Debes leer... Entendiendo la Responsabilidad Social

El futuro es un mundo desglobalizado

El futuro es un mundo desglobalizado

¿Cuál es el destino de las corporaciones multinacionales en un mundo desglobalizado? ¡Averígualo!

Todo lo que queremos es un nuevo tipo de mundo. Todo lo que queremos es un mundo lo suficientemente grande para incluir a todos los mundos diferentes que el mundo necesita para ser realmente el mundo. –Subcomandante Marcos, líder zapatista.

La globalización le ha permitido a las corporaciones tratar al planeta entero como su mercado, y como resultado se han vuelto cada vez menos responsables ante cualquier gobierno. De hecho, el tratado del ALCA limita la capacidad de un Estado para regular el flujo de capital dentro y fuera de un país. A medida que las empresas se protegen más de la regulación nacional e internacional, la explotación del medio ambiente y de sus trabajadores se convierte en el denominado “business as usual”.

Una empresa multinacional (EMN) es un corporativo grande integrado en un país que produce o vende mercancías o servicios en varios territorios. Las dos principales características de las EMN son su gran tamaño y el hecho de que sus actividades mundiales están controladas principalmente por las empresas matrices. Sus funciones son:

  • Importar y exportar bienes y servicios.
  • Hacer inversiones significativas en un país extranjero.
  • Comprar y vender licencias en mercados extranjeros.
  • Participar en la fabricación por contrato, o bien, permitir a un fabricante local en un país extranjero involucrarse en su producción.
  • Abrir instalaciones de fabricación en países extranjeros.

El número de compañías en China, India, Brasil y otras economías emergentes que se unen a las más de 80.000 corporaciones multinacionales, dominadas por empresas estadounidenses, europeas y japonesas sigue creciendo. Las EMN son el motor de una cuarta parte de la producción mundial total, y sus cadenas de suministro globales representan alrededor de la mitad del comercio mundial. Ellas han desempeñado un papel importante en conducir un aumento décuplo desde 1979, ahora totalizando 16 billones de dólares, aproximadamente el tamaño del PIB de los Estados Unidos.

Hoy, todas estas tendencias ya no parecen imparables. Una ola de proteccionismo desglobalizado ha puesto al descubierto la hostilidad latente hacia los negocios globales que han dominado durante décadas. La profunda división entre los ganadores y perdedores de la globalización ha expuesto una polarización creciente. La volatilidad política está en aumento.

La desglobalización es el proceso de disminución de la interdependencia y la integración entre ciertas unidades en todo el mundo. Es ampliamente utilizado para describir los periodos de la historia económica, cuando el comercio y la inversión entre países menguan. Se destaca en contraste con la globalización, en el que las unidades incrementan su integración cada vez más con el tiempo, y por lo general extiende el tiempo entre periodos de globalización.

Efectos de la desglobalización

Por lo general, se espera que una reducción del nivel de incorporación internacional de las economías, ejerza efectos de segunda ronda relacionados con tres mecanismos de retroalimentación:

  • Reducción (de la tasa de crecimiento) del comercio internacional que alimentará negativamente el crecimiento a largo plazo.
  • Pérdida de interacción en el movimiento conjunto de las economías.
  • Retroalimentación de las políticas comerciales, en el sentido de que la reducción de la interacción internacional y el menor crecimiento estimularán el proteccionismo.

Medir la desglobalización

La desglobalización se puede medir de diferentes maneras. Las mediciones se centran alrededor de los tres principales flujos económicos:

  • Bienes y servicios, por ejemplo, las exportaciones más importaciones como proporción del ingreso nacional o por habitante.
  • Flujo de personas, por ejemplo, las tasas migratorias, hacia adentro o hacia afuera.
  • El capital, por ejemplo, la inversión directa, hacia adentro o hacia afuera, como proporción del ingreso nacional o por habitante.

Tiempos inseguros

La confluencia de la dislocación y la desesperación entre millones de trabajadores y familias, presagia un periodo de incertidumbre en las relaciones comerciales, la inmigración y el flujo transnacional de tecnología, talento y capital.

Un ejemplo de ello es la desaparición de la histórica fabricación de encajes en Calais. La automatización y la mano de obra barata en el extranjero han reducido la fuerza de trabajo en un 90 por ciento durante las últimas décadas, de 30.000 a 300, dejando atrás una tasa de desempleo del 20 por ciento.

