Regular internet: ¿A qué costo? – ExpokNews

Los usuarios podrían terminar pagando el precio, ¡entérate!

A principios de 1996, John Perry Barlow, fundador de la Electronic Frontier Foundation y miembro único de Grateful Dead, declaró que Internet era independiente de los gobiernos nacionales.

“Declaro que el espacio social global que estamos construyendo es naturalmente independiente de las tiranías que intentas imponernos”, escribió. “Usted no tiene el derecho moral de gobernarnos ni tiene ningún método de cumplimiento que tengamos una verdadera razón para temer”.

Barlow, quien murió el año pasado, era más propenso a la prosa florida que muchos de sus contemporáneos, pero su declaración reflejaba una creencia generalizada de que Internet era una cosa aparte, donde las reglas y regulaciones tradicionales no lo hacían, y no podían, aplicar.

Durante años, este pensamiento libertario fue la filosofía guía de Silicon Valley, porque las empresas de tecnología rechazaron cualquier intento de regularlos o controlar el comportamiento de las personas en línea. Convenientemente, esta falta de regulación les permitió construir grandes monopolios y obtener enormes ganancias.

Hoy, Silicon Valley está enfrentando las repercusiones. En medio de preocupaciones generalizadas sobre noticias falsas, campañas de influencia, seguridad cibernética y el intercambio de contenido violento y extremista, cada vez más países están presionando para controlar la alta tecnología.

Reglamentación exagerada

La semana pasada, después de solo dos días de deliberaciones, y sobre las protestas de legisladores críticos, expertos de la industria y grupos de derechos, Australia introdujo una nueva legislación en respuesta a la masacre de Christchurch en Nueva Zelandia, gran parte de la cual fue transmitida en línea. Según las leyes, las empresas de Internet como Facebook y Google se verán obligadas a eliminar contenido violento o enfrentar multas masivas e incluso pasar tiempo en prisión.

Si bien Australia tiene un historial de alcance excesivo en lo que respecta a la regulación de Internet —en 2010 se abandonó un plan para hacer una lista negra de la web, en medio de críticas generalizadas—, el país no está solo en absoluto en el esfuerzo por un mayor control.

Este lunes, el gobierno de Reino Unido propuso ampliar nuevos poderes para enfrentar el contenido violento, noticias falsas y material dañino. Al igual que Australia, estas regulaciones impondrían obligaciones a las compañías web y le darían a un regulador de Internet recién constituido la capacidad de emitir multas y bloquear sitios.

“Es claro para nosotros que la autorregulación entre las empresas de tecnología no ha sido suficiente y ahora se necesita acción en la forma de regulación”, escribió en una nota, para la sección de opinión de CNN, Jeremy Wright, secretario de Estado de Reino Unido para lo digital, la cultura, los medios y el deporte. Prometió responsabilizar a las empresas de tecnología “por abordar el contenido y las acciones dañinas en línea”.

 “(Nosotros) haremos a las empresas de tecnología más responsables por el contenido que alojan y pondremos requisitos más estrictos en las plataformas para tomar medidas firmes contra el terrorismo y la explotación y el abuso sexual infantil”, agregó Wright.

En EE.UU., donde las empresas de tecnología se han beneficiado por décadas de legislación comprensiva y protecciones constitucionales para la libertad de expresión, hay llamamientos para una acción similar.

Este domingo, el candidato demócrata a la presidencia, Andrew Yang, propuso la creación de un defensor del pueblo para las noticias y la información “con el poder de multar a los infractores corporativos”.

“Necesitamos una prensa y un intercambio de información sólidos. Pero debemos enfrentarnos a la realidad de que las noticias falsas y la desinformación que se difunden a través de las redes sociales amenazan con socavar nuestra democracia y pueden hacer imposible que los ciudadanos tomen decisiones informadas sobre una serie de hechos compartidos”, dijo Yang en un comunicado. “Esto es particularmente problemático dado que los actores extranjeros, particularmente Rusia, tienen la intención de hacernos daño y capitalizar nuestra libertad de información. Necesitamos comenzar a monitorear y castigar a los malos actores para darles a los periodistas, con determinación, la oportunidad de hacer su trabajo”.

Acerca del autor

Janneth Del Real

Licenciada en Periodismo por la Escuela de Periodismo Carlos Septién. Ha trabajado en el periódico Mas por Más, revista SuperMujer, Pulso Pyme, Linio y en el Periódico AM de Querétaro. Actualmente desarrolla contenidos para Expoknews.

Mujer positiva que siempre busca el para qué de las cosas.