Notas

Patagonia y un mensaje decembrino

diferencia entre causa y propósito
Escrito por ExpokNews

patagonia sustentabilidad

¿Podemos cambiar el “chip” de nuestros hábitos de consumo ahora en Navidad y en adelante?

Patagonia es una empresa que he seguido y admirado desde que tuve conocimiento que existía. Es una organización cuyo compromiso con su impacto en el medio ambiente y en la sociedad es bastante genuino. Este compromiso está en el ADN de la empresa desde el momento que producen artículos para realizar actividades en el exterior desde caminatas y campismo hasta surfing, ski y montañismo.

Recuerdo que de las primeras cosas que me llamaron la atención de Patagonia fueron sus programas de 1% for the Planet y el reemplazo de artículos Patagonia desgastados y en malas condiciones. El primero se refiere a un programa en donde la compañía se compromete a dedicar 1% de sus ventas a la preservación y restauración del medio ambiente y a lo largo de los años (desde los años 80) ha donado cerca de $50 millones de dólares y ha ayudado a más de una organización cuya misión es la de conservar el medio ambiente. El segundo era un programa –ya no vigente- para reemplazar artículos comprados en la empresa cuya vida útil había llegado a su fin. El cliente llevaba la prenda (generalmente chamarras) a la tienda y Patagonia lo reemplazaba por uno nuevo. Para evitar abusos con este programa, la empresa cambió ésta política por una de reparación.  Por lo que ahora el cliente puede llevar sus artículos a tienda para que éstos sean reparados.

Recientemente llegó a mis manos un video de una campaña de la empresa para fomentar el uso y larga vida que uno como consumidor le da a los artículos. Ésta campaña se llama “Worn Wear”, la cual se podría traducir como “Usar lo Desgastado”. El mensaje es fomentar el largo uso de los artículos que ya tenemos. En vísperas del “Black Friday”, y su lamentable y pésima copia mexicana del “Buen Fin”, escribí un par de posts en mi página de Facebook sobre el reformular el consumismo. Seguramente para estas fechas ya mucha gente hizo sus compras navideñas, sin embargo, no está de más hacer una reflexión sobre lo que compramos y regalamos. No creo que debamos cambiar las tradiciones, pues es forma muy fina y profunda de quiénes somos y de nuestras culturas. Más allá del clásico y muy cierto “regalar afecto, no comprarlo”, en ésta época en donde las reflexiones y recuentos de todo un año son práctica común, los invito a reflexionar sobre lo que nos motiva a comprar y regalar en ésta y otras épocas. ¿Qué dicen nuestras compras de nuestros valores? ¿Qué estamos comunicando con nuestros regalos personales y corporativos?

Patagonia está catalogada, después de Unilever, como la segunda más responsable porque integra de forma real su visión de sustentabilidad en sus productos, en su cultura y por que dicha visión es comprometida, clara y además está bien comunicada. Si somos tan buenos para copiar productos, modelos, ideas, ¿por qué no copiar estos modelos que aceleren nuestra agenda de liderazgo empresarial hacia la sustentabilidad?

Espero con todo cariño que pasen muy felices fiestas. ¡Muy Feliz Navidad!


Itzel Orozco
Itzel Orozco

Itzel Orozco cuenta con más de 15 años de trayectoria profesional ha desarrollado su práctica de consultoría de negocios y sustentabilidad en Latinoamérica, EE.UU. y Europa. Se ha especializado en dar asesorías y entrenamientos en liderazgo y estrategia de negocios con el enfoque en sustentabilidad.

Itzel ha impartido y facilitado multiples talleres y seminarios en temas de liderazgo, sustentabilidad, innovación, emprendedurismo, responsabilidad social corporativa; también ha impartido clases de Empresas Sustentables en la Universidad Iberoamericana y en la Universidad Anáhuac.

Itzel cuenta con MBA de la Universidad de Oregon, con una maestría en Liderazgo Estratégico hacia la Sustentabilidad por el Blekinge Institute of Technology en Suecia y cuenta con una licenciatura en Economía (Honores) por la Universidad Tecnológica de México. Actualmente radica en la Ciudad de México.

Acerca del autor

ExpokNews

Comentarios

  • Las festividades han sido un símbolo característico de toda civilización que haya existido, un consumo en exceso es en muchas ocasiones un símbolo característico de estas, pasando de un hábito de consumo a un exceso de consumo. Algunas festividades se realizan de manera más “solemne” hasta llegar a otras donde el derroche es su sello característico, y la historia nos ha mostrado que después del exceso llega la perdición.El consumir bienes o servicios mueve económicas, pero también transforma entornos. Nuestra paso depredador por cada uno estos entornos se ve reflejado en las calles después de una festividad, donde el cumulo de residuos no se hace esperar. ¿Y es que acaso vivimos en un mundo infinito? Tal vez esta pregunta nos lanzaría a replantear algunas de nuestras formas de consumo y en pensar en reproducir sistemas y modelos más sustentables, que reflejen nuestro “ser” mas no nuestro “querer ser”

  • Uziel, gracias por tu comentario. En resumen, nuestros hábitos de consumo parten de cubrir necesidades básicas, pero al estar éstas cubiertas, el consumo se convierte en comportamiento reactivo ante herramientas del marketing y las necesidades que estas mismas crean. Necesitamos sí adaptarnos al entorno, pero sobretodo “resetear” nuestra visión sobre los recursos dentro de la biósfera (Tierra) y el hecho que formamos parte integral de ella. ¡Saludos y Feliz Año!

Dejar un comentario