Ambiental

Las áreas protegidas no protegen a los guepardos

La mayoría de estos felinos viven más allá de los límites de los parques que los cobijan.

Los parques, las reservas y otras áreas protegidas son fundamentales para la supervivencia de las especies más amenazadas. Sin embargo, hay animales a los que estas zonas a resguardo de los humanos se les quedan pequeñas. Es el caso del guepardo, con casi el 70% de sus ejemplares cuyo territorio está en tierras desprotegidas. Un estudio muestra ahora que la mitad de los que quedan habrán desaparecido en 15 años si no se logra que guepardos y humanos coexistan en el mismo espacio.

En la actualidad, hay unos 7.100 guepardos (Acinonyx jubatus) en libertad, según las últimas estimaciones realizadas por un amplio grupo de científicos. Eso supone elevar en unos cuantos centenares la población recogida por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Pero aquí se acaban las buenas noticias para el animal terrestre considerado el más rápido del planeta.

El nuevo estudio, publicado en la revista PNAS, muestra que la población de guepardos está muy dispersa y fragmentada. Se distribuyen en 33 áreas de Asia y África. En el continente asiático, el guepardo ha sido expulsado del 98% del territorio que un día llegó a dominar. Hoy, apenas quedan 50 ejemplares en tres zonas de Irán aisladas entre sí, lo que es casi una sentencia de muerte a medio plazo.

Quedan unos 7.100 guepardos repartidos por 33 zonas, la mayoría en el este y sur de África

En África, los guepardos habitan el 9% de los territorios que abarcaban a comienzos del siglo pasado. Además de la contracción territorial, se ha producido un intenso proceso de fragmentación, ya que están repartidos en 30 áreas, en particular en el sur y este del continente. Aunque hay poblaciones relativamente grandes en zonas con variados estados de protección, como los 340 ejemplares del Parque Nacional del Serengueti (Tanzania), lo más llamativo de esta investigación es que la mayoría de los A. jubatus viven fuera de los parques.

«La densidad demográfica de los guepardos es mucho menor que la de leones o leopardos. La densidad más elevada de guepardos (dos ejemplares por 100 Km2) es, por ejemplo, la décima parte de la del león», escribe desde el Serengueti la bióloga de la Sociedad Zoológica de Londres y principal autora del estudio, Sarah Durant. Su rango geográfico también es mucho mayor que el del león y el leopardo, con territorios que pueden superar los 1.000 Km2 en muchas zonas y el más pequeño tiene un área de 200 Km2. En cambio, los leones pueden desenvolverse en territorios de apenas 20 Km2 y los leopardos en áreas aún más pequeñas.

Una de las consecuencias de la enormidad del territorio del guepardo la apunta Durant:  «Significa que nunca hay grandes poblaciones dentro de las áreas protegidas y esto les hace vulnerables a los efectos frontera sobre los límites de estas zonas». Fuera de la reserva o el parque, los guepardos entran en conflicto con los humanos. Cuando estos no los dejan sin presas por la caza abusiva, los matan directamente por acosar a los rebaños. En otras ocasiones, los furtivos van a por ellos directamente. Y, en general, la pérdida y deterioro del hábitat reduce aún más su chance.

La población de guepardos dentro de las áreas protegidas es estable con una ligera tendencia al alza.

Teniendo en cuenta la población actual, su distribución geográfica, el porcentaje que vive fuera y dentro de los parques y las varias amenazas humanas, los investigadores han modelado el futuro del guepardo. La clave parece que no está tanto en las poblaciones protegidas como en las que viven sin el paraguas conservacionista.

«Si el ritmo de crecimiento fuera de las zonas protegidas es menor que la ratio de reemplazo, se producirá un descenso continuo de poblaciones de guepardos fuera de estas áreas, con una proyección de un declive del 50% de la población en los próximos 15 años», explica la bióloga británica. Aunque haya grandes poblaciones de varios centenares en parques como el del Serengueti o el Kruger, en Sudáfrica, que sean viables, el aislamiento podría condicionar su viabilidad genética a medio plazo.

En 15 años, la mitad de estos felinos podría desaparecer

Para evitar que el guepardo acabe condenado en África como lo está ya en Asia, los investigadores plantean la necesidad de cambiar el enfoque conservacionista en vigor desde hace décadas. Ya no basta con crear áreas libres de las acciones humanas. Para animales como el guepardo, se impone la coexistencia entre los felinos y los humanos.

Durant apunta el cómo: «Necesitamos hallar nuevos enfoques que incentiven un uso de la tierra por parte de las comunidades locales que se apoye en la vida salvaje, no solo para salvar al guepardo y otros animales que dependen de la protección, sino también a las comunidades que comparten la tierra con ellos. Es un cambio radical, pero creemos que necesario».

Fuente: ElPaís

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact