Ambiental Entendiendo la Responsabilidad Social RSE

“De la cuna a la cuna” significa más que reciclar

cual es la mejor manera de reciclar

Crear productos cien por ciento sustentables es posible gracias a este proceso.

Reciclar no es una tendencia, es una medida necesaria que debemos seguir para reducir la generación de desechos que causa mucho daño al medio ambiente y, por lo tanto, a nosotros. Varias organizaciones y programas se han esforzado por comunicarnos que sí, todo se puede reutilizar y reciclar por un tiempo indeterminado, lo único que se requiere es voluntad e ingenio para lograrlo.

El sistema de economía circular y el concepto de la cuna a la cuna (cradle to cradle) son dos alternativas que se han dado para reducir desechos, sin embargo, no hay que confundir una con la otra.

La economía circular se trata de aprovechar al máximo los productos, extendiendo su vida útil lo más que se pueda antes de desecharlos. Por otro lado, el diseño de la cuna a la cuna es un método holístico que se preocupa por asegurar que todo lo que involucra un producto –desde la concepción de la idea hasta el declive– sea sustentable y su ciclo de vida no termine, lo que la convierte en la mejor de ambas opciones.

Organizaciones y empresas se han interesado en este procedimiento y han conseguido certificar sus productos con Cradle to Cradle Product Certification Program (C2C), que evalúa los elementos que conforman los materiales que usa una empresa, por ejemplo, si contienen químicos dañinos o son reutilizables, cuántos recursos consume su producción y qué tan socialmente responsable es el corporativo productor.

como funciona el reciclaje de la cuna a la cuna

Gracias a Sustainable Brands, conocemos a una de las compañías que decidió crear un producto totalmente sustentable: Shaw, un fabricante de recubrimientos de piso. ¿Qué logró? Elaborar una alfombra que es fiel al diseño de la cuna a la cuna.

EcoWorx es el nombre que dieron a este nuevo tipo de loseta de alfombra, la primera certificada con C2C, y ya más del 65% de los productos de Shaw obtuvieron este distintivo. No obstante, este camino no es fácil y ha requerido un gran esfuerzo por parte de la empresa, así como creatividad y perseverancia.

Hay cuatro lecciones que podemos aprender de Shaw que te ayudarán a implementar el sistema C2C en tu negocio y, claro, prepararte para la certificación.

4 lecciones de C2C y Shaw

Todo comienza por el diseño

Concebir un producto sustentable desde el inicio es fundamental para tener éxito. Al empezar a darle forma a la idea, tienes que tomar en cuenta los materiales con los que típicamente fabricarías un producto y cómo reemplazarías los elementos que resulten nocivos.

Cuando EcoWorx se encontraba en esta primera etapa de planeación, Shaw removió de inmediato el policloruro de vinilo (PVC), un plástico que ha sido calificado tóxico y perjudicial para la salud, y los ftalatos, otro compuesto químico que es considerado riesgoso.

Pero el trabajo no acaba allí. La certificación C2C es una examinación continua que demanda reajustes en el diseño del producto, conforme nueva información es publicada. Shaw tuvo que cambiar un tipo de látex de su alfombra EcoWorx cuando el uso de ese material fue prohibido. Tendrás que revisar constantemente la idoneidad de tus productos y mejorarlo día a día en los aspectos que sean posibles.

Pon atención a la cadena de valor

El propósito del concepto de la cuna a la cuna es que los productos tengan una vida útil longeva, entonces ¿qué pasará con tus artículos? ¿cómo te asegurarás que no sean desechados? ¿qué programas de recolección realizarás? ¿será tu empresa la que reutilice esos materiales?

Shaw creó un programa de recuperación para que la gente les enviara las alfombras que ya no usarían –sin costo alguno– y, de este modo, la compañía pueda reutilizar toneladas de material y, con esto, continuar haciendo nuevos productos.

ejemplo de sistema de reciclaje de la cuna a la cuna

Desarrollar estas estrategias es un reto y se necesita ser minucioso en la planificación. No es únicamente organizar una manera de pedirle a los consumidores que regresen los materiales, es tener la tecnología y los medios adecuados para llevar a cabo la operación. Si el producto retornado ya no te es de utilidad, podrías enviarlo a otro corporativo que lo necesite para sus servicios o artículos.

Todo debe ser sostenible

Durante el proceso de creación, tienes que asegurarte que no tenga un impacto negativo. Es decir, garantiza que no consumas energía o agua en exceso, no generes residuos y, si lo haces, busca un modo de reutilizarlos. Las instalaciones de tu compañía también deben tener mecanismos que permitan la manufactura sustentable.

Shaw instaló paneles solares que producen alrededor de 1.3 millones de kilowatts-horas (kWh) anualmente. Asimismo, la empresa cuenta con políticas de trabajo seguro, buenas prácticas corporativas y piden a sus proveedores que también se unan a sus acciones socialmente responsables.

No pierdas de vista la innovación

Para continuar desarrollando productos que se ajusten a las demandas de C2C, es imprescindible pensar fuera de lo ordinario o lo seguro, y aceptar retos. La innovación es una tendencia de la responsabilidad social (RSE) y es una táctica que ha implementado Shaw en sus operaciones.

El mismo Paul Murray, vicepresidente de sustentabilidad de Shaw, afirmó en Sustainable Brands que, para seguir por el camino de la RSE, la renovación de sus ideas es indispensable. “Con más de 200 mil millones de metros cuadrados de EcoWorx colocados, estamos en un punto de masa crítica y de un profundo entendimiento del mercado. Pero el cambio constante es necesario y debemos continuar preguntándonos ¿qué pasa si…?”.

No permitas que tu empresa se estanque en un solo método o idea. Anima a tus colaboradores a ir más allá de lo establecido, siempre motivados a ser parte del cambio y contribuir a un mundo sustentable. Al igual que hicieron en Shaw, pregúntate qué pasaría si te atrevieras a dar vida a ese proyecto que, por una razón u otra, no has intentado iniciar y comienza a trabajar en él.

Acerca del autor

Alejandra Ramírez

Licenciada en Escritura Creativa y Literatura, egresada de la UCSJ. Ha trabajado para el medio editorial y la Secretaría de Cultura, y también ha colaborado como redactora de contenido en revistas digitales de entretenimiento.

Dejar un comentario

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]