Noticias

Renunciar antes que vacunarse

Renunciar antes que vacunarse
Escrito por ExpokNews

De acuerdo con una encuesta, algunos colaboradores afirmaron que prefieren renunciar antes que vacunarse, ¿Decisión realista?

¿Los mandatos de vacunación en el lugar de trabajo, hacen que algunos empleados piensen en renunciar antes que vacunarse?

De acuerdo con información de The conversation, un hospital de Lowville (Nueva York), por ejemplo, tuvo que cerrar su sala de maternidad cuando docenas de empleados abandonaron sus puestos de trabajo en lugar de vacunarse. Al menos 125 empleados de la Indiana University Health dimitieron tras negarse a vacunarse.

Y varias encuestas han demostrado que hasta la mitad de los trabajadores no vacunados insisten en que dejarían sus puestos de trabajo si se les obligara a vacunarse, lo que ha hecho saltar las alarmas entre algunos de que más mandatos podrían provocar un éxodo de trabajadores en muchos sectores.

Renunciar antes que vacunarse

Renunciar antes que vacunarse

En junio de 2021, se realizó una encuesta a nivel nacional, financiada por la Fundación Robert Wood Johnson, que proporcionó una muestra de 1,036 personas que reflejaban la diversidad de la composición de los Estados Unidos.

Se pidió a los encuestados que dijeran qué harían si “las vacunas fueran obligatorias” para su empresa. Se propusieron varias acciones posibles, y podían marcar todas las que quisieran entre ellas renunciar antes que vacunarse.

El 16% de los encuestados con empleo renunciaría, empezaría a buscar otro empleo o ambas cosas si su empleador instituyera un mandato. Entre los que se declararon “indecisos” —casi una cuarta parte de los encuestados— se encontró que el 48% renunciaría o buscaría otro empleo.

Otras encuestas han mostrado resultados similares. Una encuesta de la Kaiser Family Foundation cifraba en un 50% el porcentaje de trabajadores que renunciaría. Por otra parte, en la encuesta se observa que el 63% de los trabajadores afirmaba que un mandato de vacunación les haría sentirse más seguros.

Renunciar antes que vacunarse

Datos contra realidad

Si bien es fácil y gratuito decirle a un encuestador que vas a dejar tu trabajo, hacerlo realmente cuando significa perder un sueldo del que tú y tu familia pueden depender es otra cosa.

Si nos basamos en una muestra de empresas que ya han establecido la obligación de vacunarse, el número real de personas que dimiten en lugar de vacunarse es mucho menor de lo que sugieren los datos de la encuesta.

El Hospital Metodista de Houston, por ejemplo, exigió a sus 25.000 trabajadores que se vacunaran antes del 7 de junio. Antes del mandato, alrededor del 15% de sus empleados no estaban vacunados.

A mediados de junio, ese porcentaje había bajado al 3% y llegó al 2% a finales de julio. Un total de 153 trabajadores fueron despedidos o renunciaron, mientras que a otros 285 se les concedieron exenciones médicas o religiosas y a 332 se les permitió aplazarla.

Renunciar antes que vacunarse

En Jewish Home Family, en Rockleigh (Nueva Jersey), solo cinco de sus 527 trabajadores renunciaron tras el mandato de vacunación. Dos de los 250 trabajadores abandonaron Westminster Village en Bloomington (Illinois), e incluso en el profundamente conservador Alabama rural, un estado con uno de los índices más bajos de aceptación de vacunas, Hanceville Nursing & Rehab Center solo perdió a seis de sus 260 empleados.

Delta Airlines no obligó a vacunarse, pero en agosto sometió a los trabajadores no vacunados a un recargo de 200 dólares al mes en su seguro médico. Sin embargo, la aerolínea afirma que menos del 2% de los empleados han renunciado por esta política.

Y en la Indiana University Health, los 125 trabajadores que renunciaron son de un total de 35.800 empleados, es decir, el 0,3%.

Facilitando las cosas

Los mandatos de vacunación anteriores, como el de la gripe, han tenido resultados similares: Pocas personas renunciaron a su trabajo por ellas.

Y la investigación sugiere que en las comunicaciones públicas hay algunas cosas que los empresarios pueden hacer para minimizar el número de trabajadores que renuncian por la política.

Se empieza por crear confianza con los empleados. Las empresas también deberían facilitar al máximo la vacunación, por ejemplo, proporcionando campañas de vacunación in situ, tiempo libre remunerado para vacunarse y hacer frente a los efectos secundarios, y ayudas para el cuidado de los niños o el transporte.

Por último, las investigaciones demuestran que es útil que las empresas contraten a mensajeros de confianza, como médicos, colegas y familiares, para que compartan la información sobre la vacuna.

En otras palabras, es poco probable que los mandatos de vacunación den lugar a una oleada de dimisiones, pero sí a un aumento de las tasas de vacunación.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario