienten estos atletas por ser LGBTQ. Ya no es algo que quieran ocultar, quieren ser reconocidos como parte de la comunidad. Está claro que estos son realmente los Juegos del Arcoíris.

Cyd Zeigler, cofundador de Outsports.

En Río 2016, la capitana del equipo de hockey de GB, Kate Richardson-Walsh, y su esposa y compañera de equipo, Helen, no ocultaron su relación, ya que llevan años juntos. Pero si la pareja estuviera compitiendo ahora, habrían sido aún más francas y abiertas, dice.

Cuando escuché a Tom Daley hablar en la rueda de prensa sobre ser un hombre gay orgulloso, y un medallista de oro olímpico, sólo pensé: sí, absolutamente sí. Qué declaración tan fuerte y poderosa.

Desde luego, no nos ocultamos ni nos guardamos las cosas para nosotros mismos. Pero me pregunto si tal vez ahora hubiéramos hablado de ello de forma mucho más franca.

Kate Richardson-Walsh, capitana del equipo de hockey de GB.

La pareja recibió “algunas cosas negativas”, dice, pero los correos electrónicos de los fans diciendo que les habían ayudado a ser abiertos sobre su sexualidad “hicieron que todo valiera la pena”. Richardson-Walsh resta importancia a las cosas negativas, diciendo que ella y Helen quizás sean vistas como una “pareja de lesbianas aceptable”, pero surge que incluyeron abusos en las redes sociales y escrituras condenando su vida en común enviadas a través de GB Hockey a su casa.

En una ocasión, un taxista, al no reconocer a Richardson-Walsh, le preguntó si no le parecía mal que la capitana del equipo de hockey femenino de GB tuviera una relación con una de sus compañeras de equipo. “Pensé que en realidad era yo de quien hablaba y que estaba en la parte de atrás de su taxi, y no sé si me siento lo suficientemente segura como para enfrentarme a esto”, dice. “Ahora siento que estaría en una posición mucho mejor para, de forma no agresiva, desafiarlo”.

Lo que Richardson-Walsh quiere ver ahora es el traspaso de la aceptación de los deportistas de élite a quienes todavía sufren discriminación y se enfrentan a los delitos de odio que se cometen contra ellos en la vida cotidiana.

La gente tiene que lidiar con cosas mucho peores que nosotros.Todavía hay mucha gente en nuestra comunidad que sufre el ostracismo, la discriminación y los abusos.

Es realmente importante que celebremos hasta dónde hemos llegado, pero, al mismo tiempo, no dejemos atrás a partes de nuestra comunidad.

Kate Richardson-Walsh, capitana del equipo de hockey de GB.

El éxito de los atletas LGBT+ 

La alegre declaración de Daley en estos Juegos no es, ni mucho menos, el único mensaje positivo o el único éxito de la comunidad LGBTQ+ que ha salido de Tokio. El jueves, Outsports calculó que el equipo LGBTQ+ ocupaba el puesto 12 en el medallero.

Stefanie Dolson figura en la lista de ganadores de Outsports tras ganar un oro con Estados Unidos en el baloncesto 3×3; y Carl Hester, del equipo británico, ganó un bronce en la doma.

Las mujeres superan a los hombres en la lista de deportistas homosexuales por un margen de 8 a 1, y sólo en el fútbol femenino hay más de 40 deportistas homosexuales. Otros competidores masculinos homosexuales son el clavadista neozelandés Anton Down-Jenkins, los jinetes Edward Gal y Hans Peter Minderhoud de los Países Bajos y el timonel estadounidense Julian Venonsky.

En la ceremonia de apertura, la estrella del baloncesto estadounidense Sue Bird, comprometida con la leyenda del fútbol Megan Rapinoe, lució la bandera de Estados Unidos. El miércoles, tras conseguir la plata en los 1,500 metros libres de natación, su compatriota Erica Sullivan declaró al Washington Post: “Soy multicultural. Soy queer. Soy un montón de minorías. Eso es lo que es Estados Unidos”.

