Ambiental Gobierno Grupos Vulnerables Noticias Organizaciones internacionales RSE

Países ricos incumplen obligaciones climáticas

Países ricos incumplen obligaciones climáticas
Escrito por ExpokNews

A partir de ahora, la cuestión de la justicia climática será ineludible para los países ricos. Hablemos de obligaciones climáticas.

La COP26, la recién concluida conferencia de la ONU sobre el cambio climático en Glasgow, marcó un punto de inflexión crítico en la política mundial.

De acuerdo con The Conversation, el Pacto Climático de Glasgow “insta” a los países ricos como Estados Unidos (denominados “países desarrollados” en el texto) a aumentar la financiación para los países pobres como Bangladesh (“países en desarrollo”) hasta unos 40,000 millones de dólares (29,800 millones de libras) anuales para 2025, con el fin de ayudarles a adaptarse a las crecientes inundaciones, sequías y otros efectos del cambio climático.

Este es un lenguaje bastante fuerte en la jerga de la ONU y es un apoyo bienvenido. Pero el mundo rico tiene un historial de incumplimiento de sus promesas financieras.

Solo se ha entregado el 80% de los 100,000 millones de dólares anuales prometidos hasta 2020 para ayudar a los países en desarrollo a mitigar sus emisiones y adaptarse al cambio climático.

Países ricos incumplen obligaciones climáticas

El hecho de que los países en vías de desarrollo no alcancen la cantidad necesaria para adaptarse al cambio climático significa que el mundo se enfrenta a una sentencia de por vida de impactos climáticos cada vez mayores.

Los impactos que no podremos prevenir o a los que no podremos adaptarnos se denominan “pérdidas y daños” en la jerga de la política climática internacional y ya están empezando a afectar a los países más vulnerables. El fracaso de la COP26 a la hora de comprometerse a mantener el calentamiento por debajo de los 1.5 °C supondrá más pérdidas y daños en el futuro.

obligaciones climáticas

Algunos consideran que el trabajo sobre pérdidas y daños es una forma de compensación por el daño que los países ricos han causado indirectamente a los pobres al contribuir desproporcionadamente al cambio climático con sus emisiones de gases de efecto invernadero. Otros prefieren el término “reparaciones climáticas”, y otros hablan de “fondos de solidaridad”.

Independientemente de cómo se describa, la letra pequeña del anterior tratado de la ONU sobre el clima, el acuerdo de París de 2015, pretendía aplastar cualquier noción de responsabilidad de los países desarrollados. Pero el resultado de la COP26 demuestra que la cuestión de quién es responsable y quién debe pagar por las consecuencias del cambio climático no puede seguir siendo ignorada. Sin embargo, incluso la financiación anual para el clima que se ha prometido no incluye ningún dinero asignado para pérdidas y daños.

¿Quién debe pagar?

La idea de pagar por las pérdidas y los daños se introdujo con las primeras negociaciones del tratado climático de la ONU en 1991 como algo que se debía a los pequeños estados insulares. Pero a lo largo de los años, otros grupos, incluidos los países más pobres y otros de África, han empezado a defender la cuestión.

Gracias a los grandes avances en el campo de la ciencia de la atribución, cada vez se conoce mejor la relación precisa entre las emisiones de origen humano y determinados fenómenos meteorológicos graves. Esta relación se intensificará con cada tonelada de emisiones, y para muchas de estas consecuencias climáticas no hay vuelta atrás.

Pérdidas y daños en Glasgow

Al llegar a la cumbre de Glasgow, los delegados eran conscientes de las crecientes necesidades de adaptación de los países en desarrollo. Adaptarse al cambio climático no es sencillo: incluso el Reino Unido, con toda su riqueza y su relativa falta de exposición, no lo está haciendo bien.

Antes de la COP26, todos los países debían actualizar sus planes de acción climática, conocidos como NDCs. Un análisis reciente mostró que un número cada vez mayor de países hablaba de pérdidas y daños en sus planes.

Esto tiene sentido: a medida que los países tengan que desviar cada vez más recursos para prepararse y responder a desastres como los ciclones, o la subida del nivel del mar y el deshielo de los glaciares, habrá menos financiación pública disponible para que reduzcan sus emisiones y contribuyan a cumplir el objetivo del 1.5℃.

Países ricos incumplen obligaciones climáticas

¿Más conversaciones?

En Glasgow se produjeron importantes avances. Pero gran parte de ellos vinieron de fuera de las salas de negociación.

Los negociadores que trabajan en el tema de las pérdidas y los daños mantuvieron sus conversaciones hasta altas horas de la noche para concretar lo que la Red de Santiago —una nueva forma de ofrecer asistencia técnica a los países en desarrollo— debería hacer para apoyar a los países de forma práctica.

Pero los avances fueron lentos y no se atendieron los llamamientos a la creación de un “Fondo de Pérdidas y Daños de Glasgow”, que habría proporcionado ayuda financiera a los países vulnerables.

En su lugar, se acordó la creación de un “Diálogo de Glasgow” para debatir los acuerdos de financiación en los próximos años. Esto podría ser un paso importante hacia un apoyo real y material para los países vulnerables. Pero en cierto modo, esto parece un déjà vu.

obligaciones climáticas

La COP23 en 2017 estableció un “Diálogo de Expertos de Suva” —un taller de dos días que produjo un documento técnico— para explorar la información sobre la financiación de pérdidas y daños. La COP24, al año siguiente, y la COP25, en 2019, impulsaron la creación de un grupo de expertos sobre pérdidas y daños que finalmente se puso en marcha a principios de 2021.

Los avances son graduales, pero con todos estos diálogos no es de extrañar que los jóvenes manifestantes denuncien este enfoque como “bla, bla, bla” de la acción climática.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario