Religión y filantropía ¿existe alguna relación? – ExpokNews

La tercera parte de las donaciones anuales se recibe en tiempo de celebraciones religiosas…

Acción de Gracias, Navidad, Hanukkah… En cada una de estas y otras celebraciones religión y filantropía parecer estar íntimamente vinculadas. Para millones de creyentes las festividades religiosas son tiempo de amar, de ofrecer al otro y de brindarse de forma desinteresada.

En los últimos años empresas y organizaciones sin fines de lucro han intentado capitalizar este fenómeno incentivando las donaciones y haciendo marketing con causa. Iniciativas como Giving Tuesday y diversas campañas como #Ihop4love o el mismo Juguetón, responden a este principio y han conseguido generar un impacto significativo.

Durante 2017, Giving Tuesday, por ejemplo, 2.5 millones de personas hicieron una donación en este marco y se recaudaron 300 millones de dólares online.

De acuerdo con información de la consultora norteamericana Neon, 31% de las donaciones que las organizaciones reunen en un año se da durante diciembre.

religion y filantropia

La temporalidad coincide con la época de celebraciones religiosas. No obstante,parece dificil descifrar con certeza si es que esto se debe únicamente a la moralidad religiosa, o el corte financiero anual de muchas empresas contribuye a ello.

De acuerdo con una publicación del Foro Económico Mundial, para la mayoría de los estadounidenses la fe juega un papel fundamental en su deseo de dar y servir.

Religión y filantropía

¿Cuánto pueden tus ganas de dar estar ligadas a tu fé, cualquiera que esta sea? La mayoría de las religiones están basadas en la idea del bien, el mal y la solidaridad como camino de enriquecimiento para el espíritu.

Según Giving USA , el principal informe anual de filantropía en Estados Unidos, las contribuciones religiosas representaron el 32 por ciento de todas las donaciones en Estados Unidos en 2016.

Estas donaciones se definen como aquellas que han sido realizadas a través de instituciones religiosas o grupos de misioneros.

Un estudio distinto, realizado por Conected to Give, encontró que el 73% de las donaciones estadounidenses fueron directamentea una organización identificada religiosamente.

En este contexto, no es una sorpresa que entre las ONG más grandes del mundo destaquen aquellas con un vínculo religioso. Tres de las diez organizaciones benéficas más grandespor ingresos totales en 2017,por ejemplo, son Catholic Charities, Salvation Army y National Christian Foundation. Todas ellas explícitamente religiosas. Además, este tipo de organizaciones conforman 13 de las 50 más importantes en Estados Unidos.

Existen múltiples factores que hacen posible este fenómeno. Uno de ellos es el elemento religioso como motivador de la filantropía; el otro es la tendencia clara a confiar en las instituciones religiosas por encima de otras organizaciones bajo la creencia de que estas son inherentemente buenas.

De acuerdo con David King, Profesor Asistente de Estudios Filantrópicos en la Universidad deIndiana, factores como la riqueza, el ingresopercibido o laeducación son predictores de la tendencia de una persona a donar; pero las creencias religiosas suelen estar entre los más importantes.

Las personas religiosas tienen una mayor tendencia a sumarse como voluntarios y a hacerdonaciones a causas tanto religiosas como laicas. Un segundo estudio de Conected To Give ha encontrdo que el 55% de los norteamericanos afirma que los valores religiosos son un importante motivador para donar.

Dichos valores pueden verse profundamente arraigados en los textos de casi todas las religiones. El profesor King, toma como ejemplo las tres religiones abrahámicas: El judaismo, el cristianismo y el islam.

En el judaismo:

Las escrituras hebreas se refieren a “tzedaká”, que literalmente significa justicia. Este principio se considera un mandamiento, por lo que el compromiso con la justicia es obligación moral de todos los judios.

Este mismo principio da prioridad en sus donaciones a las causas relacionadas con pobreza. Más allá de dar solo tiempo y dinero, los rabinos incluso refieren el concepto de “gemilut jasadim”, que literalmente significa bondad amorosa.

Una antigua frase judía, “tikkun olam”, que significa reparar o sanar el mundo, ha sido adoptada por muchas causas religiosas y seculares.

En el cristianismo:

Del mismo modo, la tradición cristiana ha considerado dar una práctica religiosa clave. Muchos cristianos todavía miran la Biblia hebrea y el diezmo, que implica dar una décima parte de los ingresos de un individuo, como el mandamiento de Dios .

