Sports Marketing 3.0

Sorpresivamente, resulta que ¡Sí somos incluyentes!

No sé a ustedes pero a mi me resulta totalmente sorpresivo enterarme que en efecto los mexicanos sí estamos cambiando, que poco a poco somos personas más abiertas y que estamos sufriendo pequeñas transformaciones (y esto es harto complejo cuando la educación de la mitad de nuestra población es apenas básica o media) y que además de ello, estamos abiertos a la INCLUSIÓN en nuestra sociedad.

Y mi sorpresa viene debido a que cada día soy testigo de discriminación por casi cualquier tema, ya que los prejuicios en la sociedad mexicana son altamente enraizados, definitivamente son motivos NO legítimos como son la procedencia social, raza, color, género, edad, entre otros, vaya a muchos de nosotros –si no es que a todos- nos habrá tocado ver como alguna persona insulta diciendo “nacos”, “indios”, “niño tonto”, al grado de tener ya ciertas expresiones infámes como “GCU” (Gente Como Uno).

Pues un muy buen ejemplo de como estamos cambiando para bien son los fanáticos del Fútbol nacional, ya que por años en este deporte tan arraigado en nuestra sociedad y que sentimos tan “nuestro” ahora éstos seguidores han dado un voto de confianza a las personas naturalizadas que puedan ser parte de algún representativo nacional y en un muy interesante estudio elaborado y dado a conocer por Consulta Mitofsky “México: La afición dice “sí” a jugadores nacionalizados” nos demuestra que hemos cambiado y para bien este aspecto en el que nos caracterizábamos por ser poco abiertos, demostrando intransigencia y un altísimo sentimiento DISCRIMINATORIO hacia las personas que no nacieron en nuestro país pero que a la postre se nacionalizaron.

Casi la mitad de los mexicanos (47%) aprueban que jugadores nacionalizados participen con la Selección Mexicana de Fútbol y solamente 24% lo desaprueba”

Los resultados de ésta investigación son muy interesantes, ya que el 47% de la población encuestada ha aprobado el llamado de jugadores naturalizados, por solamente un 24% que desaprueba el mismo y si comparamos con la misma encuesta desarrollada en el 2004 el rechazo fue mucho mayor, al representar un 39% de población que no aprobaban éstos llamados a Selección.

Otro punto relevante es que la mayoría de quiénes si aprueban éstos llamados son los hombres, de mayor nivel socioeconómico y que se dijeron aficionados al Fútbol, por lo que me pregunto, estimadas lectoras ¿que nos quieren decir con esto? Yo entiendo que probablemente las mujeres encuestadas no se sentían con la seguridad de hablar del tema y por eso su negativa, de otra forma no entendería éstos resultados y más cuando las mujeres han padecido históricamente discriminación por género.

La encuesta no se queda ahí, se deja de rodeos, va más a detalle e indaga si la población aprueba o no a los jugadores recién naturalizados argentinos de nacimiento Lucas Lobos y al “Chaco” Giménez, teniendo una aprobación de más del 40% por un 20% que desaprueba en general. Sorpresivo que éstos dos jugadores –que si bien son grandísimos jugadores, enormes referentes de sus equipos y del fútbol nacional- no son los más mediáticos pero la gente los quiere ver vestidos con la “verde”.

Ante el posible llamado a la selección Mexicana de Fútbol, los mexicanos opinan:

SI 44% NO 19%

SI 44%
NO 19%

SI 40% NO 22%

SI 40%
NO 22%

 

 

 

 

 

 

Por otro lado, me parece que como ciudadanos debemos entender que un naturalizado tiene los mismos derechos que un nacido en México, compartiendo también las mismas obligaciones, por lo que si aceptamos su Inclusión es de forma total y no parcial o solo cuando es de nuestra conveniencia y un ejemplo claro es el Mundial de Fútbol pasado (Sudáfrica 2010) en el que el chivo expiatorio de la población mexicana fue el naturalizado –de origen argentino- Guille Franco, quien fue hostigado hasta el cansancio por medios, conocedores y no conocedores del deporte, descargando nuestra frustración en las redes sociales y hasta de forma personal contra él y su familia. No es válido encausar nuestra desilusión sobre alguien que no seamos nosotros mismos y mucho menos en una sola persona, cualquiera que sea su origen, máxime cuando el Fútbol es un deporte de equipo.

guillefranco_435001490 (1)

Hablando meramente del tema deportivo, me parece que los jugadores naturalizados tienen mucha “Hambre” de ser triunfadores con una selección que no es la de su origen, por lo que deportivamente hablando me parece que sería una gran inclusión de éstos jugadores y que además sirva para dar una sacudida a los jugadores que están en su zona de confort y no están rindiendo lo que se espera de ellos.

Por último, me pregunto si los resultados de éstas encuestas serían iguales si los naturalizados de los que habláramos fueran de otros países y no proveyeran de orígenes futbolísticamente aspiracionales como lo son argentinos, brasileños, uruguayos o de algún país de Europa Central, ¿Qué pasaría si estuviéramos hablando de jugadores Hondureños, Salvadoreños, Guatemaltecos, Africanos? Seguro la tendencia no sería la misma y tú, estimado lector, ¿crees que sería igual?


Mauricio Ramírez Cuesta

Trabajo con el deporte y el marketing; me he especializado en el cruce de estos con la responsabilidad social y la sustentabilidad. Estoy convencido de que en el deporte también se gana creando valor.
Licenciado en Marketing por la Universidad Anáhuac y MBA. Soy profesor y conferencista en Sports Marketing.
Twitter: @sports_mau email: [email protected]

Acerca del autor

ExpokNews

Comentarios

  • Pues a juzgar por los resultados de estos estudios si lo hemos hecho… ojalá el cambio sea verdadero y seamos más incluyentes con todo tipo de razas.

    Saludos!

Dejar un comentario