Ambiental RSE

¿Serán las vacas el nuevo “carbón”?

¿Serán las vacas el nuevo "carbón"?

Tres de cada cuatro de todas las enfermedades infecciosas humanas que surgen son zoonóticas.

La ganadería ahora es clasificada junto con el carbón como las dos mercancías más inseguras y precarias por Goldman Sachs. Elliot Teperman de FAIRR dice que los inversionistas de ESG están presionando por cambios radicales en el modelo industrializado de producción animal para evitar futuras pandemias.

Es difícil subestimar el impacto que la COVID-19 ha tenido en la industria de la carne. Elliot Teperman comentó en Ethical Corporation que en el momento de ser escrito este artículo, solo en los EE.UU., más de 24.000 trabajadores de 271 plantas ya han contraído el coronavirus, y se prevé que las fallas en la cadena de suministro cuesten más de 13,000 millones de dólares a la industria ganadera, según la Red de Información sobre Alimentación y Medio Ambiente.

Cuatro de las mayores empresas cárnicas (JBS, Smithfield, Tyson y Sanderson Farms) que operan en los EE.UU. han perdido el 25% de su valor desde el comienzo de la crisis. Y en lo que podría ser el golpe de gracia, Goldman Sachs considera que el ganado, junto con el petróleo, son las dos materias primas más precarias para los inversores el próximo año.

Ha quedado claro que la laberíntica cadena de suministro de la industria, llena de comercio transfronterizo, está plagada de cuellos de botella clave que la hacen frágil a las conmociones externas. Al reducirse o incluso eliminarse por completo el acceso al mercado, estamos asistiendo al sacrificio masivo de ganado por parte de productores que no pueden permitirse mantenerlo. En un matadero de JBS en Minnesota se sacrifican 13.000 cerdos al día, según The New York Times. Mientras tanto, Dairy Farmers of America estima que los agricultores están tirando hasta 3.7 millones de galones de leche cada día.

En pocas palabras, el modelo industrializado de producción animal se ha optimizado para dar prioridad tanto a los costos como a la eficiencia de la producción a expensas de otros múltiples factores, entre ellos la seguridad de los trabajadores, la bioseguridad y, en última instancia, la capacidad de recuperación. Si no se introducen cambios radicales en este modelo de producción, las vacas se convertirán en el nuevo carbón, ya que las empresas de proteínas animales se convierten en activos varados para los inversores.

Tres de cada cuatro de todas las enfermedades infecciosas humanas que surgen son zoonóticas.

La mayor preocupación es que parece sólo una cuestión de tiempo antes de la próxima pandemia zoonótica. En las últimas décadas, ha surgido una larga serie de enfermedades zoonóticas mortales, entre ellas el síndrome respiratorio agudo severo (SARS) (2002), la gripe porcina H1N1 (2009), el virus Mers (2012), el Ébola (2014), el Zika (2015) y la fiebre del dengue (2016).

Tres de cada cuatro de todas las enfermedades infecciosas humanas que surgen son zoonóticas, y existen múltiples métodos mediante los cuales los patógenos transportados por los animales pueden contagiarse a los seres humanos en el marco de la ganadería. Entre ellos se incluyen la protección inadecuada de los trabajadores, la mala gestión del estiércol, las aguas residuales, el transporte de animales vivos e incluso a través del consumo de productos animales, como fue el caso de la enfermedad de las “vacas locas”.

Mientras tanto, la investigación muestra que las ventas de carne a base de plantas crecieron un 265% durante la crisis de COVID-19. A medida que las cadenas de suministro de proteína animal se han ido desmoronando, muchos grandes fabricantes de alimentos están buscando activamente reemplazos hechos con base de plantas, ya que estas tienen un mayor potencial de expansión, resiliencia a los impactos externos y eficiencia en la producción y el mercado.

En el pasado, el precio relativamente alto de las proteínas alternativas se ha citado como una barrera para la aceptación por parte de los consumidores, pero la actual pandemia ha significado que empresas como Beyond Meat se preparen para competir directamente con la carne de res por primera vez en cuanto a precios, según el Financial Times. En resumen, hay una creciente conciencia de que las empresas que incluyen opciones basadas en plantas estarán mejor posicionadas para competir e innovar en un mundo con recursos limitados que se verá radicalmente alterado por la actual pandemia.

