Ambiental Noticias RSE

Shake Shack combatirá la contaminación plástica aliado de esta criatura marina

Shake Shack combatirá la contaminación plástica aliado de esta criatura marina

Shake Shack combatirá la contaminación plástica probando el nuevo biomaterial de Newlight, se llama AirCarbon y es compostable en casa.

Shake Shack combatirá la contaminación plástica, además sigue encontrando nuevas e interesantes formas de hacer honor a su lema “Stand for Something Good”.

La última novedad es que la popular cadena de restaurantes retro-modernos se posiciona contra la contaminación por plástico. La empresa ha introducido popotes y cubiertos biodegradables en algunos locales. En consonancia con la imagen extravagante de la empresa, no se trata de un biomaterial corriente. No está hecho de plantas. Se trata de una sustancia similar al plástico producida de forma natural por un microbio que habita en el océano.

Shake Shack combatirá la contaminación plástica

La última aventura de Shake Shack es importante porque proporciona una plataforma de alto perfil para nuevos productos innovadores que pueden ayudar a reducir la contaminación por plástico. Los nuevos popotes y cubiertos de Shake Shack proceden de la rama Restore Foodware de la empresa de biotecnología Newlight Technologies.

De acuerdo con TriplePundit el nuevo biomaterial de Newlight se llama AirCarbon. Según Shake Shack, los nuevos popotes y cubiertos tienen el aspecto y el tacto del plástico, pero se pueden compostar en casa.

Shake Shack combatirá la contaminación plástica aliado de esta criatura marina

Shake Shack también señala que el material se fabrica sin pegamentos sintéticos ni otros aditivos.

La empresa tiene previsto distribuir los nuevos artículos en los restaurantes de West Hollywood, Santa Mónica y Long Beach (California) esta primavera, así como en Madison Square Park y West Village (Nueva York) y Miami Beach (Florida).

Un guerrero de la contaminación por plástico como ningún otro

La lucha contra la contaminación por plásticos se está llenando de alternativas de base biológica, pero Newlight se ha hecho un hueco inusual.

Los plásticos convencionales de un solo uso se fabrican a partir de fuentes de energía fósiles, como el gas natural, el petróleo y el carbón. Cuando se desechan de forma inadecuada en tierra, los artículos de plástico de origen fósil pueden viajar fácilmente por los ríos y arroyos hasta llegar al océano, donde la contaminación por plásticos ya ha alcanzado proporciones de crisis.

En cambio, el AirCarbon se produce por el metabolismo natural que se produce cuando ciertos organismos que habitan en el océano digieren el aire y los gases de efecto invernadero que contienen carbono disueltos en el agua salada. Al darse un festín, los microorganismos crean y almacenan un material similar al plástico llamado polihidroxibutirato (PHB).

Al igual que el plástico convencional, el PHB puede fundirse y moldearse en diversas formas que mantienen su forma al enfriarse. A diferencia del plástico convencional, el PHB permite secuestrar los gases de efecto invernadero que ya están en el aire, en lugar de extraer nuevos gases fósiles del subsuelo.

Esto convierte al PHB en una forma de reciclaje de carbono, con la ventaja adicional de que secuestra más carbono del que requiere su producción.

La curiosa historia del PHB

Los bioplásticos de origen vegetal son bastante comunes. El PHB y otros bioplásticos fabricados por microorganismos representan un paso más en la escalera de la sostenibilidad.

En comparación con los cultivos convencionales utilizados en la producción de bioplásticos, los microorganismos pueden reducir o prácticamente eliminar los problemas de uso de la tierra. También pueden crecer y reproducirse mucho más rápido que las plantas. Además, las condiciones para su crecimiento y reproducción pueden suponer una mayor eficiencia y un menor gasto que la agricultura convencional.

Shake Shack combatirá la contaminación plástica

A pesar de las ventajas, el PHB ha necesitado más de un siglo de investigación para alcanzar su potencial comercial.

El AirCarbon de Newlight tiene sus raíces en 1888, cuando se produjo la primera observación de motas granulares en el cuerpo de ciertas bacterias.Cuarenta años después, en 1927, un investigador consiguió aislar e identificar las motas.

Newlight Technologies se fundó en 2003, casi 100 años después. La empresa dedicó diez años de investigación a AirCarbon, con el fin de diseñar un microorganismo que pudiera crear y almacenar mucho más bioplástico del que normalmente necesita.

AirCarbon estaba listo para el mercado en 2013 y atrajo la atención de los primeros usuarios, como Dell, IKEA y Sprint.

Manos a la obra para acabar con la crisis del plástico en los océanos

Todo ese trabajo duro dio sus frutos para Newlight. La empresa cita una larga lista de premios para AirCarbon, entre ellos:

  • Biomaterial del Año, otorgado por el Instituto Nova.
  • Innovación del Año, otorgado por Popular Science.
  • Pionero Tecnológico, otorgado por el Foro Económico Mundial.
  • Premio Presidencial al Desafío de la Química Verde, otorgado por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos.

En otro giro interesante, a principios de este año Newlight se asoció con IBM para presentar un rastreador de carbono basado en blockchain para la nueva marca de moda de Newlight, Covalent.

 Shake Shack combatirá la contaminación plástica

Como solución basada en materiales a la crisis del plástico oceánico, AirCarbon se suma a un conjunto de herramientas cada vez más amplio que también incluye el activismo de base, la concienciación de los consumidores, nuevos métodos de reciclaje, un esfuerzo global coordinado y muchos otros elementos.

Las empresas que buscan una salida al desorden del plástico tienen ahora muchas opciones entre las que elegir. Entonces, ¿por qué esperar? Shake Shack no lo hizo.

Créditos de las imágenes: Sitio corporativo de Shake Shack; Instagram

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario