Ambiental Noticias

Ola de calor en California está causando… apagones

La ola de calor en California está causando... apagones

El estado está tomando medidas drásticas a medida que el calor extremo tensiona su red eléctrica.

California ordenó recientemente cortes de energía por primera vez desde el 2001, cuando una ola de calor en todo el estado puso a prueba su sistema eléctrico.

El Operador Independiente del Sistema de California (California ISO), que administra la red eléctrica, declaró estado de emergencia poco después de las 6:30 p.m. y ordenó a las empresas de servicios públicos de todo el estado que redujeran sus consumos de energía.

Pacific Gas & Electric, la empresa de servicios públicos más grande del estado, tuiteó que cortaría la energía a entre 200,000 y 250,000 clientes en cortes rotativos de aproximadamente una hora a la vez. A otras empresas de servicios públicos se les pidió que hicieran lo mismo.

La declaración de emergencia terminó justo antes de las 10 p.m. y la ISO de California dijo que la energía había sido restaurada en todo el estado.

El calor extremo es realmente el motor de esto.

Anne Gonzales, portavoz del operador de la red eléctrica.

El problema se produjo cuando las temperaturas en todo el estado alcanzaron los tres dígitos en muchas áreas, y el uso del aire acondicionado se disparó.

Las temperaturas fueron de 10 a 20 grados Fahrenheit por encima de lo normal en algunas áreas. Además, los restos de un sistema meteorológico tropical (cielo nublado) redujo la generación de energía de las plantas solares.

Anne Gonzales, portavoz del operador de la red eléctrica.

El estado trató de prepararse para el esperado aumento del uso de la electricidad instando a la conservación y tratando de comprar más energía, pero la construcción de un sistema de alta presión sobre los estados occidentales significaba que había menos disponible.

Se pronosticaba que las temperaturas y el uso de energía disminuyeran durante la noche, de esta forma la ISO de California esperaba que los apagones terminaran a medianoche.

“Se pronostica que la ola de calor dure hasta la próxima semana y el operador de la red eléctrica decidirá si continúan los cortes de energía día a día”, dijo Gonzales.

Estamos lidiando con el clima, las nubes, los incendios forestales… estas son situaciones que evolucionan rápidamente, que cambian rápidamente.

Anne Gonzales, portavoz del operador de la red eléctrica.

La última vez que el estado ordenó cortes de energía fue durante una crisis energética en 2001. Los apagones ocurrieron varias veces de enero a mayo, incluyendo uno que afectó a más de 1.5 millones de clientes en el mes de marzo. La causa fue una combinación de escasez de energía y la manipulación del mercado por los mayoristas de energía, incluyendo a Enron Corp, que hizo subir los precios al retener los suministros.

Los condados de todo el estado informaron de cortes aislados, aunque la ciudad de Los Ángeles, que tiene su propio sistema de generación de energía, no se vio afectada. Mientras los departamentos de policía advirtieron a la gente que tuviera cuidado en las carreteras donde había semáforos.

En el condado de Sonoma, en la región vinícola, el Departamento de Policía de Santa Rosa recibió una avalancha de llamadas y pidió a los residentes: “Por favor no llamen al 911 a menos que tengan una emergencia“.

Una ola de calor peligrosamente alta

La ola de calor trajo consigo temperaturas peligrosamente altas, un aumento del peligro de incendios forestales y el temor al coronavirus se extendió a medida que la gente acudía a las playas y parques en busca de alivio.

Los registros de calor se vieron afectados en varias ciudades. El centro de San Francisco alcanzó los 90 grados Fahrenheit, rebasando el máximo para esa fecha que era de 86°F el cual se había fijado en 1995. Salinas alcanzó los 102°F, 18 grados por encima del récord establecido el año pasado. Palm Springs alcanzó los 120°, rompiendo el récord del 2015 por varios grados.

Se esperaba que el clima sofocante continuara hasta el miércoles en el área metropolitana de Los Ángeles, el Valle Central, las colinas de Sierra Nevada y partes del área de la bahía de San Francisco.

Los condados de Santa Clara, Alameda y Contra Costa abrieron centros para refrescarse que darán la bienvenida a la gente este fin de semana a lo largo del día. Los funcionarios de San Francisco dijeron que la ciudad recomienda a la gente que se quede en casa y que si el calor en el interior se vuelve intolerable, que salgan a un lugar sombreado donde puedan mantenerse frescos y distantes de otras personas.

Los sitios interiores concurridos no son necesariamente seguros durante COVID-19. Es mejor seguir otras instrucciones durante esta ola de calor.

Mary Ellen Carroll, directora ejecutiva del Departamento de Manejo de Emergencias.

Carroll animó a los residentes a vigilar a sus familiares, amigos y vecinos, especialmente a los adultos mayores y a los de salud frágil, y recordó a la gente que siempre deben llevar una mascarilla cuando estén cerca de personas que no vivan en su casa.

Sabemos que será un fin de semana hermoso, pero queremos que todos recuerden que estamos en una respuesta muy seria al virus COVID-19“, dijo Carroll.

Ernesto Guerrero compró un pequeño aire acondicionado esta semana para La Tapatia, su restaurante en Martinez, al noreste de San Francisco, donde se predicen temperaturas de tres dígitos. Pero dijo que la unidad no ayuda mucho a enfriar las áreas de cocina porque la estufa funciona todo el día.

Es difícil. Los chicos de la cocina deberían recibir una paga especial por riesgos, porque hace mucho calor en la cocina.

Ernesto Guerrero a KTVU-TV.

Los Ángeles abrió centros para refrescarse, pero con capacidad limitada debido a los requerimientos de distanciamiento social por el virus.

Las abrasadoras temperaturas son una preocupación para los bomberos que luchan contra las llamas que ya han destruido varias casas y que han irrumpido cerca de los barrios rurales y urbanos al pie de las colinas, desplazándose a través de la maleza seca.

Además de la posibilidad de un golpe de calor y otras enfermedades de clima cálido, los funcionarios de salud se preocuparon de que la gente se apiñe en playas, lagos y otras áreas de recreación sin seguir las órdenes de distanciamiento social y de uso de mascarillas, una preocupación importante en el estado que ha visto más de 600,000 casos de coronavirus.

Israel vio un resurgimiento de COVID-19 después de que una ola de calor en mayo animara a los funcionarios escolares a dejar que los niños se quitaran las máscarillas, dijo el Dr. George Rutherford, epidemiólogo de la Universidad de California en San Francisco, al San Francisco Chronicle.

La gente querrá quitarse las mascarillas cuando haga calor. No lo hagan.

George Rutherford, epidemiólogo de la Universidad de California en San Francisco.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario