Ambiental Entendiendo la Responsabilidad Social

El oscuro secreto del cambio climático

El oscuro secreto del cambio climático

¿Dudas que el cambio climático sea real? ¡Te decirmos su secreto mejor guardado!

Jennifer Lee Carrell dijo que un secreto es un tipo de promesa, pero que también puede ser una prisión. ¡Descubre el secreto del cambio climático y decide cuál de las dos cosas es!

Algo le pasa a la Tierra, está enferma, al igual que la gente cuando se enferma por el frío o algún virus. La condición del planeta es grave, pero no puede ir al doctor igual que las personas lo hacen… y son justo ellas las que provocan sus malestares. La buena noticia es que no se trata de una enfermedad incurable, en el caso que tomemos medidas.

La jefa del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, advirtió que “estaremos fritos, no habrá solución, no habrá donde escapar” si el mundo no se pone a tomar “decisiones importantes” sobre el cambio climático en los próximos 50 años.

¿Cuál es el secreto del cambio climático?

Según The Economist, el parlamento de Suecia aprobó una ley en junio que obliga al país a no tener “emisiones netas” de gases de efecto invernadero (GEI) en la atmósfera para el año 2045. Esto no significa que dentro de tres décadas los suecos no emitirán sustancias que calienten el planeta, incluso si toda su electricidad proviniera de fuentes renovables y solo condujeran automóviles Tesla, seguramente aún querrían volar en aviones o usar cemento y fertilizantes, cuya fabricación libera abundante dióxido de carbono.

De hecho, la ley solo requiere que las emisiones brutas caigan en un 85% en comparación con los niveles de 1990, pero exige que las fuentes de carbono restantes se compensen con nuevos sumideros de carbono. En otras palabras, será necesario extraer los GEI del aire.

¿Cuál es el secreto del cambio climático?  ¿Reducir las emisiones?

El compromiso de Suecia se encuentra entre los más ambiciosos del mundo. No obstante, si la temperatura global tiene una buena probabilidad de no elevarse más de 2°C por encima de su nivel preindustrial, según lo estipulado en el Acuerdo Climático de París del 2015, las emisiones mundiales deben igualmente alcanzar el “cero neto” a más tardar en 2090. Después de eso, las emisiones deben ser “negativas netas”, con más carbono eliminado que el que se emite.

El secreto del cambio climático

El secreto del cambio climático y que casi nadie conoce es que reducir las emisiones NO será suficiente para mantener el calentamiento global bajo control. Las empresas se están preocupando por reducir sus emisiones pero  eso no nos alcanzará. No estamos haciendo lo suficiente, sino todo lo contrario.

Temperaturas globales y el calentamiento

Resolver el secreto del cambio climático no es fácil

Ser capaces de eliminar el dióxido de carbono (CO2) de la atmósfera es crucial para cumplir los objetivos climáticos. De los 116 modelos que el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) analiza para trazar los caminos económicamente óptimos hacia la meta de París, 101 asumen “emisiones negativas”. Ningún escenario puede mantener el calentamiento por debajo de 1.5°C sin la eliminación de GEI.

Los científicos del clima, como Gideon Henderson de la Universidad de Oxford, han estado discutiendo acerca de las tecnologías de emisiones negativas (NETs) con los economistas y expertos en políticas desde la década de 1990, pero, hasta ahora, los políticos han ignorado en gran medida el problema, prefiriendo centrarse en reducir los flujos actuales de GEI en la atmósfera.

Esta situación no es un juego a corto plazo. Lo mejor sería que pudiéramos resolver el secreto del cambio climático fácilmente.

Resolver el secreto del cambio climático no es fácil

A largo plazo, ignorar la necesidad de emisiones negativas es complaciente en el mejor de los casos. El modelo mediano del IPCC supone absorber un total de 810 mil millones de toneladas de CO2 para el año 2100, lo que equivale aproximadamente a 20 años de emisiones globales en la tasa actual. Para tener alguna esperanza de lograrlo, los preparativos para la extracción a gran escala deberían comenzar en la década de 2020.

Los modeladores prefieren los NET que usan plantas porque son una tecnología probada y verdadera, y tienden a incurrir “bioenergía con captura y almacenamiento de carbono” (BECCS por sus siglas en inglés). En BECCS, las centrales alimentadas por cultivos que pueden quemarse para producir energía tienen sus emisiones de CO2 inyectadas en los estratos geológicos profundos, por lo que no son liberadas en la atmósfera.

Esta tecnología ha existido por un tiempo; algunos escenarios para la futura generación de energía dependen en gran medida de ello. Actualmente, solo hay 17 programas de captura y almacenamiento de carbono (CCS) lo suficientemente grandes como para deshacerse de alrededor de 1 millón de toneladas de CO2 por año. La promoción de la CCS es una lucha principalmente porque duplica el costo de las plantas de energía sucia, cuyos humos friega.

Otras formas de electricidad con bajas emisiones son mucho más baratas. Sin embargo, a pesar de la generación de bioenergía, la CCS hace algo que otras formas de generación no pueden y que resuelve el secreto del cambio climático. El carbono que las plantas sirven como combustible, originalmente se tomó de la atmósfera y se envió a las rocas debajo, convirtiéndolo en un emisor negativo.