La futbolista Quinn, que se declaró trans no binaria en 2020, juega con Canadá en los Juegos Olímpicos, mientras que la patinadora estadounidense no binaria Alana Smith dijo que su objetivo al llegar a los Juegos Olímpicos era ser “una representación visual para los seres humanos como yo”.

En medio de una gran controversia, la levantadora de pesas Laurel Hubbard, que es transgénero, competirá por Nueva Zelanda en los Juegos la próxima semana, y esta semana fue elogiada por el Comité Olímpico Internacional.

Tokio 2020 también ha subrayado la oportunidad casi única que brindan los Juegos Olímpicos para el intercambio cultural fortuito y sin guión. Tras su victoria, Daley habló con un periodista chino sobre su hijo y su marido, sentado entre atletas de Rusia y China, países en los que el matrimonio entre personas del mismo sexo es ilegal.

Ziegler recuerda que un futbolista gay le habló de su sexualidad al curioso equipo de fútbol iraní, porque en su país la homosexualidad es ilegal y se castiga con la muerte. “Ese es el poder de estos Juegos”, dice. “Los atletas de todo el mundo se exponen unos a otros, y las diferentes culturas se exponen a diferentes tipos de personas… Los atletas se llevan esa experiencia a lugares como Irán, China y Rusia, y creo que es increíblemente importante”.

Mientras que la entrevista de Daley después de la natación fue devorada por un público abrumadoramente solidario, otros atletas se juegan la vida por salir a la luz pública en los Juegos Olímpicos.

Después de que la remadora polaca Katarzyna Zillmann ganara la plata en el cuádruple scull, dio las gracias a su novia, explicando que quería utilizar su plataforma para ayudar a la comunidad LGBTQ+ de Polonia, donde ha habido una creciente ola de homofobia.

Primera atleta trans: Laurel Hubbard

A esto se le suma la primera atleta trans, Laurel Hubbard quien dejó las pesas en categoría masculina, pero volvió al deporte y a la competición pasada la treintena y cuando ya había realizado una transición que la convertía en mujer.

La neozelandesa Laurel Hubbard, subcampeona del mundo en 2017, se disputó el podio con otras levantadoras de pesas como Li Wenwen, campeona de la prueba y récord olímpico con 320 kg, la británica Emily Campbell que alzó 283 kg en la plata, así como la estadounidense Sarah Robles con bronce.

Ella realizó los tres intentos de arranque fallidos y quedó descalificada automáticamente sin llegar a medirse en la prueba de dos tiempos. Aun así se mostró “profundamente agradecida” por la oportunidad.

Esta participación ha sido realmente significativa para una comunidad que busca trascender y encontrar puertas abiertas.

Ayudar a otros jóvenes de la comunidad

Ayudar a otros jóvenes que luchan con su sexualidad fue suficiente “para olvidar por completo los miles de comentarios de odio y las caras de asco”, dijo. El nadador tongano Amini Fonua es abiertamente gay y un héroe nacional en un país donde la homosexualidad es ilegal, castigada con hasta 10 años de cárcel.

Por mucho que me guste celebrar los avances, aún nos queda camino por recorrer.

Tokio ha sido como ninguna otra Olimpiada que haya conocido y es muy emocionante, pero estoy segura de que en algunos deportes todavía hay atletas que no pueden ser su verdadero yo y celebrar esto.

Liz Ward, directora de programas de Stonewall.

Esto fue lo que dijo Liz Ward, directora de programas de Stonewall, señalando el aumento de los delitos de odio contra la comunidad LGBTQ+

atletas LGBT inclusión en Tokio 2021

Nicola Adams, que hizo historia primero como la primera mujer ganadora de una medalla de oro en boxeo en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y luego como la primera concursante de Strictly Come Dancing que bailó en pareja del mismo sexo, dice que estos Juegos han representado a la comunidad LGBTQ+ como nunca antes.

Eso es una victoria en sí misma. Estos atletas no sólo han tenido la valentía de competir por sus países, sino también de manifestarse y compartir sus historias personales: es increíblemente heroico por su parte y un gran punto de inflexión.

Nicola Adams, atleta.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario