Ambiental

Loreto, La Paz y Los Cabos, reprobadas en turismo sustentable

DF, México — De acuerdo con los diagnósticos de sustentabilidad de la Agenda 21, realizados por la Secretaría de Turismo, las ciudades de Loreto, La Paz y Los Cabos, en Baja California Sur presentan rezagos en infraestructura, fuertes problemas de contaminación y sobreexplotación de recursos naturales.

De acuerdo con los diagnósticos de sustentabilidad de la Agenda 21, realizados por la Secretaría de Turismo (Sectur), las ciudades de Loreto, La Paz y Los Cabos, en Baja California Sur (BCS) presentan graves rezagos en infraestructura, fuertes problemas de contaminación y sobreexplotación de recursos naturales (1), informó Greenpeace.

Según Sectur, la Agenda 21 establece que el turismo mexicano debe tener un marco de acción para el desarrollo sustentable y debe proponer estrategias y acciones en el corto, mediano y largo plazos para fortalecer la dinámica de los destinos turísticos, asegurar la sustentabilidad de dicha actividad, consolidar el bienestar humano, preservar el ambiente y la cultura, así como optimizar los beneficios económicos y sociales de las comunidades; sin embargo, nada de esto se cumple.

“La Auditoría Superior de la Federación (ASF) reprobó a la Sectur por no aplicar estos criterios de sustentabilidad (2). Lo grave es que esta información no la conoce la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat). Únicamente está archivada en las oficinas de la Sectur. Para obtenerla fue necesario un recurso legal y esperar varios meses. Con este estudio está demostrado que para Sectur, la sustentabilidad de los destinos turísticos es sólo un trámite y está archivada”, dijo Alejandro Olivera, coordinador de la campaña de océanos y costas de Greenpeace México.

Los puntos a destacar, que se incluyen en los diagnósticos de la Agenda 21 son:

Los Cabos:

– Desarrollo urbano: el principal problema es el crecimiento desmedido de la ciudad, el rezago en infraestructura y vivienda debido a la dinámica turística (demanda de más servicios por una mayor inmigración). Además, 10 por ciento de la zona urbana está integrada por asentamientos irregulares. Para el periodo 2000-2005, la tasa de crecimiento de Los Cabos fue del orden del 8.11 por ciento, por arriba del promedio nacional. El 6.90 por ciento de la población está en situación precaria.

En la periferia existen zonas marginadas donde predomina la vivienda laminada, sin agua, sin pavimentación, sin energía eléctrica. El déficit de vivienda asciende a 15 mil casas, aproximadamente, de acuerdo con la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi).

Asimismo, existen constructoras de ladrillo y bancos de materiales que generan tolvaneras. Algunos desarrollos nuevos plantean exigencias contrapuestas a la normatividad urbana (solicitan Coeficientes de Ocupación y de Utilización del Suelo más altos).

– Agua: hay problemas de insuficiencia e infraestructura sanitaria obsoleta. En promedio, el consumo doméstico por día por habitante es de 250 litros, mientras que en los hoteles de Gran Turismo es de 2 mil litros. En los hoteles de 4 a 5 estrellas es de mil 500 litros y en los hoteles de 1 a 3 estrellas es de mil litros. El 33 por ciento del municipio no cuenta con red de drenaje y el principal problema en el alcantarillado sanitario es la obsolencia de las redes y la carencia de drenaje pluvial. La Dirección de Ecología estatal ha detectado descargas clandestinas al mar, pero hace poco por resolver el problema. Las cuatro plantas de tratamiento de aguas residuales en el municipio están fuera de la Norma (3) y generan malos olores, principalmente por materiales usados por los restaurantes. El acuífero de San José del Cabo tiene un déficit de 5.24 millones de metros cúbicos de agua al año y no se cubre la demanda con la oferta de agua.

– Desechos: se generan 150 toneladas de basura diarias, 3.12 Kg por habitante y 46.8 Kg por la actividad turística, por arriba del parámetro establecido por la Agenda 21, lo que requiere atención prioritaria. No hay un sitio de disposición final de residuos sólidos bajo norma, existen dos tiraderos controlados, uno en San José del Cabo (de 22 hectáreas) y otro en Cabo San Lucas (de 30 ha). Existen tiraderos clandestinos en arroyos y caminos vecinales.

– Los turistas se quejan de problemas con los taxistas-transportistas y de malos olores por las plantas de tratamiento.