Lo negativo del secreto del cambio climático

Lo negativo del secreto del cambio climático

Existen alternativas menos intensivas en el uso de la tierra, al menos en papel. Algunas son de baja tecnología, como estimular el suelo para almacenar más carbono al limitar o detener el arado profundo. Otras lo son menos, como artilugios para capturar CO2 directamente del aire o métodos que aceleran los procesos naturales de erosión por los cuales los minerales en la corteza terrestre se unen al carbono atmosférico mediante eones o que introducen compuestos alcalinos en el mar para hacerlo absorber más CO2.

Según Jennifer Wilcox de Colorado School of Mines y sus colegas, la tecnología con el segundo potencial teórico más alto, después de BECCS, es la captura directa de aire. Esto utiliza una ciencia similar a la CCS al aire libre, en lugar de gases de escape. El problema es que la concentración de CO2 en el aire, aunque tiene un nivel alto, según los estándares históricos, es muy baja en términos de ingeniería química: solo 0.04%, a diferencia del 10% o más que ofrecen las chimeneas de la planta de energía y los procesos industriales como la fabricación de cemento.

Reducir las emisiones no resuelve todo ese es el secreto del cambio climatico

Las tecnologías que existen hoy en día y que están siendo desarrolladas por compañías como Global Thermostat en los Estados Unidos, Carbon Engineering en Canadá o Climeworks de Suiza siguen siendo caras. En 2011, una revisión de American Physical Society encontró que Wilcox contribuyó con costos de extracción por encima de 600 dólares por tonelada, en comparación con una estimación promedio de 60-250 dólares para BECCS.

La meteorización mejorada se encuentra en una etapa aún más temprana de desarrollo y los costos son aún más difíciles de evaluar. Las estimaciones oscilan entre 25 dólares por tonelada de dióxido de carbono y 600 dólares.

WITCH, construido por Massimo Tavoni del Politécnico de Milán, es un modelo que analiza los escenarios climáticos y estima cuánto financiamiento de investigación y desarrollo es necesario para lograr el despliegue en el tipo de escala que pronostican estos modelos. Para todas las tecnologías con bajas emisiones de carbono, sitúa la cifra en 65 mil millones dólares por año hasta el 2050, cuatro veces más la suma que las renovables, las baterías y similares atraen hoy.

Incluso las tecnologías menos especulativas necesitan inversión inmediata. Los árboles tardan décadas en alcanzar su potencial de absorción de carbono, por lo que la siembra a gran escala debe comenzar pronto, señaló Tim Searchinger de la Universidad de Princeton. Christoph Gebald, cofundador de Climeworks, dijo que el primer punto de datos en la curva de aprendizaje tecnológico es de 600 dólares, en el extremo inferior de las estimaciones anteriores. Pero al igual que el precio de los paneles solares, él espera que sus costos caigan en los próximos años, tal vez a 100 dólares por tonelada.

Avances relacionados con el cambio climático

El progreso logrado es que los académicos están prestando más atención, mas eso NO es la solución mágica para poder resolver el secreto del cambio climático. La edición de “Emissions Gap” de este año, un influyente informe anual del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, dedica un capítulo a la eliminación de CO2.

El problema no es que no haya dinero para el cambio climático.

El problema no es que no haya dinero para el cambio climático.

  • Carbon Engineering ha atraído patrocinadores como Bill Gates.
  • A principios de este año, el gobierno de Gran Bretaña fue el primero en reservar algo de efectivo específicamente para la investigación de NETs.
  • Richard Branson, el magnate británico, ha ofrecido 25 millones dólares a quien descubra por primera vez un “diseño comercialmente viable” que elimine mil millones de toneladas de GEI al año durante diez años.

El problema es que todo esto no es suficiente. Las sumas involucradas son insignificantes: 11.3 millones dólares en Gran Bretaña y 26 millones dólares del Departamento de Energía. Ese es el secreto del cambio climático, nada de lo que se hace es suficiente.

Janos Pasztor, un exasesor climático del secretario general de la ONU sugirió que, para que haya cambios, los políticos deben ampliar el enfoque de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 23 años y pasar de reducir las emisiones de GEI a controlar sus concentraciones en el aire. En otras palabras, tienen que pensar en las existencias de CO2, no solo en los flujos.

Esto es tanto más cierto porque las emisiones continúan eludiendo el control. Después de tres años de emisiones más o menos estables, una economía mundial más rápida parece encaminada a arrojar un 2% más de CO2 este año. Eso equivale una vez más a pedir prestado del presupuesto de carbono restante del planeta contra futuras extracciones.

A nadie le gustan las deudas, a nadie, pero si creas una, debes pagarla. Eso es lo que está pasando con el cambio climático: es la deuda que estamos pagando todos y, si seguimos sin actuar, no tenemos derecho de quejarnos. No basta con ser una compañía socialmente responsable, no basta con hacer marketing sustentable, no basta con reducir emisiones… debemos ir más allá.

Si tienes idea sobre posibles soluciones, ayuda a resolver el secreto del cambio climático. Te leemos en los comentarios.

Acerca del autor

Daniela Lazovska

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]