Noticias Organizaciones internacionales

Secretario de la ONU pide un «alto a la violencia en el mundo»… ¡violencia doméstica!

Violencia mujer. Antonio Guterres, pide que para la violencia doméstica en cpntra de las mujeres, ya que se ven más afectadas debido a la pandemia de COVID-19 en el mundo.

António Guterres levanta la voz por todas las mujeres y niñas que sufren violencia doméstica, misma que ha aumentado desde el confinamiento por COVID-19.

El Jefe de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, está pidiendo medidas efectivas para hacer frente al aumento global de la violencia doméstica que ha afectado a mujeres y niñas. Este incremento se encuentra vinculado al confinamiento que impuso el gobierno para inhibir la propagación de la COVID19.

De acuerdo con UN NEws, Guterres no solo está enfocado en hacer llamados para detener el fuego en los conflictos mundiales para superar en conjunto el virus:

La violencia no se limita al campo de batalla, para muchas mujeres y niñas, la amenaza es más grande en donde deberían estar más seguras: sus hogares.

António Guterres, Jefe de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

La combinación de tensiones económicas y sociales provocadas por la pandemia, así como las restricciones a la circulación, ha aumentado dramáticamente en casi todos los países el número de mujeres y niñas que enfrentan abusos.

Sin embargo, incluso antes de la propagación mundial del coronavirus, las estadísticas mostraron que un tercio de las mujeres en todo el mundo experimentaron algún tipo de violencia en sus vidas.

El problema afecta tanto a las economías desarrolladas como a las más pobres: casi una cuarta parte de las estudiantes universitarias informaron haber sufrido agresión sexual o mala conducta en los EE. UU., mientras que en partes del África Subsahariana, el 65% de las mujeres han sido víctimas de violencia en su relación de pareja.

La investigación de la Organización Mundial de la Salud (OMS), detalla los efectos perturbadores de la violencia en la salud física, sexual, reproductiva y mental de las mujeres:

Las mujeres que sufren abuso físico o sexual tienen el doble de probabilidades de abortar, y la experiencia casi duplica su probabilidad de caer en la depresión. En algunas regiones, tienen 1.5 veces más probabilidades de contraer el VIH, y existe evidencia de que las mujeres agredidas sexualmente tienen 2.3 veces más probabilidades de tener trastornos por alcohol.

87,000 mujeres fueron asesinadas intencionalmente en 2017, y más de la mitad de ellas murieron en manos de las parejas íntimas de miembros de su familia.

Sorprendentemente, la violencia contra las mujeres es una causa tan grave de muerte e incapacidad entre las mujeres en edad reproductiva como el cáncer, y una mayor causa de mala salud que los accidentes de tráfico y la malaria combinados.

Tensión en los servicios que obstaculizan la respuesta

Desde la pandemia, la ONU informa que Líbano y Malasia, por ejemplo, han visto duplicar el número de llamadas a líneas de ayuda, en comparación con el mismo mes del año pasado; en China se han triplicado; y en Australia, los motores de búsqueda como Google están viendo la más alta magnitud de búsquedas de ayuda por violencia doméstica en los últimos cinco años.

Violencia. Secretario de la ONU pide un "alto a la violencia en el mundo"... ¡violencia doméstica!

Estas cifras dan alguna indicación de la magnitud del problema, pero solo cubren los países donde existen sistemas de informes: a medida que el virus se propaga en países con instituciones ya débiles, habrá menos información y datos disponibles; se espera que la vulnerabilidad de las mujeres y las niñas será más alta.

Responder al aumento de la violencia se complica más aún más debido a que las instituciones en este momento se encuentran bajo una gran presión. Están saturadas por la COVID-19:

Los proveedores de atención médica y la policía están abrumados y faltos de personal. Los grupos de apoyo locales se encuentran paralizados o no tienen fondos suficientes, y algunos refugios de violencia doméstica están cerrados o llenos.

