RSE

Recorte salarial vs código de vestimenta: un tercio de trabajadores aceptaría

Recorte salarial vs código de vestimenta: un tercio de trabajadores aceptaría
Escrito por ExpokNews

Los consumidores están dejando de lado prendas de trabajo formales, y hasta podrían aceptar un recorte salarial vs código de vestimenta.

El pasado otoño, el equipo de diseño de Lululemon observó algo inusual. Los hombres de Wall Street acudían en masa a la tienda de Brookfield Place, en el distrito financiero, para comprar los pantalones On the Move, que parecen chinos pero están hechos del mismo material suave, elástico y que absorbe la humedad que se utiliza en la ropa deportiva de la marca. Así es: Los ejecutivos de las finanzas por fin se deshacían de sus trajes.

De acuerdo con Fast Company, Lululemon no es el único que ha notado que los trajes ya no están de moda. Después de dos años de vivir la pandemia —pasando largos periodos trabajando en chándal desde la comodidad del sofá— la forma de vestir parece haber cambiado significativamente, quizás incluso de forma permanente.

Las marcas, los minoristas y los analistas han descubierto que los consumidores están dejando de lado los trajes, las blusas de seda y otras prendas de trabajo formales, y optan en cambio por prendas de aspecto profesional pero que se sienten como la ropa de descanso que se han acostumbrado a llevar.

Recorte salarial vs código de vestimenta

En cierto modo, este cambio forma parte de una tendencia más amplia. Durante décadas, los armarios de los estadounidenses se han vuelto cada vez más informales. En los años 90, los lugares de trabajo progresistas tenían «viernes informales», en los que los empleados podían cambiar sus trajes por caquis.

En la década de 2000, era normal que los trabajadores de profesiones tecnológicas o creativas llevaran jeans al trabajo. Fuera de la oficina, muchos de nosotros empezamos a llevar leggings y pantalones de chándal para algo más que los entrenamientos en el gimnasio, inspirando una categoría que se conoció como athleisure.

recorte salarial vs código de vestimenta

Este cambio se produjo a lo largo de décadas. Pero Juliana Prather, directora de marketing de la empresa de análisis de comercio minorista Edited, afirma que la pandemia aceleró la tendencia a la informalización.

Los datos de la firma muestran que los consumidores estaban engullendo pantalones de deporte en los últimos dos años, incluso cuando otras categorías de ropa, como los trajes y los conjuntos de fiesta, disminuyeron su popularidad. En 2021, a pesar de que los cierres habían terminado en gran medida, el mercado se inundó con un 53% más de pantalones de chándal que en 2020, y el 41% de ellos se agotó.

Durante años, la historia ha sido que los trabajadores querían estar cómodos en el trabajo.

Pero después de vivir en ropa de descanso durante dos años, la mayoría de la gente no puede concebir volver a la ropa profesional que es remotamente incómoda.

Juliana Prather, directora de marketing de la empresa de análisis de comercio minorista.

Es algo que también ha constatado Stitch Fix —un servicio de estilismo que entrega cajas de ropa a 4.2 millones de clientes—. En octubre de 2021, sus clientes pedían ropa para la «vuelta al trabajo» a un ritmo un 39% mayor que en el mismo periodo de 2020. Pero su idea de la ropa de trabajo había cambiado significativamente.

En una encuesta realizada a 1,000 consumidores, el 45% quería deshacerse del traje de negocios, mientras que el 31% no quería volver a usar una camisa abotonada o un pantalón de vestir. De hecho, casi un tercio de los consumidores afirmaba que prefería reducir su sueldo en un 10% antes que tener que vestirse para ir a trabajar todos los días.

recorte salarial vs código de vestimenta tendencia

Loretta Choy, directora general de ropa de mujer de Stitch Fix, dice que esto ha dado lugar a una nueva categoría de ropa de trabajo que prioriza la comodidad pero que también parece más presentable que una sudadera con capucha y unos leggings. Es una tendencia tan nueva que aún no hay un término consensuado para ella; algunos la describen como «comodidad empresarial» o «ocio laboral».

Las marcas están diseñando ropa de trabajo con cinturas elásticas y tejidos elásticos.

Los hombres llevan polos a la oficina en lugar de camisas oxford, y hay una tendencia de blazers hechos con tejidos de punto suave que se sienten como sudaderas.

Loretta Choy, directora general de ropa de mujer de Stitch Fix.

Cómo se adaptan las marcas de trajes

Incluso las marcas centradas en los trajes están tratando de adaptarse a esta mayor demanda de comodidad. Por ejemplo, Argent —una marca de ropa de trabajo femenina fundada en 2016—.

Sali Christeson, fundadora de Argent, lanzó la marca plenamente consciente de que el lugar de trabajo se estaba volviendo más informal, pero señala que siempre ha habido diferentes expectativas en torno a lo que los hombres y las mujeres pueden llevar a la oficina.

Las mujeres siempre han tenido un nivel de exigencia diferente en el lugar de trabajo. Muchas mujeres sienten la necesidad de proyectar profesionalidad en entrevistas y reuniones, y un traje puede transmitirlo.

Sali Christeson, fundadora de Argent.
recorte salarial vs código de vestimenta

Las mujeres se han visto especialmente afectadas por la pandemia, ya que casi 1.8 millones de ellas han dejado de trabajar desde marzo de 2020, al tener que asumir la carga de cuidar a los niños cuando se cerraron las escuelas. Muchas mujeres están ahora deseosas de volver.

Christeson afirma que, tras meses de disminución de las ventas, Argent ha observado un repunte en la demanda de trajes en el verano y el otoño de 2021, ya que las mujeres quieren lucir lo mejor posible al acudir a entrevistas y comenzar nuevos trabajos.

Pero Christeson reconoce que las mujeres también buscan comodidad, por lo que los diseñadores de Argent han creado nuevas prendas elásticas. Por ejemplo, en la última colección, Argent vende jerséis de punto con cuellos y jerséis de cuello alto que quedan bien bajo una americana o con pantalones. En sus imágenes, Argent también combina las americanas con jeans, camisetas e incluso monos.

Esto ha sido así en el mundo más amplio de la ropa de trabajo. M.M.LaFleur —otra empresa centrada en la ropa profesional de mujer— ha sacado al mercado un montón de chaquetas de punto, blazers tejidas y vestidos de punto, además de trajes y vestidos.

Empresas de trajes para hombres como Brooks Brothers, Hugo Boss y Mizzen+Main han promovido colecciones informales que incluyen muchas sudaderas y polos. «Se trata de una forma de vestir híbrida», dice Prather, de Edited. «Como la gente tiene estilos de vida cada vez más híbridos, yendo y viniendo entre el trabajo y el hogar, están combinando la ropa de trabajo con la de casa».

Del athleisure al workleisure

Lululemon estuvo en primera línea de la tendencia athleisure. Cuando se lanzó al mercado hace dos décadas, sus mallas de yoga de alta gama se convirtieron en un culto, y muchos clientes empezaron a llevar la ropa de deporte de la marca fuera del estudio.

En la última década, en algunos sectores —sobre todo en las profesiones tecnológicas y creativas— cada vez es más aceptable llevar ropa deportiva en la oficina. Las clientas de Lululemon han optado por llevar pantalones de yoga con una camisa abotonada al trabajo, mientras que los hombres han optado por joggers ajustados en lugar de caquis.

Sun Choe, director de producto de Lululemon, afirma que la empresa empezó a diseñar activamente piezas para este segmento del mercado. Creó camisas abotonadas fabricadas con el tipo de materiales que cabría esperar en un atuendo para hacer ejercicio, chaquetas para la lluvia diseñadas como gabardinas y, por supuesto, los pantalones On the Move, que salieron al mercado por primera vez hace siete años.

Choe dice que las prendas se diseñaron para que tuvieran un aspecto más profesional que la ropa de deporte de la marca, pero que siguieran permitiendo la libertad de movimiento; todas ellas han funcionado especialmente bien durante los dos últimos años.

Diseñamos estas prendas para personas que se desplazan activamente al trabajo, como los que van en bicicleta y no quieren tener que cambiarse al llegar a la oficina.

Los pantalones eran muy populares entre los profesionales de la tecnología, pero en el pasado eran demasiado informales para los profesionales de las finanzas, que todavía llevaban traje a la oficina. Pero estas prendas volaron de las estanterías durante la pandemia.

Sun Choe, director de producto de Lululemon.
recorte salarial vs código de vestimenta

Leland Drummond, cofundador de una nueva marca de ropa interior llamada LDMA («Life Deserves More Action») con Michele Thomas, señala que la pandemia no sólo aumentó el deseo de comodidad de los consumidores, sino que también difuminó las líneas entre las distintas actividades de nuestra vida.

Trabajar desde casa significa hacer ejercicio antes de la llamada de Zoom y luego llevar a los niños al parque infantil. Los consumidores buscan prendas diseñadas para la actividad, pero que les permitan seguir estando presentables.

Leland Drummond, cofundador de una nueva marca de ropa interior llamada LDMA.

Drummond lanzó LDMA para mujeres que querían ropa interior cómoda para hacer ejercicio, pero también transpirable y que absorbiera la humedad para poder usarla después del entrenamiento. (Su equipo también se centró en asegurarse de que las líneas de las pantaletas no se vieran a través de los leggings y las mallas, ya que esto es una violación segura de la profesionalidad en la oficina).

Desde su lanzamiento a mediados de noviembre, Drummond dice que la marca ha vendido el inventario de meses en cuestión de semanas, y ha tenido que reordenar los productos mucho antes de lo esperado.

Muchos minoristas y empresas de ropa no esperan que los trajes vuelvan, incluso si la pandemia retrocede y la gente vuelve a la oficina. Choy, de Stitch Fix, dice que las marcas están diseñando muchos menos trajes para el año que viene, centrándose en cambio en prendas de «ocio laboral» hechas con materiales que estamos acostumbrados a ver en ropa de descanso y de deporte.

Lululemon, por su parte, está poniendo su I+D en la creación de prendas que satisfagan estas demandas.

Tenemos mucha experiencia en la creación de ropa para sudar. Ahora estamos estudiando cómo integrar estas tecnologías en prendas que resulten perfectas para una reunión de la junta directiva o una llamada de Zoom.

Sun Choe, director de producto de Lululemon.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario