Noticias

¿Ropa fabricada con contaminación del aire? Esta marca lo hace posible

¿Ropa fabricada con contaminación del aire? Esta marca lo hace posible

¿Es posible tener ropa fabricada con contaminación? La marca de ropa de calle Pangaia quiere venderte contaminación. Literalmente.

De acuerdo con Fast Company la última colección cápsula de Pangaia incluye ropa y accesorios con logotipos que utilizan tinta negra hecha de partículas tóxicas. Estas partículas contribuirían al calentamiento global y dañarían la salud humana.

Sin embargo, Pangaia se asoció con Graviky Labs, una startup surgida de un proyecto del MIT, para aspirar partículas tóxicas de la atmósfera y transformarlas en tinta de serigrafía. Es la primera vez que este tipo de tinta se utiliza en prendas de vestir.

Ropa fabricada con contaminación

Anirudh Sharma, cofundador de Graviky, es de la India, donde la contaminación del aire es un grave problema. El país es el más contaminado del planeta con al menos 140 millones de personas que respiran un aire que supera casi 10 veces los límites de seguridad establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En las grandes ciudades, como Delhi y Calcuta, las plantas de fabricación arrojan diminutas partículas a la atmósfera, envolviendo la ciudad en una densa niebla perpetua. Hace seis años, cuando Sharma estudiaba en el Laboratorio de Medios del MIT, empezó a acariciar la idea de capturar estas partículas y transformarlas en un producto útil.

Surgió de la cultura hacker del MIT. Si hay un problema y lo miras de forma un poco diferente, puedes descubrir enormes oportunidades sin explotar.

Sharma.
Ropa fabricada con contaminación

Sharma se centró específicamente en el carbono, una de las mayores fuentes de contaminación atmosférica que entra en la atmósfera cuando los vehículos, las fábricas y las centrales eléctricas queman combustibles. Cuando las partículas son visibles, se puede ver el humo en el aire, pero las partículas más peligrosas son las que son demasiado pequeñas para percibirlas.

Estas partículas, conocidas como PM 2.5, pueden penetrar en los pulmones y el torrente sanguíneo de una persona, afectando a las funciones respiratorias y cardíacas. También permanecen en la atmósfera, atrapando el calor del sol y contribuyendo al cambio climático.

Es posible capturar estas partículas microscópicas, pero la mayoría de las empresas no tienen incentivos para hacerlo. Sharma cree que si esta contaminación se convirtiera en la materia prima de un nuevo producto, podría crear una nueva fuente de ingresos.

Si se crea un mercado para este carbono —para esta basura—, se recogerá más carbono.

Sharma.
¿Ropa fabricada con contaminación del aire? Esta marca lo hace posible

Desarrolló un proceso para filtrar las partículas de la atmósfera y, a continuación, aislar y purificar las partículas de carbono, de modo que fueran seguras para su uso. Cuando recogía suficientes partículas, creaba una masa sólida que se parecía un poco al carbón vegetal y se manchaba fácilmente en el papel. Así que empezó a crear tintas sólidas y líquidas, desde lápices hasta cartuchos de impresora. Cuando se graduó, lanzó Graviky Labs para seguir desarrollando y comercializando esta tinta, ahora llamada Air-Ink.

Desde entonces ha trasladado las operaciones de la empresa a la India, donde se asocia con fábricas y operadores de vehículos para capturar las emisiones de carbono en su origen. Graviky utiliza un dispositivo cilíndrico al que llama Kaalink para recoger los gases de escape, que luego se filtran para eliminar los metales pesados y los carcinógenos.

Al final del proceso, la empresa se queda con un pigmento negro que puede transformarse en varios tipos de tinta. (Las emisiones de 2,500 horas de conducción de un vehículo estándar pueden producir 150 litros de tinta, lo cual es suficiente para miles de camisetas).

Una nueva tinta de moda

Amanda Parkes, directora de innovación de Pangaia, es exalumna del MIT Media Lab y había oído hablar del trabajo de Sharma. La industria de la moda utiliza mucho la tinta para crear tintes y patrones en las telas, así que ella quería saber cómo podría funcionar Air-Ink en las prendas.

Ropa fabricada con contaminación

Juntos, Sharma y Parkes colaboraron en una versión que funcionara en serigrafía, que es como se aplican los patrones a la ropa. Comprobaron que la Air-Ink producía un pigmento negro comparable —o mejor— al que ya utilizaba Pangaia.

En el sector de la moda, pasamos mucho tiempo en la química sintética, utilizando un montón de productos químicos tóxicos, para conseguir un negro tan puro.

Ya tenemos esta tinta negra perfecta en la naturaleza, así que ¿por qué no utilizarla en lugar de sintetizar otra cosa?.

Amanda Parkes, directora de innovación de Pangaia,

Pangaia es conocida por utilizar materiales experimentales sostenibles en sus prendas, incluido un nuevo relleno patentado para las chaquetas de plumón hecho de un polímero que proviene de las flores silvestres y el maíz.

Pero nunca es fácil incorporar nuevos materiales a la cadena de suministro de la moda, dice. No sólo hay que enseñar a los fabricantes a utilizarlos, sino que, en algunos casos, el gobierno también tiene que aprobarlos.

Estamos hablando de un material que no tiene categoría porque es muy nuevo. Afortunadamente, contamos con un equipo de personas que tienen experiencia en lidiar con estos cuellos de botella normativos.

Amanda Parkes, directora de innovación de Pangaia.

Air-Ink cuesta actualmente el doble que otras tintas negras similares del mercado porque Graviky ha invertido mucho dinero en su desarrollo. Pero para una empresa como Pangaia, el material ofrece la oportunidad de iniciar una conversación sobre el papel de la moda en la contaminación atmosférica y el cambio climático, y cómo está tratando de abordarlo. La empresa tiene previsto seguir utilizando la tinta de Graviky en otros productos.

Hay mucho lenguaje en torno al cambio climático que es muy confuso.

La gente no entiende del todo la diferencia entre dióxido de carbono y partículas de carbono, o lo que significa secuestrar carbono. Con el lanzamiento de este producto, tenemos la oportunidad de mantener esta conversación.

Amanda Parkes, directora de innovación de Pangaia.

El objetivo final de Sharma es reducir el precio de Air-Ink para que sea competitivo con otras tintas. Dice que esto llevará varios años, pero espera que, mientras tanto, el componente de sostenibilidad de la tinta sea un punto de venta para las empresas que quieran mitigar su impacto de carbono.

Es un enfoque totalmente nuevo de la captura de carbono.

Estamos extrayendo literalmente partículas de carbono de la atmósfera y vendiéndolas al consumidor.

Amanda Parkes, directora de innovación de Pangaia.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario