RSE

Los riesgos del asistencialismo

“Si me dan, ¿para qué hago?”, ése es el modo de pensar que generan los enfoques asistencialistas, los cuales continúan promoviendo actores de la iniciativa privada como una manera de asumir compromisos con las comunidades donde operan.

Los riesgos de estos modelos son que blindan contra el deseo de superación, contra las ganas de trabajar. “Es un problema muy grave”.

La opinión, aunque suene alejada del tercer sector, proviene de un actor inmerso en ese campo; se trata de Jaime Martínez del Campo, director general de Fundación Kaluz.

Jaime Martínez Fundación Kaluz

El asistencialismo se ha usado como una herramienta política de control con las comunidades o ciertos grupos de la población. Eso no funciona porque evita que se genere la necesidad de trabajar y el deseo de superación en la gente asistida. La persona espera recibir sin dar nada a cambio; eso no es sustentable”, comentó.

Con “c” de sustentable

En su opinión, dos son las claves o las “c” que permiten superar el asistencialismo: buscar la coparticipación y la corresponsabilidad en los proyectos.

El ideario que guía a la fundación corporativa de Grupo Kaluz -presente en más de 40 países con empresas como Mexichem y Elementia– es involucrarse con proyectos únicamente cuando exista coparticipación tripartita: autoridad, comunidad y colaboradores del grupo, así como corresponsabilidad entre los tres actores.

Sólo con esas dos características es como los proyectos adquieren su característica de sustentabilidad, compartió en el marco del evento Negocios 3.0. Casos de éxito, organizado por Ashoka.

El director general de Fundación Kaluz admitió que aunque los proyectos sustentables pueden darse más a “cuentagotas” que los asistenciales, su efecto es de largo alcance.

La gente beneficiada no tiene que aportar precisamente dinero, sino su tiempo, trabajo, ideas. Sólo así se apropia del proyecto”.

En línea con el negocio

Fundación Kaluz tiene dos líneas de acción principales: agua y vivienda, relacionadas directamente con las compañías que son parte del grupo, Mexichem y Elementia.

Al ser fundación de segundo piso, canaliza recursos económicos a organizaciones que atienden esos temas; el fondeo lo obtiene tanto de un porcentaje de las utilidades del grupo empresarial como de recursos que aportan otras organizaciones. Aunque prefirió reservarse el porcentaje que recibe de la compañía, dijo que el recurso que él gestiona con otras organizaciones es la mayor parte del presupuesto con que opera la fundación.

En materia de vivienda, desarrollan proyectos en comunidades rurales donde el ingreso familiar promedio no supera los dos mil pesos al mes. Hasta ahora su labor se ha concentrado en Oaxaca y Campeche pero ya planean entrar a Guerrero, Veracruz y el Estado de México.

Entre las organizaciones con las que trabajan está Un Techo, cuyo marco de acción es América Latina y a la fecha ha movilizado 608 mil 419 voluntarios para disminuir la pobreza en la región.

En materia de agua trabajan muy de cerca con el emprendimiento social Isla Urbana, dedicado a cosechar agua a través de sistemas que permiten su reutilización en zonas donde escasea.

Aprovechamos el know how que tiene Isla Urbana y lo apoyaremos con 20 sistemas de cosecha de agua que se colocarán en Xochimilco”, concluyó.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]