António Guterres, Jefe de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Esta alarmante situación se debe a que muchos refugios se ha convertido en centros de salud o se han tomado medidas entre las víctimas por temor a que se siga propagando la COVID-19. En cuanto a la policía, ellos y otros miembros de las fuerzas de seguridad, en muchos casos, están menos dispuestos a arrestar a los perpetradores de violencia, limitan el compromiso directo o están abrumados por los cierres policiales.

El jefe de la ONU instó a todos los gobiernos a hacer de la prevención y reparación de la violencia contra las mujeres una parte clave de sus planes nacionales de respuesta para la COVID-19, y describió varias acciones que pueden tomarse para mejorar la situación.

Recomendaciones de la ONU para la reducción de la violencia doméstica

  • Aumentar la inversión en servicios en línea y organizaciones de la sociedad civil.
  • Asegurarse de que los sistemas judiciales continúen procesando a los abusadores.
  • Establecer sistemas de advertencia de emergencia en farmacias y supermercados.
  • Declarar refugios como servicios esenciales.
  • Crear formas seguras para que las mujeres busquen apoyo sin alertar a sus abusadores.
  • Evitar liberar a los presos condenados por violencia contra las mujeres de cualquier forma.
  • Ampliar las campañas de sensibilización del público, especialmente las dirigidas a hombres y niños.

El Secretario General de la ONU, concluyó:

Juntos podemos y debemos prevenir la violencia en todas partes, desde las zonas de guerra hasta los hogares de las personas, mientras trabajamos para vencer a la COVID-19.

Una «tormenta perfecta para controlar, comportamiento violento a puerta cerrada»

Haciéndose eco del mensaje del jefe de la ONU, Phumzile Mlambo-Ngcuka, Directora ejecutiva de ONU Mujeres, dijo el lunes que el encierro está fomentando la tensión, creada por las preocupaciones de seguridad, salud y dinero.

Esta situación de confinamiento propicia una tormenta perfecta para controlar, y generar comportamiento violento a puerta cerrada.

Phumzile Mlambo-Ngcuka, Directora ejecutiva de ONU Mujeres.

La violencia doméstica ya es ampliamente denunciada, al menos el 40% de mujeres afectadas ha levantado la voz y buscado ayuda, no obstante la pandemia está haciendo que las denuncias sean aún más difíciles. Hay muchas mujeres y niñas que no tienen acceso a teléfonos, líneas de ayuda y servicios públicos.

«Estas limitaciones alimentan la impunidad de los perpetradores», dijo Phumzile Mlambo-Ngcuka, y agregó:

En muchos países, la ley no está del lado de las mujeres; uno de cada cuatro países no tiene leyes que protejan específicamente a las mujeres de la violencia doméstica.

Niña. Secretario de la ONU pide un "alto a la violencia en el mundo"... ¡violencia doméstica!

Kosovo ve aumento de violencia

Mientras tanto, en Kosovo, el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) citó al Ministerio de Justicia al informar un aumento del 17% en los casos de violencia de género, y las áreas urbanas fueron testigos de un aumento particular.

El mes pasado, después de que docenas de casos de COVID-19 fueron confirmados en el país y el gobierno declaró una emergencia de salud pública, se impuso un toque de 13 horas el 24 de marzo.

Besnik Sherifi del UNFPA instó a las mujeres a «usar la ventana del tiempo de libre circulación» si necesitaban escapar de la casa, pero agregó que la posibilidad de estar encerradas con un abusador durante 13 horas «es algo que debería preocuparnos a todas».

El UNFPA ha respondido brindando apoyo a los refugios para sobrevivientes y al mismo tiempo trabaja con organizaciones y líderes religiosos para crear conciencia sobre los mayores riesgos de violencia de género durante la pandemia.

«Necesitamos asegurarnos de que existan medidas para prevenir, proteger y mitigar las consecuencias de todas las formas de violencia, estigma y discriminación, especialmente aquellas contra mujeres y niñas durante los procesos y procedimientos de cuarentena y autoaislamiento», mencionó Visare Mujko-Nimani, Jefe de oficina del UNFPA en Kosovo.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact