El Medio Maratón se realizó el domingo pasado y contó con la participación de corredores con causa. ¿Aprovechas esto en beneficio de tu organización?

Uno de los temas más relevantes para las organizaciones del tercer sector tiene que ver con la obtención de recursos para ejecutar sus programas.

Incluso cuando se trata de fundaciones empresariales que reciben una cantidad determinada de las ganancias corporativas, la importancia de conseguir recursos adicionales no deja de ser clave para la sustentabilidad de la organización.

Si crees que lo has intentado todo para incrementar los recursos disponibles para tu organización social, quizá te falta preguntarte para qué sirven las carreras con causa.

Para qué sirven las carreras con causa

En los últimos años se ha registrado un boom del running.

El número de corredores no deja de crecer: tan sólo en 2015 se incrementaron 40%, de acuerdo con datos del Congreso de la Industria del Running.

A esto se suma el rápido repunte que han tenido las carreras deportivas en los últimos años. Emoción Deportiva, una marca que se ha posicionado en la organización de estos eventos, llevó a cabo su primera carrera en el año 2000, con 4,500 corredores. Catorce años después, ya organizaba más de 100 carreras en un año, con la participación de 500,000 corredores.

De manera paralela ha crecido el interés de las empresas en promover estilos de vida saludables entre sus colaboradores, por lo que algunas de ellas ya organizan o participan en carreras deportivas convocando a sus empleados y apoyándolos, a veces, con una parte o el total de la inscripción.

Es recurrente que la participación de las empresas se dé de la mano de una organización social, la cual resulte beneficiada con la recaudación de las inscripciones o alguna otra aportación en especie, permitiendo a la empresa comunicar su participación como una “carrera con causa”.

Por si todo esto fuera poco, es bien sabido que las generaciones más jóvenes son las más preocupadas por las causas sociales y afines a apoyar alguna organización de manera activa.

¿Qué nos dicen estos datos? Que hay un área de oportunidad en este mercado a la que podemos recurrir como parte de las estrategias de acopio de fondos, aprovechando al máximo el valor de para qué sirven las carreras con causa.

Correr con causa

Es importante que como organización del tercer sector se identifique a las empresas participantes en estas carreras que sean afines al objeto social que tiene la organización.

Lo anterior es fundamental para generar una posibilidad real de recibir apoyo o alguna manera de colaboración que haga sentido estratégico a ambas partes.

Así, es posible buscarlas de manera previa a la carrera para buscar algún tipo de apoyo que pudiera obtenerse a través de la inscripción de sus colaboradores.

Las organizaciones de la sociedad civil (OSC) deben tener la capacidad de hacer una oferta atractiva a la empresa de la que buscan recursos, por ejemplo, la posibilidad de realizar una experiencia de voluntariado o una jornada de convivencia para los colaboradores de la empresa, con la población objetivo que beneficia la organización.

Fortalecer vínculo con beneficiarios

Otra forma en que las OSC pueden aprovechar el para qué sirven las carreras con causa es convocando a sus propios beneficiarios, lo que fortalece el vínculo que tienen con ellos y destacan su papel fundamental para la organización.

Esta dinámica puede darse en carreras como el Medio Maratón de la Ciudad de México, que se llevó a cabo el domingo pasado.

El acercamiento se da a través del Instituto del Deporte del Distrito Federal (Indeporte), que establece el tope máximo en que las fundaciones y organizaciones pueden vender los registros para las carreras entre su población beneficiaria e interesados.

La participación de las fundaciones y organizaciones “consiste en la venta de registros para corredores, obteniendo un porcentaje de la venta de estos para nuestra recaudación”, explica Alejandro Eslava, director administrativo de la Fundación Amigos de la Juventud (Fundaju), que formó parte del grupo de organizaciones que corrió con causa el pasado domingo.

“Iniciamos la promoción del evento desde abril, al interior de nuestras oficinas así como a través de nuestras redes sociales y nuestra comunidad de becarios, padres de familia y niños beneficiarios. Además de la respuesta que tuvimos de ellos, nuestra aspiración fue tener contacto con empresas patrocinadoras que en un futuro puedan participar con nosotros”, explica.

A través de su programa Fondo de Becas, Fundaju tiene 65 becarios de todos los niveles educativos, a quienes les otorga apoyos económicos para que puedan seguir estudiando.

Marijose y Geraldine son dos de las becarias de Fundaju, quienes no dudaron en adquirir su registro para el medio maratón en cuanto las convocó la fundación.
Ambas estudian ingeniería en Animación Digital, en la Universidad del Valle de México Campus Tlalpan. La organización les apoya con alrededor de 30% de su matrícula escolar semestral.

“Yo siento que ahorita ya estoy cumpliendo mi sueño, porque gracias a este apoyo estoy estudiando lo que quiero en la Ciudad de México”, cuanta Geraldine, quien dejó Aguascalientes junto con su mamá, hace tres años, ya que allá no encontró su carrera.

Marijose considera que la beca de Fundaju le permite “ver a mis papás más tranquilos y eso me hace estar tan agradecida y me motiva a echarle más ganas”.

Para Alejandro Eslava, esta fue apenas la primera experiencia en una carrera deportiva y ya se alistan para participar en el próximo Maratón de la Ciudad de México, que se correrá el domingo 26 de agosto.

Así que si vas a participar como empresa o corredor, ¿por qué no hacerlo apoyando a una organización de la sociedad civil a que fortalezca su labor? Causas hay muchas y puedes elegir la que más vaya con tus valores.

Acerca del autor

Alejandra Aguilar

Periodista especializada en responsabilidad social y sustentabilidad. Ha colaborado en medios como El Universal, El Economista y Mundo Ejecutivo; así como participado en publicaciones y pláticas de RSE.
Desde 2015 desarrolla investigación y contenido en Expok. #OrgullosamenteUNAM