Conoce más detalles sobre los proyectos ganadores

Cada semestre, Monsanto, a través de su Fundación invita a sus colaboradores a nivel Latinoamérica a participar en una convocatoria para apoyar proyectos sociales que contribuyan a mejorar la calidad de vida de las comunidades donde la compañía tiene operaciones.

Esto con el objetivo de promover el desarrollo de las comunidades y al mismo tiempo involucrar y sensibilizar a su fuerza de trabajo en temas sociales y de importancia para la Fundación.

La dinámica es la siguiente: durante un periodo de tiempo establecido por la Fundación, los colaboradores pueden enviar sus propuestas de proyectos de Responsabilidad Social relacionados con seguridad alimentaria y nutrición, educación o desarrollo comunitario, ejecutados por organizaciones sin fines de lucro.

Todo proyecto debe ser liderado por uno o varios colaboradores, mismos que se encargarán de dar seguimiento y de hacer la compilación de la información requerida.

El Comité de Evaluación de Fundación Monsanto realiza la selección de proyectos de acuerdo a los lineamientos, y en junio y diciembre, dependiendo del ciclo de la convocatoria, se publican los resultados.

El pasado mes de junio se dieron a conocer los resultados de la Primera Convocatoria Fundación Monsanto 2018, los dos proyectos ganadores fueron los siguientes:

Proyectos ganadores de la Primera Convocatoria Fundación Monsanto 2018

Programa nutricional basado en soya

Esta iniciativa de la organización Club Rotario Bogotá Laureles, proveniente de Bogotá, Colombia ganó una inversión de 57,000 dólares.

¿En qué consiste el proyecto?

El programa nutricional basado en soya es una estrategia de RS impulsada desde hace 14 años que se centra en reducir de forma significativa los niveles de desnutrición por escasez de recursos en comunidades vulnerables de Colombia.

El programa dona plantas procesadoras de soya a comunidades que tengan un mínimo de 300 o más personas en atención con problemas de desnutrición y hambre.

La operación de estas plantas permite la obtención de leche y masa de soya que puede ser empleada para la preparación de una gran variedad de alimentos con alto valor proteico y a bajo costo.

Leche de soya via Shutterstock

Fundación Monsanto desde 2004 ha apoyado a esta organización para llegar a más personas e incrementar el impacto. El Club Rotario Bogotá Laureles asegura que la participación de Fundación ha sido fundamental para complementar la nutrición y erradicar el hambre de las personas más necesitadas.

Gracias a los recursos facilitados por Fundación Monsanto se han instalado 45 plantas en 20 ciudades, que han beneficiado a 20,842 personas entre niños, niñas, adolescentes, jóvenes, madres lactantes, adultos mayores, personas con discapacidad y en situación de desplazamiento.

Con el apoyo de esta Primera Convocatoria de Fundación Monsanto 2018, se tiene el objetivo de instalar 10 plantas más, lograr un impacto de 3 mil personas, realizar 20 entrenamientos de 15 personas por planta instalada y potenciar 5 plantas que ya tienen más de 5 años instaladas y requieren mantenimiento.

Habilitación de espacios escolares para hijos de trabajadores del campo

Se trata de una iniciativa del Patronato Pro Educación del Municipio de Ahome A.C., de los Mochis, México, mismo que ganó una inversión de 80,000 dólares.

¿En qué consiste el proyecto?

El Patronato Pro Educación beneficia a la zona norte del estado de Sinaloa para promover la educación integral, abordando temas de importancia social como nutrición, salud, educación formal, prevención de riesgos y orientación para la vida.

escuelas despues del sismo, cinepolis, rse cinepolis, fundacion cinepolis, 19s, sismos mexico, sismos de septiembre mexico, septiembre 2017, escuelas afectadas por el sismo, educacion en emergencia, unicef

El proyecto ganador de esta convocatoria consiste en la rehabilitación de la Escuela Primaria Rosendo G. Castro, ubicada en la comunidad de Bagojo, Ahome, Sinaloa. Que atiende a 300 alumnos, hijos de trabajadores del campo, que estudian en condiciones poco seguras y saludables.

La iniciativa pretende que los alumnos de las comunidades cercanas puedan asistir a la escuela sin riesgo. De esta manera, los padres pueden ir a trabajar al campo tranquilos, sabiendo que sus hijos se encuentran en un lugar seguro y con mayores oportunidades.

Con el apoyo de la convocatoria de Fundación Monsanto se podrá trabajar en 5 aspectos de la escuela:

Agua: se buscará almacenar la poca agua que llega a la escuela en un contenedor industrial y filtrarla para que pueda ser agua potable y consumirse de forma saludable.

Baños y drenaje: se reconstruirán los baños escolares para abastecer las necesidades de los alumnos, ya que actualmente los baños no tienen la capacidad de cubrir al total de alumnos de la escuela.

Comedor/nutrición: se acondicionará un espacio de comedor escolar poniendo las condiciones básicas para que los menores puedan alimentarse en la escuela.

Electricidad: se conectará el sistema que necesita la subestación eléctrica que ya tiene la escuela para que funcione el aire acondicionado, ya que en esta región se llegan a temperaturas de más de 40 grados en verano.

Nutrición, prevención, deserción y participación escolar: los 300 alumnos, 234 padres y 10 maestros recibirán capacitación en tema de prevención de riesgo social, así como nutrición. Además con estas capacitaciones se disminuye el riesgo de deserción por falta de orientación.

El proyecto integral contribuye al desarrollo de los menores por medio de la mejora a los espacios educativos, con el objetivo de que puedan permanecer en la escuela denominada de tiempo completo y evitar que salgan del plantel educativo, así como evitar que abandonen sus estudios por falta de recursos.

Acerca del autor

Pamela Garcidueñas

Lic. en Ciencias de la Comunicación, egresada de la Universidad de La Salle Bajío, interesada en el conocimiento, la sociedad y el medio ambiente. Ha trabajado para distintas empresas formulando información de temas sociales; actualmente forma parte de Expok en el área de desarrollo de contenido.