Construyendo comunidades sostenibles Entendiendo la Responsabilidad Social

Los arquitectos ante la sustentabilidad

Los arquitectos ante la sustentabilidad

¿Los arquitectos quieren construir edificios verdes o solo hablan?

¿Cuál es el edificio más alto demolido y diseñado por una mujer arquitecta?

La respuesta es Park Avenue 270. Este rascacielos fue completamente reconstruido según los estándares LEED Platinum en 2011—sistema de certificación de edificios sostenibles—, y el nombre de la arquitecta es Natalie de Blois.

Según una calculadora básica de carbono, el carbono incorporado en el edificio asciende a 64 mil 070 toneladas métricas, lo que equivale a conducir 13 mil 900 automóviles durante un año.

Esta es la cantidad aproximada de dióxido de carbono que se emitirá en los siguientes años al construir los primeros 2 millones 400 mil 352 pies cuadrados del nuevo edificio, que reemplazará a Park Avenue 270.

Architects Declare – Los arquitectos ante la sustentabilidad

El nuevo edificio que reemplaza la torre está diseñado por Foster + Partners, firmante de Architects Declare, e incluye dos objetivos relacionados con este proyecto:

  • Actualizar los edificios existentes para un uso prolongado.
  • Nuevas construcciones cuando exista una opción viable.

Para reducir el uso de recursos incorporados y operativos, es necesario incluir el costo del ciclo de vida, el modelado de carbono y la evaluación posterior a la ocupación como parte del alcance básico de trabajo.

El diario británico The Guardian preguntó: ¿en dónde están los arquitectos que priorizarán el medio ambiente?

El subtítulo de la nota dice: “¿Deberíamos dejar de construir aeropuertos? ¿Volver al barro y la paja? La crisis climática es una oportunidad para el pensamiento creativo, pero los valores de la arquitectura necesitan una revisión radical”.

El autor Rowan Moore pregunta:

La profesión tiende a atraer a personas que quieren cambiar el mundo para mejorarlo. ¿Qué podría importar más que la prevención del colapso ambiental y social? Eso hace que las disputas sobre el estilo o la forma arquitectónica parezcan triviales en comparación.

Entonces, ¿cómo sería la arquitectura?, y más importante aún: ¿qué sería si todos los involucrados pusieran el clima en el centro de sus preocupaciones?

Moore se pregunta cómo los arquitectos que forman parte de la iniciativa Architects Declare pueden seguir construyendo edificaciones como aeropuertos.

No es suficiente reducir costos en uso (calefacción, ventilación, iluminación, agua, residuos, mantenimiento), sino también la energía incorporada que entra en la construcción y demolición: extracción de cemento, fundición de acero, cocción de ladrillos, etc.

Moore cita a Jeremy Till de la Escuela de Arte y Diseño Central Saint Martins, quien dice que arquitectos como Norman Foster, que están construyendo aeropuertos y puertos espaciales, participan en una farsa.

«No se puede tener un aeropuerto neutral en carbono, los arquitectos tienen que hacer más que ser instrumentos bien intencionados de lo que él llama «una industria extractiva», mencionó.

Pero construir aeropuertos y puertos espaciales ecológicos ya no es suficiente: el uso importa. Edificar torres de oficinas verdes gigantes mientras se derriban torres de oficinas verdes no basta.

Algunos arquitectos como Waugh Thistleton, han decidido no realizar trabajos que no se puedan construir con materiales sostenibles como la madera.

El mundo ha cambiado y la definición de sostenibilidad también.

¿Es el comienzo de una nueva era en la que las personas realmente se preocupan por la sostenibilidad?

En 1963, la destrucción de la estación de Pensilvania en la ciudad de Nueva York provocó protestas masivas. Ada Louise Huxtable, crítico de la arquitectura, escribió que era el final de una era:

Es este el comienzo de una nueva era en la que las personas realmente se preocupan por la sostenibilidad

“No fue con un estallido o un gemido, sino con el susurro de las acciones de bienes raíces. El fallecimiento de Penn Station es más que el final de un hito. Deja en claro la prioridad de los valores inmobiliarios sobre la preservación.

Pero fue el comienzo de una nueva era para la preservación histórica: se aprobaron leyes, se fundaron organizaciones patrimoniales y las personas finalmente se preocuparon lo suficiente por la pérdida del patrimonio como para hacer algo al respecto.

Park Avenue 270 no es Penn Station, pero es un edificio importante que también marca el final de una era donde los arquitectos pueden pretender que lo que están haciendo es «sostenible» y «verde», mientras hacen cosas que no tienen nada que ver con la sustentabilidad.»

El artículo de Rowan Moore da esperanza: tal vez sea el comienzo de una era en la que los arquitectos que firman declaraciones como Architects Declare, estén realmente obligados a cumplirlas.

Acerca del autor

Daniela Lazovska

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact