Ambiental Gobierno Noticias Organizaciones internacionales RSE

Pacto climático de Glasgow: ¿Y el bla bla bla de la COP?

Escrito por ExpokNews

Las negociaciones de la COP26, y sus resultados, han polarizado a la comunidad climática internacional.

En ninguna conferencia de las Naciones Unidas sobre el clima se ha producido un aluvión de declaraciones prometedoras sobre el clima en tan poco tiempo como en la 26ª Conferencia de las Partes (COP26) celebrada en Glasgow. La conferencia concluyó con el acuerdo de 197 países sobre un nuevo acuerdo climático, el Pacto Climático de Glasgow.

Pacto climático de Glasgow

De acuerdo con The Conversation, antes de la COP26, los países habían asumido diversos compromisos para limitar las emisiones de aquí a 2030, conocidos como “contribuciones determinadas a nivel nacional” (CDN). Muchos de ellos añadieron a sus CDNs declaraciones de cero emisiones a largo plazo durante la conferencia —como la promesa del Reino Unido de cero emisiones para 2050—, así como otras declaraciones no vinculantes relacionadas con temas como las energías renovables.

Esto deja tres fuentes diferentes de declaraciones de emisiones que hay que evaluar para hacer un balance de la situación actual.

Esta COP ha sido testigo de una serie de ambiciosas declaraciones —incluida la primera alianza contra la extracción de combustibles fósiles y una coalición de acción climática de 220 miembros—, pero es difícil confiar en su aplicación.

Se hicieron muchas declaraciones por parte de coaliciones de naciones pequeñas sobre temas como la deforestación, las emisiones de metano y el uso del carbón. Pero no son acuerdos vinculantes entre las 197 partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) que participan en la COP. Son declaraciones de intenciones que, por desgracia, no siempre se cumplen.

Y aunque los objetivos climáticos fijados por el Acuerdo de París sobre el Clima incluyen la continuación de los esfuerzos para limitar el calentamiento de la superficie del planeta a 1.5 ºC por encima de su media preindustrial en 2100, las actuales promesas de emisiones seguirán provocando probablemente un calentamiento superior a los 2 ºC. Esta disparidad se ha denominado “brecha de credibilidad”.

En un mundo con un calentamiento de 1.5 °C, alrededor del 14% de los 7,900 millones de personas del mundo sufrirían olas de calor graves al menos una vez cada cinco años. Con un calentamiento de 2 °C, el número de personas afectadas sería tres veces mayor, exponiendo a otros 1,700 millones de personas a un calor extremo que pondría en peligro su vida.

Para alcanzar el objetivo de 1.5 ºC, las emisiones mundiales deben reducirse en un 45% para 2030. Sin embargo, un análisis realizado por el galardonado sitio de análisis climático Carbon Brief concluyó que las políticas climáticas actuales conducirán a un calentamiento de la superficie de alrededor de 2.7°C para 2100.

Si los países consiguen cumplir todas sus NDC para 2030 y cumplir las declaraciones realizadas en la COP26, el calentamiento previsto se reduce a unos 2.4 °C. Si los países también cumplen sus objetivos para llegar a un nivel neto cero, esto podría suponer un calentamiento de 1.8 °C.

Las interrogantes

En las últimas horas de una COP se refuerzan y debilitan varias cláusulas, de la primera a la segunda, a la tercera y a la redacción final. Estas horas se dedicaron principalmente a debatir tres cuestiones:

Las NDCs

¿El Pacto Climático de Glasgow comprometería a los países a reducir las emisiones lo más rápidamente posible, haciéndoles volver cada año a presentar NDCs más ambiciosas?

La ex jefa de clima de la ONU, Christiana Figueres, sugirió anteriormente que los países reforzaran sus NDC para 2030 en 2022, en lugar de 2025. En su versión final, el pacto pide -no obliga- a los países a hacerlo. Sin embargo, está por ver cómo responderán los países: en las horas posteriores a la COP, EE.UU. y Australia ya habían rechazado las peticiones de mejorar sus NDC para el próximo año.

Combustibles fósiles

¿Incluirá el pacto compromisos firmes para la reducción de la producción de combustibles fósiles y finalizará las normas para el comercio de emisiones y la compensación de la contaminación por carbono?

Por primera vez en un acuerdo climático de la ONU, los cuatro borradores del Pacto —incluida la versión final— contenían una declaración sobre los combustibles fósiles. Lamentablemente, esta declaración final quedó muy diluida.

Aunque en un principio el borrador pedía a los países que “aceleraran la eliminación del carbón y de las subvenciones a los combustibles fósiles”, esta redacción se modificó para solicitar que los países “aceleraran la eliminación del carbón no utilizado y de las subvenciones ineficientes a los combustibles fósiles”.

Se esperaba que esta declaración crítica se viera reforzada por el compromiso de colaboración recientemente anunciado entre los mayores emisores de gases de efecto invernadero actuales (China) e históricos (EE.UU.) para alcanzar los objetivos de 1.5°C en la década de 2020.

Pacto climático de Glasgow: ¿Y el bla bla bla de la COP?

Al final, fue esta alianza la que debilitó la redacción sobre el carbón. El consenso sólo se alcanzó cuando las partes acordaron, con visible pena, aceptar una intervención tardía para cambiar la “eliminación gradual” del carbón por la “reducción gradual”. No es de extrañar que el mayor rechazo se produjera en el caso de los combustibles fósiles, una industria que recibió 5.9 millones de dólares (4.4 millones de libras) de subvenciones en todo el mundo en 2020.

Financiación

¿Proporcionará el acuerdo niveles adecuados de ayuda financiera para ayudar a los países en desarrollo a adaptarse y sobrevivir al cambio climático?

Otros elementos críticos del pacto giran en torno a los elementos financieros del cambio climático, incluyendo la fijación de precios para el comercio de carbono, la financiación de la adaptación al clima y el pago por las pérdidas y daños causados por el clima extremo. Una declaración de un primer borrador pretendía establecer una ayuda financiera para “evitar, minimizar y afrontar las pérdidas y los daños asociados a los efectos adversos del cambio climático en los países en desarrollo”.

El Fondo de Pérdidas y Daños de Glasgow habría servido para canalizar recursos para apoyar a las personas que se encuentran en primera línea de los impactos del cambio climático. Sin embargo, la UE y EE.UU. bloquearon la propuesta, lo que supuso un duro golpe para los países en desarrollo.

En un tono más positivo, el pacto compromete a los países desarrollados a duplicar la financiación para ayudar a los países en desarrollo a adaptarse al cambio climático de aquí a 2025. Además, se acordaron finalmente las normas de comercio de carbono, aunque con posibles lagunas para las empresas que deseen utilizar la compensación de carbono para seguir emitiendo mientras pagan a otras para dejar el carbono en la tierra.

Avanzando

Las opiniones sobre el éxito del pacto están profundamente polarizadas. La presidencia de la COP consiguió que el pacto superara la línea de fuego solo pidiendo que algunos hicieran sacrificios y otros aceptaran ganancias menores, en lo que el presidente de la COP, Alok Sharma, argumentó que era en general un acuerdo equilibrado. Sin embargo, todo el problema del cambio climático es que es el resultado de un profundo desequilibrio histórico y actual.

El llamamiento a dejar de subvencionar el carbón y los combustibles fósiles, y a “mantener vivo el 1.5”, sobrevivió, aunque en estado crítico. Pero los que aclaman la COP26 como un éxito deben un profundo agradecimiento a las naciones del mundo en desarrollo que aceptaron el pacto y optaron por no pedir que se pague el saldo del cambio climático en su totalidad… todavía.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario