Este reto sustentable te desafía a luchar contra la moda rápida. ¿Te atreves a ponerlo a prueba?

Amamos comprar ropa pero esta fascinación tiene un impacto muy malo en el entorno. Julia Mooney de Moorestown quiere que hagamos de este amor por industria textil algo más responsable y lanzó un reto sustentable que quizá quieras probar.

Reto Sustentable personal

Julia Mooney de Moorestown, Nueva Jersey, reconoce que la industria textil tiene una huella negativa en las comunidades y en el ambiente pero parte de este daño se ha provocado por el consumo irresponsable y la preferencia hacia la moda rápida.

Es por ello que decidió lanzar un reto sustentable con el que pudiera ejemplificarle a sus alumnos y a las personas que la moda puede ser sostenible y sobre todo, compartir que no existe una ley que establezca que diario tenemos que utilizar una prenda distinta.

«No hay ninguna regla en ninguna parte que diga que tenemos que usar una cosa diferente cada día. ¿Por qué nos preguntamos esto unos a otros?, ¿por qué exigimos que cada uno use algo diferente cada día y compre más ropa y alimente este consumo?», dijo.

Para iniciar con este reto sustentable y personal, y sin decirle a sus alumnos, decidió utilizar el mismo visto gris con botones durante 100 días seguidos. Algunos de los estudiantes se dieron cuenta desde el segundo día y otros hasta muchas semanas después.

¿Cómo reaccionaron?

Después de un tiempo decidió abrir un debate en el salón y descubrió que la mayoría de sus estudiantes se aferraron a la idea que debemos juzgarnos entre nosotros en función de lo que hacemos y no de lo que vestimos.

Julia Mooney mencionó que sus alumnos comentaron que el mundo de la moda rápida, bombardea constantemente con estereotipos e ideas superficiales que los limita a encontrar su verdadera esencia y los confunde.

Para ella, esto resalta otro problema de la industria textil que va más allá de su impacto negativo con el ambiente y las comunidades encargadas de customizar la ropa.

Pone en la mesa, un debate sobre cómo la industria textil nos ha hecho creer que es incorrecto utilizar un pantalón dos días seguidos y que si lo hacemos la gente puede juzgarnos.

Esta idea errónea ha obligado a las personas a consumir de manera irresponsable y a tener la presión de lucir bien todo el tiempo o de querer estrenar ropa constantemente.

Muchos de nosotros vivimos en situaciones estresantes y estamos cansados de la presión de lucir bien todo el tiempo y no estamos dispuestos a ser peones de la cultura del consumo. Queremos ser reconocidos por nuestras acciones no por nuestros pantalones nuevos o usados, mencionó.

Extender este mensaje…

De acuerdo con Mooney el reto personal de utilizar una misma prenda durante 100 días la inspiró a comenzar un blog en el que comparte la importancia y el valor de ser un “repetidor de ropa”.

En él, también comparte información valiosa sobre cómo evitar caer en un consumo irresponsable de la moda rápida, así como consejos para ser más conscientes sobre nuestra huella.

View this post on Instagram

"The negative space is just as important as the positive" -Ellsworth Kelly . . I didn't like minimalist artists when I was younger. I couldn't understand rejecting the drama and romance and eclectic possibilities of which art was capable. Now I appreciate that one really beautifully drawn stroke, one that really nails it, deserves no distractions surrounding it. I understand that many times, it is what you choose NOT to do that is truly powerful. . . I used to feel that less was a "bore" but I've come around to "less is more" and I feel so much more at peace. . . . #sunday #sundaymusings #OneOutfit100days #robertventuri #ludvigmiesvanderrohe #ellsworthkelly #minimalism #arthistory #modernism #modernart #activistart #slowfashion #lessismore

A post shared by Julia Mooney OneOutfit100Days (@oneoutfit100days) on

«Agonizar sobre qué ponerse en la mañana será cosa del pasado. Se resolvió el problema de espacio en el armario limitado», mencionó.

También comparte una interesante reflexión en la que nos invita a entender que si no cambiamos la cultura de la moda rápida que tenemos ahorita, la huella negativo se irá expandiendo, en el ambiente, en la sociedad y en las futuras generaciones.

Un reto sustentable para todos

Ahora, Mooney lanzó un reto para todos: “Pensemos antes de comprar, vestir, desechar y comprar nuevamente”, mencionó.

Esto abre el espacio a las siguientes preguntas: ¿Podemos comprar ropa usada?, ¿comprar con responsabilidad?, ¿comprar MENOS?, ¿aprender a coser algunas cosas? …

El reto esta sobre la mesa y te invita a querer, cuidar y reutilizar todas tus prendas. Existen una gran cantidad de tutoriales que indican cómo darle la vida a esas playeras olvidadas o a la ropa que creias arruinada.

La propia Mooney ha vuelto a usar pantalones para trabajar pero el efecto del experimento perdura y busca extender este mensaje a todas las personas.

«Estoy expresando mi interés en la salud de nuestro planeta y las personas que lo ocupan, mientras canalizo menos parte de mi energía en mi guardarropa y más en amar a mis hijos, ser paciente con mis alumnos y abrazar mi la existencia del día a día «.

Su experimento se ha extendido por todo el país. También puedes unirte y mostrar tus esfuerzos en Instagram utilizando la etiqueta #OneOutfit100Days.

¡Checa el resultado que se ha tenido hasta el momento!

Acerca del autor

Kenya Giovanini

Comunicóloga en formación por la UTEL. Melómana, cinéfila y amante de la cultura pop. Ha desarrollado contenido para Revista Kuadro y actualmente trabaja como Asistente Editorial en Expokews, donde se encarga de curar el contenido más relevante sobre responsabilidad social, diseñar la síntesis diaria y crear contenido entretenido acerca de estos temas.