Ambiental RSE RSI

Responsabilidad individual vs corporativa: Shell reaviva el debate

Responsabilidad individual vs corporativa: Shell reaviva el debate

Shell provocó un furioso estallido de indignación de los defensores de la acción climática, quienes la acusaron de desviar su propia responsabilidad.

La semana pasada, Royal Dutch Shell recibió una desagradable lección sobre cómo no realizar una encuesta en Twitter al preguntar a los usuarios de la popular aplicación, qué harían para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

La encuesta provocó un furioso estallido de indignación de los defensores de la acción climática, que acusaron a la empresa de desviar su propia responsabilidad en la crisis climática. Sin embargo, la encuesta plantea algunos puntos importantes sobre la capacidad de la acción individual para marcar la diferencia en las emisiones mundiales, aunque no sean exactamente los puntos que Shell pretendía hacer.

Una extraña encuesta de acción climática…

La encuesta de Shell provocó problemas desde que se lanzó el 2 de noviembre, en parte porque Shell se negó a proporcionar cualquier introducción o contexto para las preguntas.

El tuit de la compañía simplemente decía:

‘¿Qué estás dispuesto a cambiar para ayudar a reducir las emisiones?’ y ofrecía a los participantes cuatro opciones: “compensar las emisiones”, “dejar de volar”, “comprar un vehículo eléctrico” y “energía renovable”.

Solo el equipo de Shell puede decir lo que esperaban obtener de ese enfoque tan simple, excepto que el sondeo parecía más bien un intento de iniciar una conversación que cualquier intento significativo de medir la opinión pública. Después de enumerar las opciones, el tuit sugería continuar la conversación en el hilo de Twitter #EnergyDebate.

La encuesta recibió sólo 199 votos antes de que Shell la cerrara, posiblemente debido al abrumador torrente de respuestas negativas, que se cuentan por miles.

Greta Thunberg y la representante de EE.UU. Alexandria Ocasio-Cortez estuvieron entre los activistas climáticos de alto perfil que pusieron su sello de desaprobación de Twitter en la encuesta, atrayendo aún más atención no deseada sobre Shell.

¿Cuándo una opción no es una opción?

Shell y otros stakeholders de los combustibles fósiles son en última instancia responsables de gran parte de la crisis climática, sobre todo porque sus propios científicos confirmaron y predijeron correctamente el impacto de la extracción de petróleo y gas en el calentamiento global hace décadas.

La descarbonización de la economía mundial ya está en marcha, en parte por la insistencia de los inversores activistas. Shell y otras empresas líderes en energía fósil están girando hacia las energías renovables, y los defensores insisten en que deben acelerar el cambio para evitar un cambio climático catastrófico en los próximos años.

Sin embargo, si la intención de Shell era desviar la culpa hacia los individuos, la encuesta fue una forma peculiar de hacerlo. Las cuatro opciones presentadas en la encuesta no son realmente opciones individuales en absoluto.

El acceso a los vehículos eléctricos y la energía renovable dependen de la disponibilidad de la tecnología. Del mismo modo, el acceso a las compensaciones depende de los mercados y los instrumentos financieros. De hecho, las compensaciones superan el presupuesto de muchos hogares, especialmente los que ya se encuentran al límite durante la crisis de COVID-19.

De las cuatro opciones, el vuelo es la única que deja cierto margen de maniobra para la elección individual, especialmente en lo que respecta a las vacaciones y los viajes cortos. Incluso eso es algo engañoso. Mucha gente rara vez o nunca vuela en primer lugar, ya sea porque no lo necesitan, no pueden permitírselo o le temen. En la otra cara de la moneda, muchas personas que vuelan regularmente no tienen otra opción, a menos que planeen cambiar de profesión.

Además, todo el tema de los vuelos y las emisiones de carbono podría ser discutido en los próximos años a medida que la industria aeronáutica hace la transición a los biocombustibles, las baterías y las células de combustible.

Lo que Shell omitió

En todo caso, la encuesta pone el peso de la acción justo donde debe estar: sobre los hombros de Shell y otros contaminadores históricos.

Para ser claros, la encuesta no absuelve a los individuos de su responsabilidad de contribuir a un futuro más sostenible.

Si Shell realmente quería desviar la responsabilidad hacia los individuos, podría haber enumerado las elecciones reales que los individuos hacen a diario, con diversos grados de acceso basados en su situación financiera y otras circunstancias. Algunas de estas elecciones también pueden tener un efecto dominó, si ayudan a hacer crecer el mercado de productos más sostenibles.

Por ejemplo, los expertos en energía han reconocido desde hace mucho tiempo que la eficiencia energética es uno de los frutos de la descarbonización, ya sea que se trate simplemente de cambiar una bombilla o calafatear las ventanas, o de invertir en la climatización, en electrodomésticos de bajo consumo o en un nuevo sistema de calefacción, ventilación y aire acondicionado.

La elección de botellas reutilizables y otros artículos de larga duración en lugar de los desechables es otra esfera en la que las personas pueden ejercer su influencia sobre los fabricantes.

Lo mismo ocurre con la elección de comprar productos para el hogar que requieran menos embalaje, o productos que eliminen los petroquímicos.

La elección de reciclar es otra área en la que los individuos pueden ejercer una poderosa influencia, especialmente en los años futuros a medida que se disponga de la tecnología de reciclaje de última generación.

¿Por qué es importante?

Aunque algunos defensores del medio ambiente dudan en centrarse en las opciones de estilo de vida, eso también va a convertirse en una cuestión clave a medida que se acelere la tendencia a la descarbonización, simplemente porque los productos sostenibles no están libres de impactos.

Los productos de base biológica, la energía renovable, los vehículos eléctricos y otros productos están plagados de problemas de competencia de tierras, como la utilización de tierras agrícolas, bosques y hábitats naturales, además de los efectos relacionados con la minería y la industria manufacturera.

Sea como fuere, Shell tiene un largo camino por recorrer antes de poder echarle la culpa de la crisis climática a los individuos.

Como informó Energy Voice, en septiembre Shell se dedicó a una serie de nuevos activos petroleros en el mar a través de la empresa Kosmos Energy.

El 4 de noviembre, sólo dos días después de que Shell abandonara la encuesta de Twitter como una papa caliente, salieron a la luz informes de que la empresa había adquirido una participación en la cuenca de exploración de petróleo y gas de Transkei y Algoa frente a la costa este de Sudáfrica.

El acuerdo le da a Shell una mano en la exploración en curso de una extensión de 17,698 millas cuadradas, y la compañía ha anunciado planes para acelerar el calendario de trabajo ya en curso.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]