Las incertidumbres que enfrentan las EMN son profundizadas por la aparición de líderes políticos dispuestos a explotar el descontento popular para obtener ganancias políticas como Donald Trump, el presidente de los Estados Unidos; Recep Tayyip Erdogan, el presidente de Turquía, o Rodrigo Duterte, presidente de las Filipinas. Los pilares del comercio transnacional, OMC, IPO, FMI, CE y NAFTA se encuentran bajo fuego por servir como herramientas de poderosos globalistas cuya visión del mundo disminuye, incluso desprecia, la lealtad.

En estas circunstancias, la reacción contra la globalización económica sin restricciones después de medio siglo de expansión constante no es sorprendente.

¿Por qué deberían preocuparse las empresas?

Las juntas directivas de corporaciones globales se enfrentarán cada vez más a decisiones estratégicas y de colocación de capitales condicionadas por riesgos geopolíticos cada vez mayores. Según HBR, tres tendencias definen el entorno en el que las grandes compañías tendrán que competir:

  • Un mayor proteccionismo comercial paralelo a la caída del comercio mundial.
  • Una reducción del flujo de capitales internacional.
  • Una regulación cada vez más restrictiva.

Esto significa que, en la práctica, el nuevo rumbo político global está obligando a las grandes multinacionales a reducir su tamaño y desprenderse de parte de sus operaciones internacionales.

Cuatro estrategias para el éxito

¿Qué se debe hacer para que las empresas alcancen el éxito en esta era de cambio político dramático e incesante?

GreenBiz ofrece cuatro estrategias disponibles para las EMN responsables que deseen asegurar su reputación, integridad y prosperidad a largo plazo.

1. La acción colectiva por parte de las EMN ayuda a inocular a una empresa del oportunismo y la vergüenza de los políticos nacionalistas

Ejemplos recientes:

En una carta dirigida al presidente por el Centro de Soluciones Climáticas y Energéticas (C2ES), 13 empresas (BP, DuPont, General Mills, Google, Intel, Microsoft, National Grid, Novartis Corporation, PG&E, Schneider Electric, Shell, Unilever y Walmart) dice que la continua participación estadounidense en el acuerdo les ayudaría a gestionar los crecientes riesgos climáticos, y a competir en los mercados globales de energía limpia.

Los signatarios son líderes en los sectores minorista, tecnológico, energético, farmacéutico, manufacturero y de bienes de consumo en Estados Unidos, con una capitalización de mercado combinada de casi 2.5 billones dólares.

La carta dice “Al comprometer a todos los países a la acción, el acuerdo amplía los mercados de tecnologías limpias innovadoras, generando empleos y crecimiento económico. Las empresas estadounidenses están bien posicionadas para liderar, y la falta de participación de los Estados Unidos podría poner en riesgo su acceso a estos mercados en crecimiento”.

Carta para el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump de 13 corporaciones multinacionales

Carta de 13 empresas multinacionales para el presidente Trump

Su lógica es la competitividad, la creación de empleo, la reducción de riesgos y el fortalecimiento de la capacidad de adaptación al cambio climático para garantizar un “mayor equilibrio en el clima mundial, establecer objetivos a largo plazo, mejorar la transparencia y fomentar enfoques basados en el mercado para minimizar los costos”.

Más de 100 compañías estadounidenses, entre ellas Google, Apple, Microsoft, Intel, Facebook, Twitter y otras apoyaron la revocación del gobierno federal estadounidense sobre la prohibición inmigratoria de siete países predominantemente musulmanes. El objetivo era garantizar el acceso a la reserva de talentos globales, tanto para el liderazgo ejecutivo como para la innovación en las industrias tecnológicas.

Este es el correo que Jeff Bezos envió a los colaboradores al respecto:

El correo que Jeff Bezos envio a los empleados de Amazon

2. Desmontar la percepción y la realidad de la insensibilidad a los ojos de los anfitriones locales

Los salarios justos y la seguridad del empleo son las preocupaciones más importantes para los colaboradores. Sin embargo, más allá de esto, están las cuestiones menos tangibles de identidad y control, dos impulsores clave del sentimiento desglobalizado. Cualquier práctica que refuerce la identidad de los trabajadores con la empresa matriz (recapacitación continua, gestión solícita de la retroalimentación de los empleados, etcétera) mejora la productividad y la retención de colaboradores. Este tipo de prácticas neutralizan o por lo menos posponen las presiones financieras para reducir o reubicar una instalación activa.

Jeff Immelt, CEO de General Electric, dijo recientemente: “Las empresas deben tener su propia ‘política exterior’ y crear tecnología y soluciones que atiendan las necesidades locales de nuestros clientes y de la sociedad”. Los ejemplos del clima y de la inmigración son un ejemplo del poder potencial y la columna vertebral tan necesaria de una ‘política exterior’, unificada abiertamente y adoptada por las coaliciones de las EMN.”

3. Fortalecer la identidad es la propiedad de los empleados

Esta es, sin duda, la señal más poderosa para los trabajadores que un cheque de pago captura solo una fracción de la riqueza que ayudan a crear para una empresa. La propiedad de acciones de los empleados significa un reconocimiento de que la creación de riqueza proviene de una interacción de múltiples capitales (humano, intelectual, social, manufacturado), de los cuales todos son indispensables y merecen igualdad de posición.

La propiedad compartida es la prueba que las EMN ven a los colaboradores locales como socios, no los costos a minimizar para reforzar temporalmente el balance.

4. La selección proactiva de los inversores es otro instrumento para resolver al creciente populismo

Los inversionistas a largo plazo prefieren mercados abiertos e inversionistas responsables porque ellos gestionan globalmente más de 21 billones de dólares, no ven la economía global como una mina inagotable desde la cual extraen retornos máximos. Las compañías responsables deben buscar inversores responsables.

En 2016, Paul Polman, CEO de Unilever, dijo al respecto: “Unilever ha existido por más de 100 años. Queremos estar alrededor por varios cientos de años más. Si los inversores confían en este modelo de creación de valor a largo plazo, que es equitativo, compartido, sustentable, que vengan e inviertan con nosotros. Pero si no están convencidos de eso, los respeto como seres humanos, pero no inviertan su dinero en nuestra compañía”.

sitio web de sustainable living de Unilever

Unilever lanzó el Plan de Vida Sustentable que abarca todas las marcas y los 180 países donde opera el corporativo, así como su cadena de suministro total, incluyendo los impactos de sus consumidores. El objetivo del Plan es duplicar las ventas y reducir a la mitad el impacto ambiental de sus productos en los próximos diez años.

plan de vida sustentable por Unilever

Espectadores pasivos

Es poco probable que la desglobalización disminuya pronto. La lucha por una economía global inclusiva está apenas comenzando, y los políticos populistas seguirán ejerciendo una poderosa influencia en el discurso político. Los antídotos en forma de acción colectiva y adopción proactiva de inversores responsables pueden ayudar a amansar, si no revertir, la desglobalización insurgente.

Las EMN comprometidas por un futuro justo no pueden darse el lujo de ser espectadoras pasivas en un mundo que cambia rápidamente y que amenaza los mismos fundamentos sobre los que han prosperado durante más de medio siglo.

Existen muchas oportunidades para una nueva alianza entre las EMN, sus colaboradores y comunidades. Reinventar el orden liberal para dar forma a una globalización justa e inclusiva es urgente, pero, para lograrlo, hay que tener una habilidad política de negocios audaz que enfrente los reclamos que alimentan la insurgencia populista.

A falta de este tipo de liderazgo responsable, el actual descontento de la desglobalización puede llegar a ser solo el principio de una inestabilidad prolongada que invierte lo que, hasta hace poco, era visto por los líderes empresariales como una trayectoria irreversible hacia oportunidades ilimitadas en un mundo cada vez más sin fronteras.

¿Qué crees que deberían hacer las empresas multinacionales en un mundo desglobalizado? ¿Cuál es su futuro?

Acerca del autor

Daniela Lazovska

Comentarios

  • Y es que ese es el punto, si las EMN no se preocupan ni toman acciones para mejorar SUSTANCIALMENTE el nivel de vida de los lugares donde operan, lo que incluye no solo el medio ambiente, sino también los ingresos, las oportunidades, la seguridad y transparencia gubernamental, la gente de los estratos más bajos de la pirámide social, seguirá impulsando, por la fuerza de su número que es mayoría, a dirigentes que les prometen acabar con las desigualdades saliéndose de la globalización.

  • Así es, la RSE hubiera podido ser el contrapeso, pero ahora, con el descontento acumulado al paso de los años, las empresas van a comenzar a pagar ese precio.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]