La nueva realidad de la gasolina en México ante la llegada de los nuevos jugadores.

Recuerdo mis clases de historia en la primaria, cuando nos hablaban de la figura de Lázaro Cárdenas como el “tata” que nos legó el derecho a los mexicanos de decir que el petróleo era nuestro y solo nuestro.

Pasaron los años y crecimos con esa idea, ¿cómo íbamos a tener otra? si en cientos de esquinas de las ciudades y cada pocos kilómetros en las carreteras, había una estación de color verde bandera que en su mismo nombre nos lo recordaba. Pemex reinaba.

Nuevas gasolineras

Irónicamente y aunque el petróleo era nuestro, jamás tuve un barril en mis manos, por pequeño que fuera, del que pudiera decir: este es mío, esto es lo que me toca. De hecho creo que el gobierno jamás me lo hubiera permitido.

En 2017 la realidad cambió.

La llegada de los nuevos jugadores

2017 será recordado como el año en que México fue testigo de la llegada de nuevas marcas y alianzas para establecer gasolineras como parte de la Reforma Energética.

Es muy probable que ya las hayas visto y que en tu mente esa vieja idea de que cada estación de gasolina se llamaba Pemex esté comenzando a quedar en el olvido.

¿Cuáles son los 10 grupos con más estaciones de servicio? De acuerdo con la Comisión Reguladora de Energía (CRE) y datos actualizados por empresas:

1. Oxxogas
Estaciones: 448

2. Grupo Gasored (Total)
Estaciones: 249

3. Petro-7
Estaciones: 233

4. Hidrosina
Estaciones: 198

5. BP
Estaciones: 160

6. Redco
Estaciones 130

7. Grupoeco
Estaciones: 128

8. Gasmart
Estaciones: 115

9. G500 Network
Estaciones: 100

10. La Gas
Estaciones: 94

El caso Oxxogas

Oxxogas es la marca con más estaciones, y seguro te preguntarás ¿de dónde salió?, ¿no era Oxxo, una tienda de conveniencia?

Cadena Comercial, S.A. de C.V., ​ más conocida como OXXO, es una cadena de tiendas de conveniencia mexicana, propiedad de FEMSA, y subsidiaria de FEMSA Comercio ¿Cómo es que ahora vende gasolina?

Esto es porque algunos grupos están consolidando modelos de negocio que agrupan a otras organizaciones y construyen consorcios más grandes, particularmente de tiendas de conveniencia, a fin de lograr un mayor “market share”.

Oxxo es un caso dentro de este esquema.

“Estamos viendo que grupos como Oxxo están obteniendo mayor número de permisos a través de la cesión de los que están establecidos y los están reconvirtiendo hacia sus colores”, explica Javier Cuéllar, director general de Mercados de Petrolíferos de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), en entrevista con Forbes México.

Oxxo no es el único. Otras marcas como Soriana también han incursionado e incluso se dice que el mismo Walmart está interesado.

No se trata de una expansión como de una diversificación de los negocios, ya que la gasolina no es parte del core business de estos grupos.

Esto en el caso de las marcas anteriores, porque por otro lado, viejos tiburones también han llegado, como BP, Shell y Total, quienes le compran la gasolina a Pemex y solo le añaden un aditivo. Otros más como ExxonMobil, están trayendo su propio producto.

¿Y en responsabilidad social?

Pues como la guerra apenas comienza, habrá que ver cómo se desempeñan, aunque claro, podemos tomar en cuenta antecedentes históricos.

Pocos pueden olvidar por ejemplo que BP fue responsable del derrame de crudo en el Golfo de México hace años y que llegó a un acuerdo de principios con la justicia estadounidense y con los cinco estados afectados, tras la explosión de una plataforma, en la que murieron 11 trabajadores, para pagar US$18.700 millones en un plazo de 18 años. El relato lo puedes ver en la cinta Deep Horizon.

Por otro lado, marcas como Shell que aunque también han estado varias veces en el ojo del huracán, tienen fuertes acciones de responsabilidad social empresarial (RSE). Su objetivo es reducir la huella de carbono neta de los productos energéticos, medida en gramos de CO2 por megajulio de energía consumido, a la mitad para el año 2050. Para el 2035, pretenden reducirla en un 20%.

Del lado de Oxxo es bien sabido que Don Eugenio Garza Sada, promotor de lo que hoy es FEMSA, impulsó dentro de la empresa la cultura responsable como uno de los pilares centrales. La marca tiene acciones en medio ambiente, inclusión laboral y especialmente en vínculo con la comunidad, como hemos visto frecuentemente en sus programas de redondeo (instaurados en 2002, con más de $750 mdp entregados) y de alimentos (trabajan con BAMX desde 2010).

La batalla apenas comienza, en un país que ha dependido del petróleo desde el “tata” Cárdenas. Hoy un nuevo amanecer inicia y es incierto aún lo que ocurrirá, especialmente en una realidad donde lo que se busca es reducir emisiones e ingresar nuevas formas de movilidad sustentable.

¿Cuánto ha perdido Pemex ante los nuevos jugadores? La verdad es que la marca, en ventas, sigue siendo por mucho la reina, sin embargo, su cuota de mercado ha bajado 20% ante la llegada de los nuevos jugadores.

¿Hacia dónde vamos? Aún no lo sabemos. Lo que es un hecho, es que desde ahora, los libros de historia cambiarán.

Acerca del autor

ExpokNews