Con la industria ganadera en vías de autodestrucción, la red de inversores de 21 millones de dólares FAIRR ha publicado un nuevo informe en el que se evalúa la capacidad de 60 de las mayores empresas cárnicas, lácteas y pesqueras del mundo para prevenir la aparición de nuevas enfermedades zoonóticas. Las empresas fueron evaluadas a través de seis factores de riesgo de ESG que pueden contribuir a las pandemias, incluyendo:

  • La administración de antibióticos.
  • La gestión de la deforestación y la pérdida de biodiversidad.
  • Las condiciones de trabajo.
  • El bienestar de los animales.
  • Los residuos.
  • La contaminación al igual que la seguridad alimentaria.
  • La inversión en proteínas alternativas.

Los resultados dibujan un cuadro preocupante para el sector de las proteínas animales. Cuarenta y cuatro (de 60) empresas, valoradas en 224,000 millones de dólares, se consideran de alto riesgo en la clasificación de la pandemia, mientras que las 16 restantes están clasificadas como de riesgo medio. Lo que es más significativo, ninguna de las empresas analizadas se consideró de bajo riesgo.

En promedio, las empresas europeas y oceánicas se clasifican como de riesgo medio, mientras que las empresas de los mercados emergentes se clasifican como de alto riesgo, en particular los productores de proteínas asiáticos. Veintisiete (96%) de las empresas asiáticas fueron consideradas de alto riesgo. Esto es particularmente preocupante dado el elevado número de patógenos zoonóticos que han surgido en la región en el pasado.

Mientras tanto, el uso excesivo y desenfrenado de los antibióticos está estimulando el aumento de las bacterias con inmunidad antimicrobiana (AMR), lo que aumenta el riesgo de enfermedades intratables, o “superbugs”. La resistencia a los antibióticos es responsable de 700,000 muertes por año. Y está empeorando, se predice que el consumo mundial de antibióticos crecerá un 67% para el 2030, impulsado por el crecimiento de la ganadería.

La semana pasada, la Organización Mundial de la Salud advirtió que el aumento del uso de antibióticos para combatir las infecciones bacterianas secundarias en los pacientes de COVID-19 estaba fortaleciendo la resistencia bacteriana.

Los estudios han demostrado que las tasas de resistencia a la clase de medicamentos que incluyen la azitromicina, usada para tratar el Coronavirus, podrían ser de hasta el 50% en algunas partes de los EE.UU., creando desafíos en el tratamiento de los pacientes de COVID-19. El año 2020 marca el Año de Acción del Inversionista en la AMR, y se alienta a los inversionistas a unirse a la iniciativa liderada por FAIRR, la Fundación de Acceso a la Medicina, los Principios de Inversión Responsable, y el gobierno del Reino Unido para galvanizar los esfuerzos de los inversionistas para hacer frente a la resistencia antimicrobiana mundial.

Para evitar que el brote de pandemias zoonóticas se convierta en la nueva norma, ya se están celebrando conversaciones sobre reglamentación en todo el mundo, centradas en varios temas fundamentales, entre ellos:

  • La ruptura de la consolidación de la industria.
  • La aplicación de moratorias en las granjas industriales.
  • La prohibición de la exportación de animales vivos.
  • La limitación del uso de antibióticos.
  • La revisión de las prácticas de contención.
  • La vigilancia de la bioseguridad.

Para la industria de la ganadería, esas medidas serán costosas en el mejor de los casos y fundamentalmente incompatibles con sus modelos de negocio en el peor.

El Ranking de pandemias de FAIRR, así como el Índice FAIRR de Coller, el primer índice de sostenibilidad del mundo para la industria de la proteína animal, dotan a los inversores de las herramientas necesarias para tomar decisiones prudentes para proteger sus carteras y trabajar en pro de un sistema alimentario más sostenible y saludable.

Los inversores pueden tomar medidas sobre la cuestión pertinente de la seguridad de los trabajadores firmando una Declaración de Inversores coordinada por el ICCR, en la que se propone que las empresas introduzcan licencias remuneradas para todos los empleados, una mayor protección de la salud y la seguridad, la retención de los trabajadores, el mantenimiento de las relaciones con los proveedores y los clientes así como la prudencia financiera.

Antes de la pandemia, tanto los consumidores como los inversores ya se alejaban del sector en cifras récord debido a su insostenible huella en el clima, la tierra y el agua. La crisis actual ha servido para revelar todo el alcance de la falta de resiliencia de la industria cárnica. Es hora de que los inversores se movilicen y utilicen su posición para exigir un cambio transformador a una industria que está en las últimas.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga por la Universidad del Valle de México, especialista en marketing y RSE. Colabora en este espacio desde 2012 y es la encargada de planear el contenido de Expoknews para hacer llegar a tus manos información útil y entretenida.

Actualmente es estudiante de la Maestría en Mercadotecnia por la Universidad de la Comunicación.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]