RSE

Súbete al tren de la responsabilidad social y genera rentabilidad

La responsabilidad social empresarial es ir más allá de la filantropía y el altruismo, no es una moda, ni un capricho. Es una estrategia que te puede generar rentabilidad al negocio y hacerlo más competitivo al tiempo que impacta la calidad de vida de tus empleados o de las comunidades.

Al igual que el marketing, la problemática social mueve a las personas y a los consumidores, reconoce Edgar López, director general de Expok, una empresa dedicada al marketing alternativo socialmente responsable.

En entrevista explica que, hoy en día, el consumidor es una persona más informada y conciente de la problemática social. “Cuando encuentra una empresa que da respuesta a parte de esa problemática, comienza a darle su preferencia en el consumo y contratación de sus servicios”.

“La responsabilidad social supone una estrategia avanzada de valor que debe convenir a las empresas en el sentido en que dirige sus esfuerzos, es decir en el sentido comercial. En un principio es dar respuesta a lo que te toca, a lo que te implica. Una tendencia que aún no es del todo conocida por las organizaciones, no importa el tamaño que tengan”, afirma.

El Centro Mexicano para la Filantropía (Cemefi) explica que hasta hace poco, la responsabilidad de las empresas se entendía únicamente como generar utilidades. Hoy en día, indica, cualquier empresa debe además de generar utilidades para sus accionistas, tomar en cuenta que sus actividades pueden afectar positiva o negativamente la calidad de vida de sus empleados o de las comunidades donde realizan sus operaciones.

Jesús Sotomayor, profesor del Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa (IPADE) apunta que en los últimos cinco años ha habido un creciente interés en estos temas por parte del sector empresarial.

El académico coincide en que el modelo de responsabilidad social empresarial “es un concepto de estrategia, estructura y organización”. Un enfoque integral de negocio muy establecido en las organizaciones multinacionales y en algunas de las grandes empresas nacionales, que representan sólo 2% del empresariado mexicano.

Estrategia de alto valor

Las pequeñas y medianas empresas (PYMES), salvo pocas excepciones tienen un programa de responsabilidad social empresarial, no por irresponsables, sino por falta de información en el tema, reconoce Sotomayor.

“A las PYMES les ocupa más su motivo que la estrategia y la responsabilidad social es una estrategia de valor”, insiste López.

Puntualiza que no es que las grandes organizaciones tengan un amplio conocimiento de lo que es el concepto, sino más bien han entendido la rentabilidad que les otorga serlo.

“Las PYMES queremos la facturación de las grandes y tenemos problemas para alcanzarla, pero tenemos la ventaja de que nuestros problemas son mínimos en comparación a las organizaciones de mayor tamaño”, reconoce el directivo.

“Naturalmente, las PYMES que estamos establecidas de manera formal somos socialmente responsables”, afirma. Lo que sucede muchas veces es que las empresas mal comunican las buenas acciones que realiza. A una organización le conviene tener una buena reputación por que el consumidor le dará su preferencia y más empresas querrán participar con ella.

La responsabilidad social empresarial es para todo mundo, lo que pasa es que falta difusión y crear conciencia, reitera Sotomayor. Esta tendencia consiste en que todos ganen, la sociedad, el gobierno, el empresario, el proveedor, el cliente y el medio ambiente.

En una sociedad donde hay ganadores y perdedores todos pierden, advierte. “La responsabilidad social es más que cumplir las leyes, se trata de una nueva forma de hacer negocios donde se puede ganar mucho dinero respetando al ambiente, a los empleados, pagando a tiempo a los proveedores, no utilizando mano de obra infantil o comprando a través del comercio justo”, manifiesta el académico.

Distinguirse de las demás

El empresario mediano y pequeño tiene que entrarle al tema como lo hizo cuando comenzó a aplicar los estándares de calidad para interactuar con las grandes compañías.

A escala internacional, se está gestionando la creación del ISO 26,000 en responsabilidad social. Aún que no es una norma aún, es una recomendación y un paso importante en la materia, dice Sotomayor.

Las grandes compañías comenzaron a implementar estándares de responsabilidad social como cuando empezaron a implementar los procesos de calidad. Este tipo de acciones jalan a todo el empresariado porque tienen que estar a la par para competir.

El Centro Mexicano para la Filantropía otorga en México el distintivo de Empresa Socialmente Responsable a las organizaciones que cubren con ciertos estándares asociados en cuatro grandes rubros: calidad de vida de las organizaciones, ética empresarial, vinculación con la comunidad y uso sustentable de los recursos y del medio ambiente.

Este distintivo comenzó a entregarse en el año 2000 cuando nueve empresas fueron reconocidas. A la fecha más de 274 organizaciones cuentan con este sello y se espera que para el 2009 sean 500.

Actualmente hay una adaptación de 30 indicadores para las pequeñas y medianas empresas, denominado Cadena de Valor para PYMES, explica Edgar López.

AL igual que lo vienen haciendo algunas pequeñas organizaciones, Expok, de la mano de Edgar y su socio Ignacio Soto Borja y Anda “se quitaron de complejos y le entraron al proceso”, el resultado, se convirtieron en una de las pocas PYMES que cuentan con el distintivo ESR.

“A la fecha somos pocos los que contamos con este reconocimiento, pero al tiempo va a ser una cuestión de permanencia. Aquella empresa que no demuestre estándares de responsabilidad social con sus colaboradores o con sus productos, es una empresa que no podrá permanecer en un mundo conciente”, comentó el director de la compañía.

Alternativa para las PYMES

Las pequeñas empresas o personas con actividad empresarial que desean comenzar a implementar acciones de responsabilidad social empresarial en su organización y no saben por dónde empezar tienen ya una nueva alternativa.

Se trata de la Fundación del Empresariado en México (Fundemex), que promueve acciones para que en conjunto, el sector empresarial y la sociedad civil participen en el combate a la pobreza en el país.

Desde hace dos años, este organismo firmó un convenio con el Infonavit, para que las empresas que así lo deseen donen 2% al millar de su nómina a favor de Fundemex.

“Si la nómina fuera de 1 millón de pesos, la aportación sería de 2 pesos”, explica Martha Smith de Rangél, presidenta ejecutiva de Fundemex.

La responsabilidad social empresarial va más allá de la filantropía o los donativos, reconoce la directiva, engloba los cuatro aspectos que señala el Cemefi y subraya establecer vínculos con la comunidad donde se desarrollan las organizaciones.

A parte de beneficios morales que deja ser socialmente responsables, una empresa se favorece económicamente, coincide la entrevistada.

“Los consumidores prefieren comprar un producto de una empresa que esté vinculada con su comunidad o que cuente con un buen programa de responsabilidad social, además, los empleados trabajan más motivados y los inversionistas también prefieren inclinarse por este tipo de negocios”.

Hay comunidades que desde siempre han sido muy solidarias, como Nuevo León. En los últimos 15 años este modelo ha crecido exponencialmente porque las organizaciones se han dado cuenta de que se trata de una relación ganar-ganar.

“Es correcto ser solidario con mi prójimo, pero ésta relación comienza a tener sentido además desde el punto de vista de mis utilidades”, indica Smith de Rangel.

Lo que tiene que hacer una empresa que quiere participar con Fundemex es entrar a la página y ver si le gusta lo que la fundación hace en las comunidades ya que 80% de lo que se recibe de las empresas se aplica a los estados de origen de las mismas.

La fundación apoya en tres aspectos básicos: proyectos productivos y generación de empleo en las comunidades más marginadas; con becas para capacitación en el trabajo con Conalep; y apoyando a organizaciones de la sociedad civil como Más Sociedad.

A la fecha más de 50,000 empresas han dicho que si una vez a las donaciones a Fundemex a través del Sistema Único de Autodeterminación (SUA). Además es la única asociación donde las empresas pueden bajar su recibo deducible de impuestos directamente de la página de Internet.

“Somos la fundación del sector empresarial en México, vamos a multiplicar 10 veces las fundaciones que recibimos para que los productos que apoyemos tengan impacto”, asegura la directiva.

Lo que viene es un fondo de contrapartida con la US Foundation en Estados Unidos, para invitar a las empresas estadounidenses a donar en favor de proyectos productivos para hacer una región más segura y próspera, concluye.

Fuente: El Empresario

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]