Ambiental Noticias RSE

El hombre que quiere hacer los noodles más sustentables

El hombre que quiere hacer los noodles más sustentables

Pasó gran parte de su carrera desarrollando bocadillos cargados de calorías. Ahora, el empresario Christoph Langwallner está reinventando los fideos instantáneos en su búsqueda para promover la agricultura sostenible y proporcionar alimentos reconfortantes más nutritivos.

Pasó gran parte de su carrera desarrollando snacks cargados de calorías. Ahora, el empresario Christoph Langwallner está reinventando los fideos instantáneos en su búsqueda para promover la agricultura sostenible y proporcionar “comfort food” más nutritiva.

Su trabajo consistía en idear nuevas estrategias para que los niños y otros consumidores comieran más bocadillos, pero contenían exceso de calorías y carentes de nutrientes. Cuando regresó a casa, vio a sus dos hijos disfrutando de bocadillos similares y los desalentó a comer comida chatarra.

Supongo que hubo algún tipo de conflicto en mí que se hizo cada vez más fuerte, y me dije: todavía soy lo suficientemente joven, quiero hacer algo diferente por el resto de mi vida.

Christoph Langwallner.

Fue alrededor del año 2010, Langwallner tenía poco más de 40 años. Él y su familia vivían en India, donde se mudaron en 2006 después de una temporada agitada en Rusia; realizó el desarrollo de negocios de alimentos e investigación para un empresario austríaco, y al mismo tiempo cursó un Master de Administración de Empresas, a distancia.

Su tiempo en la India fue “extremadamente alegre” debido a la gente abierta y acogedora del país, pero también hubo desafíos mientras Langwallner navegaba por la compañía que fundó, Symega, a través de la crisis financiera mundial y otros eventos.

Cavando profundo

Cuando llegó el momento de seguir adelante, su socio compró Symega, y Langwallner se mudó con su familia a Singapur, uniéndose a una empresa internacional de alimentos y agronegocios.

Allí se le encomendó, entre otras cosas, explorar la transparencia de la cadena de suministro para varios productos con otra empresa multinacional.

Durante los dos años y medio con la compañía, Langwallner comenzó a investigar profundamente sobre datos de la industria agroalimentaria. Se dio cuenta de que de las 300,000 especies de alimento aptas para el consumo humano, solo tres (trigo, maíz y arroz) representaban el 60% de todas las calorías consumidas.

La industria se estaba consolidando y los agricultores no tenían control sobre los precios de sus productos, por lo que tenían dificultades para sobrevivir.

Comencé a profundizar más y más en el tema, para tratar de comprender los problemas fundamentales como los suelos degradados.

Si seguimos haciendo monocultivo, en algún momento tarde o temprano, estaremos luchando para producir suficientes calorías para 10 mil millones de personas, mientras al mismo tiempo, mantenemos nuestros bosques primarios.

Dijo, refiriéndose a la población mundial proyectada para el 2050.

Para Langwallner, las cuestiones de salud pública y planetaria estaban entrelazadas.

Estaba pensando en cómo los alimentos que consumimos actualmente afectan la salud de los consumidores. Lo vi en mis hijos y, francamente, también lo vi en mí. Tenía tanto sobrepeso, me di cuenta, de que si continuaba de esta manera pronto tendría muchos problemas.

Los instintos de Langwallner como empresario resurgieron de un “niño granjero” que sabía cómo ordeñar vacas antes de saber cómo escribir su nombre. Su familia tenía una granja de tamaño medio que criaba ganado y cerdos y tenía un restaurante en Salzburgo. De sus padres heredó el instinto de hacer las cosas por su cuenta.

¿Qué es la verdadera sostenibilidad?

En 2013, fundó la compañía de tecnología de alimentos de Singapur NamZ. La sostenibilidad, para el veterano de la industria, ahora significaba promover la biodiversidad mediante el uso de múltiples cultivos y de tierras cultivables degradadas. Significaba un comercio más justo y mejorar la resiliencia de las comunidades agrícolas, al permitirles tener múltiples flujos de ingresos. Significaba producir alimentos saludables, completos con micronutrientes para los consumidores.

Para él, era obvio que debía haber demanda de cultivos diversos y nutritivos como las leguminosas, para que los agricultores pudieran cultivarlos.  

Basándose en su experiencia en el desarrollo de refrigerios, Langwallner, cofundador y director ejecutivo de NamZ, fijó su vista en uno de los alimentos más populares del mundo: los fideos instantáneos.

El producto fue inventado en 1958 por el fundador de Nissin Foods, Momofuku Ando, un japonés nacido en Taiwán que frió los fideos para eliminar su humedad y preservarlos durante un período más prolongado. Fue una “iniciativa fantástica” para alimentar a las masas después de la Segunda Guerra Mundial, pero con la paradoja nutricional moderna de la desnutrición y la obesidad, así como la tala de bosques para la agricultura, la producción debe ser revisada, dijo.

Es harina refinada, aceite de palma refinado y una bolsita con condimento que es muy potente en términos de sabor, pero al final del día, no hay nutrientes.

Con más de 100 mil millones de porciones de fideos instantáneos consumidos al año, tenía claro que si se podía rediseñar la comida reconfortante, se podrían abordar muchos problemas, desde la granja hasta la mesa.

Deshidratación disruptiva

Langwallner inicialmente quería hacer cambios incrementando la producción de fideos instantáneos, por ejemplo, simplemente reduciendo el aceite absorbido por los fideos. Pero empujado por el cofundador de NamZ, el innovador británico de alimentos y cosméticos, el Dr. Peter Cheetham, más tarde amplió su ambición y encontró una manera de acabar con la fritura, deshidratando los fideos a través del vapor y el aire de alta velocidad.

Esto permitió a NamZ desarrollar fideos multicolores sin colorantes sintéticos, y utilizar cultivos para el futuro como el maní Bambara y la moringa. Los cultivos que se adaptan al futuro son aquellos que pueden resistir climas predecibles, requieren menos agua, son ricos en nutrientes y pueden producir buenos rendimientos económicos en tierras degradadas o marginadas.

Sus “fideos instantáneos” están actualmente disponibles en un puñado de lugares como el comedor de la Universidad Tecnológica Nanyang y los puntos de venta de Springleaf Prata Place, y se lanzarán oficialmente en Singapur en los próximos meses. El producto también ha despertado el interés de los restaurantes de lujo y puede implementarse en Europa central, a finales de año a través de una asociación con otra compañía, dijo Langwallner.

NamZ también analizará la viabilidad de opciones de embalaje más sostenibles que el plástico, en el futuro. La compañía está en pleno crecimiento operacional.

Después de establecer su tecnología a menor escala en una instalación en la región de Iskandar de Malasia, ha encontrado un socio tecnológico que ha invertido en una planta de fabricación a escala industrial.

Mientras tanto, Langwallner ha adoptado un estilo de vida más saludable, se convirtió en flexívoro antes de cambiar al vegetarianismo hace aproximadamente año y medio.

Si realmente queremos apreciar la sostenibilidad por lo que debería ser: un planeta más saludable, personas más saludables y una economía más justa, entonces tenemos que empezar a pensar de manera diferente.

Acerca del autor

Expok

Expok es una consultora y medio en responsabilidad corporativa. En este portal, creamos y curamos contenidos para el nicho interesado en la RSE y la sustentabilidad.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]