RSE

Macy’s y Barneys son acusadas de discriminación contra sus clientes

Escrito por María José Evia H

1discriminacionPor: María José Evia H. Google

Imagina que vas a una tienda de lujo a comprar cierto producto y que, momentos después de pagar, te ves rodeado de policías y guardias de seguridad, que te detienen por horas para interrogarte. Esta semana, acusaciones individuales hacia las prestigiosas tiendas Barneys y Macy’s pusieron a la vista pública sus políticas menos atractivas.

En Macy’s, un actor de la serie “Treme” de HBO fue detenido y esposado después de comprar un costoso reloj. Por otro lado, Trayon Christian demandó a Barneys por detenerlo durante dos horas después de que compró un cinturón de la marca Ferragamo y Kayla Philips, una estudiante de enfermería, afirma que fue rodeada cuando salió de la tienda con un bolso Céline de más de dos mil dólares. Todos los involucrados son de raza negra.

Se le llama “racial profiling” o “caracterización racial” a la tendencia de las autoridades de tomar la raza o cultura de una persona como el principal motivo de sospecha. Este tipo de discriminación es un grave problema en Estados Unidos y este caso sacó a relucir que no sucede solamente con cuerpos policíacos, sino que también es parte de las políticas (escritas o no) de las grandes tiendas departamentales.

jayz-barneys-608x809

Según representantes de Barneys y Macy’s, las detenciones fueron realizadas por la policía de Nueva York y no por elementos de seguridad de las empresas, por lo que no deben de ser tomadas como las responsables de la desagradable situación vivida por sus clientes. Sin embargo, en rueda de prensa, el departamento de policía afirmó que en todos los incidentes actuó respondiendo a una solicitud de las tiendas.

En la polémica que siguió después que se dieron a conocer los casos, surgieron peticiones en redes sociales hacia el famoso rapero y empresario Jay-Z, quién tiene a la venta productos en Barneys, cuyas ventas se donarán a su fundación The Shawn Carter Foundation. Jay-Z respondió ofendido por las acusaciones, aclarando el motivo de caridad de su asociación y diciendo que está en contra de la caracterización racial, pero: “si hago un jucio rápido, sin importar hacia quién, ¿no estaría cometiendo el mismo pecado?”.

En días pasados, el CEO de de Barneys se reunió con el activista Al Sharpton para discutir el tema, pero continuó afirmando que los empleados de su compañía no deberían ser culpados por lo que sucedió. Por su parte, el departamento de policía de Nueva York dio a ambas empresas hasta este viernes 1 de noviembre para presentar información sobre sus políticas. Además, también se llamó a una reunión con representantes de otras tiendas del mismo giro.

Estas acusaciones no son nuevas: en 2005, Macy’s arregló fuera de la corte una demanda en la que se acusaba a la empresa de vigilar y examinar a personas de raza negra y latina para asegurarse de que no cometieran robos. Y claro, este mismo año fue noticia internacional un incidente en el que a la presentadora Oprah Winfrey le negaron acceso a un bolso de diseñador, por considerar que no podía pagarlo.

Si Macy’s, Barneys y otras empresas del mismo giro realmente se unen para crear estándares de no discriminación en su industria, esto podría hacer una gran diferencia y aumentar su reputación.

Con información de:
Reuters
ABC News

Asesoría en RSE

Acerca del autor

María José Evia H

Comunicadora especializada en medios digitales, literatura y equidad de género. Coordina, escribe y edita contenidos de ExpokNews y la Síntesis diaria, además de colaborar en medios como Letroactivos, Letras Libres, Lee + y Equilibrio. Aquí sus redes sociales.

Dejar un comentario