Género

Primer bono de género en América Latina, así funciona:

El bono se emite en Panamá para financiar a pequeñas y medianas empresas lideradas por mujeres.

Lograr la equidad de género es una de las metas que organizaciones internacionales, empresas y gobiernos tienen para los próximos años.

Incluso en el objetivo 5 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas para 2030, se habla de poner fin a todas las formas de discriminación contra todas las mujeres y las niñas del mundo.

Financieramente hablando se está forjando un compromiso encaminado hacia la paridad con los bonos de género.

Un bono de género es el aumento de la producción económica per
cápita que se genera conforme se avanza hacia la paridad entre mujeres y hombres en el mercado de trabajo, lo que supone la superación de barreras discriminatorias en contra de ellas, existentes tanto dentro como fuera de este mercado. El período de vigencia de este bono termina, en el momento en que se logre la igualdad de género en los mercados laborales.

De acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), la única manera de estimar la magnitud del bono de género en un determinado país, sería mediante el aumento de la producción económica per cápita resultante de la paridad laboral entre hombres y mujeres, el cual es calculado sobre la base de las cuentas nacionales del país.

«Se trata de una medida aproximada, ya que no considera en sus cálculos la producción económica que no es captada en las cuentas nacionales, tales como el cuidado de la familia y el trabajo en el hogar. Dado que las mujeres desempeñan estas actividades con mayor frecuencia que los hombres, la estimación en este caso tendería a exagerar la magnitud del verdadero bono de género».

Los bonos de género son lanzados por entidades financieras y corporaciones, con el objetivo de conseguir fondos que luego puedan usar en iniciativas que promuevan la igualdad de género o presten a mujeres empresarias.

Alineada a ello, en 2013, la Corporación Financiera Internacional (IFC, por sus siglas en inglés) del Banco Mundial, lanzó el programa Banking on Women Bond, con un importe de 268 millones de dólares para impulsar la financiación a mujeres emprendedoras por parte de entidades financieras.

De esa manera se pudieron apoyar aproximadamente 20 proyectos. Datos de Forbes, dicen que un 28% de los fondos fueron a entidades de América Latina y Caribe, como Banco Itaú en Chile y Banco Internacional de Ecuador. Posteriormente, la IFC ha integrado este tipo de bonos en su programa de bonos sociales, abriendo así el camino a esta estrategia de inversión. Luego, el Banco Asiático de Desarrollo siguió sus pasos dentro de las agencias multilaterales.

Primer bono de género en América Latina

Por su parte, el Banco Nacional de Australia (NAB, por sus siglas en inglés), emitió bonos de género por 500 millones de dólares australianos.

Dicha emisión fue adquirida por inversores institucionales dispuestos a promover la igualdad de género en el trabajo, a cambio de un rendimiento financiero. Así fue que las empresas comenzaban a impulsar la igualdad de género entre su plantilla.

Forbes menciona que durante 2018, los bonos de género saltaron de Australia a Canadá y Turquía. Imperial Bank of Commerce (IBC) hizo una operación por 769 millones de dólares para impulsar los préstamos corporativos del banco a empresas que tuvieran una representación femenina de al menos el 30% entre su alta dirección o en el consejo de administración, y que hubiesen firmado el Catalyst Accord 2022, un acuerdo impulsado en Canadá para promover el desarrollo de la mujer en las empresas.

En Turquía, el Banco Garanti, filial de BBVA, emitió bonos por 75 millones de dólares para financiar a empresas lideradas por mujeres.

Sin embargo, en América Latina, y Panamá en particular, el mercado es muy reciente. Banistmo, filial de Bancolombia y segunda entidad de Panamá, ha inaugurado este mercado en la región con una emisión de 50 millones de dólares.

Cabe destacar que los fondos que se recauden serán usados para ampliar el alcance del programa «Impulsa» del banco panameño, que apoya a pequeñas y medianas empresas lideradas por mujeres.

Antes hubo algunas operaciones de bonos sociales que, entre otros objetivos, incluían el apoyo a la mujer y el impulso a la igualdad, sin embargo, todavía queda mucho por hacer.

Acerca del autor

Janneth Del Real

Licenciada en Periodismo por la Escuela de Periodismo Carlos Septién. Ha trabajado en el periódico Mas por Más, revista SuperMujer, Pulso Pyme, Linio y en el Periódico AM de Querétaro. Actualmente desarrolla contenidos para Expoknews.

Mujer positiva que siempre busca el para qué de las cosas.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact