En estos países los padres también pueden tomar un descanso del trabajo para dedicarse a sus hijos…

Más oportunidades para las mujeres en el mundo corporativo no son suficientes para alcanzar la equidad de género. La razón es que la sociedad equitativa que buscamos no está oculta en el cajón de un escritorio, sino en cada uno de los hogares del mundo. Buscamos familias en las que padres y madres se involucren por igual en el cuidado de los hijos y las labores del hogar. Buscamos niños que no sientan limitada su identidad a causa de su género, buscamos niñas que puedan soñar con ser científicas y niños que no tengan miedo a ser juzgados porque les agrada el arte.

Para ello es fundamental que gobiernos, empresas y organizaciones sumen esfuerzos que promuevan la ruptura de los roles de género tradicionales no solo en el ámbito corporativo, sino en la vida cotidiana. Adoptar nuevas políticas a favor del equilibrio entre la vida familiar y el desarrollo profesional y aplicarlas de forma igualitaria para hombres y mujeres no solo es necesario, sino urgente.

Empresas como Google, Facebook y Bank of América lo han entendido bien y han implementado prácticas que las colocan como tres de las mejores compañías para padres.

El gigante de las búsquedas, por ejemplo, además de ofrecer licencias de 7 semanas a sus colaboradores cuando se convierten en padres, también les brinda la posibilidad de extender este permiso a 12 en caso de que sean los principales cuidadores de sus hijos.

ejemplos de empresas que dan permisos de paternidad

De acuerdo con la Organización Internacional del trabajo, las mujeres deben tener derecho a una licencia de maternidad mínima de 14 semanas y deben ser compensadas con al menos el 66.7% de sus ganancias anteriores. Esta es una norma global, aunque hay países que se han preocupado aún más por el bienestar de las nuevas madres y les conceden hasta un año de licencia con remuneración completa.

Licencias de paternidad insuficientes

¿El problema? Esto no es suficiente. Asignar licencias de maternidad exclusivas para las mujeres es atribuir a ellas, una vez más, la completa responsabilidad del cuidado de los hijos y el hogar. Al mismo tiempo, es privar a los hombres la oportunidad de generar un vínculo con sus hijos desde los primeros días de vida y reforzar los roles de género impositivos y limitativos con los que se busca romper.

De los 34 países miembros de la OCDE, Estados Unidos es el único que todavía no ofrece un permiso de maternidad de al menos doce semanas. De los que sí, más de la mitad conceden también licencia de paternidad pagada cuando llega un bebe y cada vez más de ellos brindan la posibilidad de un permiso extendido en el que madre o padre pueden ausentarse un periodo más largo, con paga reducida mientras la disponibilidad de su empleo queda protegida por ley.

Las madres generalmente utilizan gran parte de sus derechos de licencia, casi todas ellas toman licencias de maternidad completas y al menos una parte de su permiso parental extendido. Sin embargo el panorama es muy distinto cuando hablamos de los padres. Ellos comúnmente toman unos días libres tras el nacimiento de un bebé, pero solo los más comprometidos y valientes usan su derecho a un permiso parental más largo.

En muchos países los padres que ejercen este derecho representan solo uno de cada cinco. La proporción de hombres que toman estas licencias en países nordicos asciende casi a un 40%, pero en países de desarrollo llega a ser tan baja como uno de cada cincuenta en países como Australia y Polonia.

La buena noticia es que el uso de esta licencia se incrementa poco a poco. En Finlandia la participación masculina en el cuidado de los hijos se duplicó entre 2006 y 2013, mientras que en Bélgica, creció casi diez puntos porcentuales en este mismo periodo.

Algunos otros países han visto cambios menos dráscticos. En Australia y Francia, los hombres representan solo el 4% de los trabajadores que toman permiso parental, una cifra que se ha mantenido a lo largo de la última década.

No solo los padres se benefician…

Es cierto, las licencias de paternidad igualitarias pueden beneficiar a madres y padres; y ciertamente son una excelente práctica de equidad de género en las organizaciones, pero ¿qué otros beneficios existen?

  • Implementar licencias de paternidad equitativas reduce la probabilidad de que las empresas incurran en un sesgo -consciente o inconsciente- al contratar mujeres en edad reproductiva.
  • Contar con una licencia justa que permita construir un sistema de apoyo en casa para que ambos padres colaboren en el cuidado de los hijos, también reduce la probabilidad de que uno de ellos deba abandonar por completo la fuerza laboral.
  • Los padres que se involucran en el cidado de sus hijos desde una edad temprana desarrollan un vínculo más fuerte con ellos al crecer y permanecen involucrados surante toda la vida.
  • Los padres que participan activamente en la vida familiar, también desarrollan mejores habilidades cognitivas y de concentración en el trabajo
  • Todas las empresas hablan, en su visión o misión, de valores que les permitirán alcanzar ciertos resultados o ser una solución para sus clientes. Y si hablamos de valores, hablamos de conductas.

Claro que la decisión final sobre el cuidado de los hijos y las responsabilidades que cada quien adopta en casa son tomadas por las propias familias. Sin embargo empresas y organizaciones deben adoptar políticas que faciliten la toma licre de estas decisiones, por lo que garantizar acuerdos de licencia flexibles para padres y madres debe ser el objetivo de toda compañía que busque llamarse a sí misma responsable.

En muchos paises de la OCDE, los roles de género tradicionales siguen constiruyendo un factor clave para que las mujeres tomen la mayor parte de las responsabilidades del hogar. Esto bien puede responder a un tema cultural, no obstante las empresas deben asegurarse de que dicha desición no sea forzada, por ejemplo, por las diferencias salariales entre hombres y mujeres.

Es decir. Cuando una madre tiene ingresos más bajos que los de su pareja, esta diferencia puede convertirse en un incentivo para abandonar su carrera por completo mientras el padre continúa trabajando. Garantizar un salario justo para hombres y mujeres es también un paso importante en la creación de hogares más equitativos en términos de género.

Los países más avanzados

En México, como en Chile y Hungría, los padres tienen derecho a una semana de licencia pagada cuando nace un nuevo miembro de la familia. Este es un gran avance con relación a países como Italia en donde los hombres cuentan con solo un día libre y Canadá, donde este tipo de licencia no existe.

Sin embargo, todas las naciones anteriores parecen atrasadas en esta materia cuando echamos un vistazo a los beneficios con los que los padres cuentan en países como Alemania (9 semanas), Bélgica (13 semanas) y Corea (53 semanas).

3 razones para hacerlo posible

1. Mejor sueldo para mamá

Hay evidencia de que mejores condiciones en las licencias por paternidad pueden ayudar a cerrar la brecha salarial de género.

Una referencia está en los países escandinavos, que ofrecen algunas de los incentivos más generosos en el mundo.

Un estudio del gobierno sueco mostró que por cada mes de permiso que se toma el padre, el salario anual futuro de la madre puede aumentar hasta en casi un 7%.

Reducir la brecha salarial de género ha ayudado a Suecia a ocupar el cuarto lugar entre los países más igualitarios en el mundo, en términos de participación en la fuerza laboral, educación y empoderamiento político.

2. Más papás cuidan solos

Según un pequeño estudio en Suecia, los padres empleados en grandes compañías privadas que tomaron permisos más largos por paternidad tuvieron una mayor participación en el cuidado de sus hijos, desde su nacimiento hasta los 12 años.

Y la investigación señaló que, al estar de licencia, era más probable que los padres se ocuparon solos de los niños, sin pagar por su cuidado, mientras las madres trabajaban.

Por otra parte estudios, tanto en EE.UU. como en Reino Unido, se encontró una importante conexión entre las licencias tomadas por los padres al nacer sus hijos y una posterior participación en su crianza.

3. Mejor salud, menor ausentismo laboral

Velar por la buena salud mental de las madres puede también redundar en mejores condiciones para que se reincorporen al trabajo y ganar dinero.

Que los padres se tomen el permiso de paternidad puede traducirse en una mayor participación en el cuidado de los hijos en el largo plazo.

En el Reino Unido, por ejemplo, el hecho de que los padres se tomen sus permisos por paternidad es algo que está fuertemente asociado con el bienestar de las madres tres meses después de dar a luz.

Y estudios en Francia se ha sugerido que el permiso por paternidad puede significar una mayor participación de los padres en el cuidado de los hijos y, por consecuencia, una menor posibilidad de que la madre sufra de depresión posparto.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga por la Universidad del Valle de México, especialista en marketing y RSE. Colabora en este espacio desde 2012 y es la encargada de planear el contenido de Expoknews para hacer llegar a tus manos información útil y entretenida.

Actualmente es estudiante de la Maestría en Mercadotecnia por la Universidad de la Comunicación.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact