Debes leer... Gobierno RSE

TikTok: ¿Amenaza a la seguridad, o víctima de la guerra comercial?

Mientras las relaciones comerciales entre Estados Unidos y China se tensan cada vez más, TikTok parece haberse convertido en el siguiente blanco del presidente Donald Trump. Tanto el secretario de Estado Mike Pompeo como el asesor de la Casa Blanca, Peter Navarro, han advertido que Estados Unidos estaba considerando prohibir las aplicaciones chinas, de las cuales TikTok es la más popular, por representar una amenaza para la seguridad nacional.

Dicha prohibición afectaría de igual forma a plataformas de almacenamiento en la nube y de mensajería como WeChat, utilizadas de forma cotidiana por los ciudadanos incluso para la realización de transacciones financieras.

La medida y el argumento conservan un parecido peligroso con la política de control de internet que el propio gobierno chino ha mantenido durante años. Con ella ha eliminado el uso de las plataformas tecnológicas extranjeras dentro de sus fronteras; bloqueando por completo las operaciones de gigantes como Facebook y Google.

La medida entró en vigor en 2017 exigiendo que las empresas extranjeras que almacenaran datos de ciudadanos chinos dentro de China, debían hacerlo dentro del territorio del país. Ello obligó a algunas de ellas a quedar inactivas; a otras, como Amazon, a vender los componentes de hardware de sus servicios de computación en la nube en China a empresas chinas para seguir operando allí.

¿Es la prohibición en verdad un camino a la seguridad cibernética?

La medida considerada por el gobierno estadounidense se basa principalmente al supuesto de que los datos sobre ciudadanos estadounidenses almacenados fuera de las fronteras norteamericanas son más vulnerables que aquellos que se encuentran en servidores ubicados dentro del país. No obstante, existen precedentes que bien podrían probar lo contrario.

En 2015, los piratas informáticos chinos robaron información personal de más de 21 millones de personas de la Oficina de Gestión de Personal del gobierno federal. En 2017, miembros del ejército chino lograron robar registros pertenecientes a 145 millones de estadounidenses de la agencia de crédito estadounidense Equifax, según cargos presentados por el Departamento de Justicia a principios de este año.

No está claro si la administración Trump considera que los datos de TikTok o WeChat, o sus empresas matrices, son particularmente perniciosos o peligrosos, pero no ha publicado ninguna evidencia de que estas empresas estén distribuyendo software comprometido a sus usuarios a través de las aplicaciones o compartiendo datos sobre sus clientes estadounidenses con el gobierno chino.

Los expertos en China dicen que, si bien esas posibilidades no pueden descartarse, bloquear TikTok es una medida drástica y que no necesariamente resolvería todos los problemas que preocupan a los detractores de la aplicación. Prohibir TikTok también significaría que EE. UU. Participaría en las mismas tácticas de soberanía de Internet al estilo chino que ha criticado durante mucho tiempo, y no está claro dónde se podría trazar la línea. 

El pánico se apodera de las empresas

Las preocupaciones sobre TikTok también se han extendido al mundo empresarial. El viernes pasado, Wells Fargo dijo que había prohibido su plantilla de usar TikTok en los dispositivos de la empresa, un anuncio que se produjo después del Amazonas volvió un aviso similar se envió a los empleados el mismo día. Mientras tanto, en Twitter, los capitalistas de riesgo, los periodistas tecnológicos y los observadores de China han estado debatiendo intensamente si TikTok, una de varias aplicaciones creadas por el gigante tecnológico chino ByteDance, representa una amenaza tan grande como afirman los funcionarios del gobierno.

Los oponentes más feroces de TikTok argumentan que debería ser visto como un peligroso caballo de Troya para el espionaje del Partido Comunista Chino . Por otro lado, están aquellos que enmarcan esa crítica como una xenofobia apenas velada, resultado del creciente racismo hacia el pueblo chino y el deterioro de las relaciones entre Estados Unidos y Beijing. En el medio hay muchas personas que no están muy seguras de qué creer. 

Microsoft y Twitter… ¿al rescate?

En respuesta a las preocupaciones gubernamentales y frente a la posibilidad de que TikTok quedara prohibida dentro del territorio estadounidense, Microsoft está buscando comprar los activos de TikTok en América del Norte, Australia y Nueva Zelanda. Si bien no ha revelado cuánto está dispuesto a pagar, fuentes dijeron previamente a Reuters que los ejecutivos de ByteDance valoran todo TikTok en más de 50,000 millones de dólares.

Por su parte, Twitter ha anunciado su intención de sumarse a la puja como posible comprador. Esto luego de que el presidente Donald Trump haya buscado acelerar cualquier posible adquisición por parte de una empresa norteamericana, afirmando que dentro de los próximos días la aplicación estaría prohibida y quedaría anulada la posibilidad de hacer negocios con los propietarios de TikTok.

El Comité de Inversión Extranjera en Estados Unidos (CFIUS), un panel del Gobierno que revisa los acuerdos empresariales en busca de posibles riesgos a la seguridad nacional, dio a ByteDance hasta el 15 de septiembre para negociar la venta de TikTok.

La imposición de la fecha límite justo en medio de las negociaciones con Microsoft ha sembrado interrogantes sobre si las motivaciones reales del presidente están más bien fundamentadas en la guerra comercial con el país asiático, que por una amenaza real en contra de la seguridad nacional.

Una parte muy sustancial de ese precio tendrá que ingresar al Tesoro de Estados Unidos porque estamos haciendo posible que este acuerdo suceda

Donald Trump

Las leyes del CFIUS le otorgan al Gobierno de Estados Unidos una amplia autoridad para buscar mitigar los riesgos de las empresas que pongan en peligro la seguridad nacional, por lo que un porcentaje sustancial de la transacción por la compra de TikTok podría ingresar al Tesoro de Estados Unidos. Así lo declaró el mandatario a periodistas el días pasados.

No hagas cosas buenas que parezcan malas…

Pese al argumento sostenido por el gobierno estadounidense, todavía no parece muy claro si la medida responde a un interés genuino de seguridad nacional, o se trata de un acto más de la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

El gobierno federal no ha presentado en realidad pruebas de que las aplicaciones representen una amenaza, ni de que prohibirlas sea, de hecho, una medida efectiva para salvaguardar la información personal de millones de estadounidenses. No obstante, lo que sí está claro es que dicha medida estaría muy cerca de otorgar a empresas norteamericanas total control sobre el mercado digital, al menos dentro del territorio nacional.

¿Será este el verdadero motor de la nueva normatividad?, ¿estará Estados Unidos imitando la política China de control sobre internet? Las respuestas llegarán únicamente con el tiempo; por lo pronto es posible que valga la pena recordar el refrán que dice que no hay que hacer cosas buenas que parezcan malas.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]