Comunicados de Prensa

Olivia Alejandra, trabajadora del hogar víctima de la violencia de Estado

Los feminicidios son el resultado de una insuficiente protección a los derechos humanos.

Olivia Alejandra Negrete Avilés era una trabajadora del hogar, realizando su trabajo, cuando fue asesinada junto con 4 personas más el pasado 31 de julio en la colonia Narvarte.

La sucesión de hechos y la cobertura mediática desde que se supo de su asesinato y el de Nadia Vera, Rubén Espinosa, Yesenia Quiros Alfaro y Mile Virginia Martín, la han invisibilizado, y creemos que esto refuerza su vulnerabilidad y la de todas y todos los trabajadores del hogar en general. Creemos que sus feminicidios, y el asesinato de Rubén deben ser investigados en igualdad de condiciones y sin obviar el contexto de exilio que vivían Nadia y Rubén ante el clima de hostigamiento a la organización social en el estado de Veracruz.

De Alejandra sabemos poco, como también se conoce poco de las historias de vida de las más de 2 millones 300 mil trabajadoras del hogar en México. Ella era del Estado de México, tenía 40 años y era mamá, y creemos que su muerte no es incidental o colateral, sino parte de la violencia de genero que permite la violencia reiterada contra las mujeres en esta país. A Olivia Alejandra la asesinó el Estado.

Las trabajadoras del hogar nos sentimos afectadas porque sabemos que muy probablemente, el trabajo de Alejandra no era un trabajo digno, con seguridad social, un contrato por escrito y todos los derechos estipulados en el convenio 189 de la OIT sobre las trabajadoras y los trabajadores domésticos, que el Estado mexicano se ha negado a ratificar. Es por ello que pedimos que la familia de Alejandra sea indemnizada, revalorando así póstumamente su trabajo.

Estas condiciones son las mismas de precarización que cierran las posibilidades de vida, son esas mismas que hacían que Rubén Espinosa no tuviera un trabajo estable que le permitiera comenzar a reconstruir su vida en el exilio en las mejores condiciones.

Como trabajadoras del hogar, pero sobre todo como mujeres trabajadoras y como mexicanas, el asesinato de Rubén y los feminicidios de Yesenia, Mile, Nadia y Alejandra nos comprueban que el clima de violencia de Estado no se detiene frente a periodistas, activistas, defensores de derechos humanos, trabajadoras del hogar o cualquier otra persona. Por eso tenemos claro que nuestras luchas no pueden ser hechas por separado.

Queremos sumar nuestro dolor, nuestra rabia y nuestra capacidad de organizarnos a la de todas y todos los periodistas, los activistas sociales, y a la de los y las mexicanas en general. Los asesinatos y desapariciones forzadas en nuestro país no son ajenos a nadie. Mucho menos a las trabajadoras del hogar que vivimos la violencia y la discriminación estructural en nuestra cotidianidad. Por eso reiteramos nuestro dolor y nuestro apoyo en particular a la familia de Alejandra, y nos uniremos a las actividades que la ciudadanía convoque.

Las integrantes de Caceh, desde su constitución, han denunciado públicamente la violencia que viven las trabajadoras del hogar al interior de su fuente de trabajo y en consecuencia, repudiemos cualquier forma de violencia hacia las mujeres. Los feminicidios cometidos en la Ciudad de México el 31 de julio a la trabajadora del hogar, al fotoperiodista y tres mujeres, son el resultado de una insuficiente protección a los Derechos Humanos por los gobiernos. Por lo anterior demandamos de los gobiernos Estatal y Federal una investigación inmediata y transparente para determinar el móvil y a los culpables. Por su cuenta Caceh buscará a los familiares de la trabajadora del hogar para iniciar una queja ante tribunales internacionales.

#LasVamosaNombrar, #JusticiaParaTodxs

Centro de Apoyo y Capacitación para Empleadas del Hogar A.C.

Comunicado de Prensa

Acerca del autor

Expok

Expok es una consultora y medio en responsabilidad corporativa. En este portal, creamos y curamos contenidos para el nicho interesado en la RSE y la sustentabilidad.

Dejar un comentario