– Los principales atractivos en este destino son el Arco de Cabo San Lucas, La Bahía y el Estero de San José del Cabo, éste último en malas condiciones por descuido de la población.

La Paz:

-Desarrollo urbano: entre los años de 1990 y 2000 la mancha urbana se expandió en mil 765 hectáreas, pero tan sólo entre 2000 y 2004 creció en mil 691; en cuatro años se creció más que en la década pasada, un crecimiento anárquico, principalmente hacia la zona sur de la ciudad y hacia las principales carreteras de manera lineal. Apenas el 35 por ciento de las vialidades intraurbanas cuentan con pavimentación. Las Líneas del Plan de Desarrollo Urbano datan de 1983 y no están actualizadas, falta de regulación de usos del suelo y la formación de asentamientos humanos irregulares.

– Agua: el acuífero de La Paz esta sobreexplotado y la ciudad carece de fuentes de abastecimiento de agua. La mayor parte del servicio de agua potable es por tandeo. La localidad enfrenta un déficit de 100 litros de agua por segundo ocasionado por problemas de extracción, falta de sectorización y exceso de fugas en la red. Se prevé que en el mediano plazo la disponibilidad de agua potable se agotará.

A fin de reducir el consumo de agua, algunos hoteles ya cuentan con planta desaladora, sin embargo, el Organismo Operador de Agua ignora si arrojan salmuera al drenaje, lo que podría afectar a la red de alcantarillado. La planta de tratamiento de aguas residuales de La Paz opera a un 80 por ciento de su capacidad. No se tratan los lodos de la planta, incumpliendo con la norma NOM-004-ECOL, que determina especificaciones y límites máximos permisibles de contaminantes en lodos y biosólidos para su aprovechamiento y disposición final. No existe un control de la contaminación para grasas y aceites, sólidos sedimentables y elementos y compuestos químicos peligrosos como arsénico, cadmio, cianuro, cromo hexavalente, cobre, mercurio, plomo y zinc.

– El consumo de energía por habitante es de 147 Kwh y el del turista es de 226.1 Kwh, por lo que merece una atención prioritaria.

– En el municipio no existe una red de monitoreo de la calidad de aire. La falta de pavimentación y los vientos fuertes generan tolvaneras. La fuerte afluencia de vehículos automotores, en fines de semana en la zona centro de la ciudad, puede generar grandes emisiones de monóxido de carbono al medio ambiente.

– En el centro de la ciudad y la zona del malecón se recolectan en promedio 2 toneladas por día de basura.

– EI gasto promedio diario por turista es de 70 dólares y es inferior al rango establecido por Agenda 21.

– La Profeco es la instancia encargada de recibir y atender las quejas de los turistas, debido a que el departamento de turismo municipal carece de un área de atención.

Loreto:

– Desarrollo urbano: la tasa de crecimiento de la población (3.5 por ciento) es significativamente superior al promedio nacional (1.6 por ciento). La tasa de ocupación promedio es de 36.9 por ciento, aun así se sigue sobreofertando el destino. Desde 1991, la mancha urbana registra un crecimiento constante del 30 por ciento. El índice de vivienda precaria es del 18.1 por ciento.

– No existe un Programa de Ordenamiento Ecológico Territorial Decretado.

– Agua: El consumo per capita de agua es de 713.3 litros diarios y se estima que el 40 por ciento del suministro se pierde en fugas. Existe infraestructura de Fonatur, cuya tubería tiene una antigüedad de 20 a 30 años, lo que ocasiona grandes pérdidas en el suministro de agua.

– Desechos:
en promedio, la generación diaria de desechos en este destino es de 88 toneladas y nada se recicla. Únicamente se recolecta el 90 por ciento de la basura que se genera, en la periferia de la ciudad se encuentran muchos tiraderos clandestinos. El sitio de disposición final es un tiradero a cielo abierto que ocupa una superficie de 10 hectáreas. El municipio carece de programas para el manejo de residuos peligrosos.

“El Golfo de California ha sido víctima del turismo depredador, así lo demuestran los datos oficiales y el gobierno federal no puede negarlos, a pesar de que Sectur y Semarnat quieran tapar el sol con un dedo. Desoír estos diagnósticos se llama negligencia. Es necesario cambiar el modelo de desarrollo turístico en México y cambiarlo por otra que no sea depredador”, finalizó Olivera.

Fuente: Greenpeace México

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]