En el Nuevo Testamento, Jesús no solo habló de dar un diezmo sino que desafió a los seguidores a dar mucho más. Por ejemplo, en elEvangelio de Mateo, Jesús le dijo al rico joven gobernante que vendiera todas sus posesiones. Siguiendo esos valores, una larga tradición monástica ha visto a hombres y mujeres tomar votos de pobreza para entregarse al trabajo de su fe . Hoy, si bien el diezmo puede no ser practicado por la mayoría de los cristianos, la mayoría entiende la práctica de dar como parte central de su fe .

En el islam:

Para los musulmanes, dar es uno de los cinco pilares del Islam.”Zakat” (que significa crecer en pureza) es un pago anual del 2.5 por ciento de los activos de uno, considerado por muchos como la obligación mínima de sus donaciones religiosas. La mayoría de los musulmanes de todo el mundo hacen sus pagos anuales de zakat como una práctica central de fe .

Por encima y más allá del zakat requerido, muchos musulmanes hacen regalos adicionales (a los que se refiere en general como “sadaqa”). Curiosamente, la palabra comparte la misma raíz que la “tzedaká” judía, que significa justicia. La entrega musulmanatambién se enfoca principalmente en los pobres.

Por supuesto, las donaciones caritativas no son solo para los ricos.Para aquellos que no tienen dinero para dar, el Profeta Muhammad considera que incluso el simple acto de sonreír es caridad, un regalo para otro.

Construyendo comunidades

Las tradiciones religiosas son claras en cuanto a que el valor de dar no descansa simplemente en aquellos que reciben el regalo. Los dadores se benefician ellos mismos. Como el sociólogo Christian Smith deja en claro, existe una paradoja para la generosidad : al dar lo que recibimos y aferrar, perdemos.

Al mismo tiempo, el objetivo de las donaciones religiosas no es solo lo que aporta a las personas. Más bien, es más un enfoque en la interacción humana y una visión de comunidad.

Tal vez lo más famoso es que el Rabino Maimónides del siglo XII delineó ocho niveles de dar : el más bajo es dar de mala gana y el más alto para sustentar, pero también para capacitar a una persona para que ya no necesite caridad.

Maimonides dejó en claro que no es tanto la cantidad de donaciones sino la forma en que se da lo que es importante para establecer una relación entre el que da y el que recibe. Dar debe evitar la humillación, la superioridad y la dependencia.

Cuando se trata de gran parte del trabajo humanitario y los servicios sociales, la religión suele ser el activo más valioso. Ya sea luchando contra el SIDA, la malaria o la pobreza, el desarrollo y la comunidad sin fines de lucro se han dado cuenta de que el éxito de los programas locales a menudo depende del apoyo de la comunidad de fe local . El compromiso del líder religioso local y la voluntad de interactuar con su vernáculo religioso es esencial.

Hace apenas unos años, la industria humanitaria estaba convencida de la verdad de este punto de vista cuando descubrió que la mayoría de los trabajadores de la salud que quedaban en el suelo en medio de la crisis del Ébola eran misioneros . La fe es el principal motivador para aquellos que financian y sirven en el hogar y en algunas de las partes más difíciles del mundo.

Donde se conecta con valores

Al trabajar a través del mandato de varias tradiciones religiosas hacia la curación del mundo y las motivaciones individuales para dar, las personas pueden entender que tienen más en común de lo que quizás se den cuenta.

Esto también podría ayudarlos a reflexionar más intencionalmente sobre sus contribuciones a fines de este año. En lugar de simplemente dar como parte de su rutina en diciembre, tal vez la gente debería tener en cuenta cómo su fe y valores motivan sus donaciones y el trabajo de las organizaciones sin fines de lucro que respaldan.

Al hacerlo, muchos pueden encontrar que su entrega y conexión con su fe, la fe de los demás y el trabajo al que han dado adquieren más significado para ellos, en esta época del año y en los años venideros.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga por la Universidad del Valle de México, especialista en marketing y RSE. Colabora en este espacio desde 2012 y es la encargada de planear el contenido de Expoknews para hacer llegar a tus manos información útil y entretenida.

Actualmente es estudiante de la Maestría en Mercadotecnia por la Universidad de la Comunicación.