Academia

La UAM desarrolla diesel súper limpio

Un producto capaz de limpiar el petróleo mexicano para fabricar diesel de la más alta calidad (con sólo 10 o 15 partes de azufre por millón), es desarrollado en la Universidad Autónoma Metropolitana Iztapalapa con la idea de que, a futuro, pueda ser usado por Petróleos Mexicanos (Pemex).

José Antonio de los Reyes Heredia, director de la División de Ciencias Básicas e Ingeniería de la UAM-I y titular del proyecto, explicó que el desarrollo consiste en un catalizador de níquel y wolframio que ya ha pasado con éxito las pruebas en laboratorio.

Los catalizadores son materiales que ayudan a eliminar las impurezas contenidas en materiales, como el petróleo, separando los enlaces de carbono y azufre, pero sin tocar otros enlaces.

“Debido a que los catalizadores del mercado pueden con esto (reducir las impurezas), nuestro objetivo es hacerlo de la forma más económica posible, es decir, consumiendo la menor cantidad de materia posible (hidrógeno). Además de que no sólo queremos alcanzar la meta de las 15 partes por millón sino ir más allá”, explicó De los Reyes Heredia.

“Pensamos que, en un futuro, el crudo que alimenta a nuestras refinerías va a ser cada vez más pesado, entonces va a variar la calidad de la materia prima y habrá que pensar en cómo limpiarlo al máximo”.

El crudo mexicano contiene muchos compuestos azufrados que es necesario eliminar, es decir, tiene más impurezas en comparación con los de Arabia Saudita, Iraq o Kuwait. El de venezuela, por ejemplo, contiene muchos compuestos nitrogenados y el de Brasil tienen un aceite con muchos compuestos azufrados.

“(Lo que le da esas características) es el yacimiento donde se encuentra, tiene qué ver más con geología y en cómo se formó el crudo. Son procesos que llevan millones de años”, precisó el investigador.

Hacia 1992 la Norma Mexicana indicaba que el diesel podía contener hasta 5 mil partes de azufre por millón, posteriormente se redujo a 500 partes por millón y actualmente sólo se permiten 15 partes por millón.

“Cuando está en los motores, el diesel lo que hace esencialmente es explotar con ciertas características, lo que se llama el índice de cetano. Ese índice no puede variar porque, de lo contrario, pierde su calidad”, añadió De los Reyes Heredia.

Para crear el catalizador los especialistas primero modelaron la molécula, posteriormente hicieron una mezcla similar a la real, como lo hacen las refinerías pero todavía a la escala de laboratorio.

“En particular en este proyecto, apoyado por FONCICYT (Fondo de Cooperación Internacional en Ciencia y Tecnología entre México y la Unión Europea) lo que hicimos fue investigar el níquel y wolframio hasta nivel nanométrico. Tenemos que caracterizar las moléculas a fondo para que podamos saber su comportamiento y viabilidad a nivel industrial”, agregó el especialista.

“El propósito es que a partir de lo que nosotros encontramos se interesen quienes lo usan normalmente. Por ahora lo que producimos es el catalizador en polvo en gramos”.

Desde hace dos años, De los Reyes Heredia trabaja en este proyecto junto con especialistas del Instituto de Investigación sobre la Catálisis y el Ambiente de Lyon (Francia), el Instituto de Catálisis y Petroquímica de Madrid (España) y el Centro de Investigaciones Químicas de Hidalgo (México).

El producto ha mostrado ser más efectivo que los comerciales en las pruebas de laboratorio por lo que ya se evalúa económicamente la producción a nivel de toneladas.

Aunque por el momento no se ha presentado el proyecto ante el IMP o Pemex, De los Reyes Heredia espera que cuando se haga surja interés para producir masivamente este catalizador. De ser ese el caso, el producto podría llegar al mercado en 3 o 4 años más, pues además sería necesario patentarlo.

Buscan alternativa H

Además del desarrollo de catalizadores para refinación del diesel, investigadores de la UAM-Iztapalapa, buscan producir hidrógeno de forma eficiente, a partir de etanol.

Producir hidrógeno es relativamente sencillo, precisó el doctor José Antonio de los Reyes Heredia, pero se produce a temperaturas de entre 700 y 800 grados, por lo que el propósito es fabricarlo a 350 grados.

“El hidrógeno ha sido visto como el combustible del futuro, pero tiene ciertos inconvenientes”, explicó. “Para ese proyecto empezamos a hacer algunas investigaciones y esperamos seguir adelante al respecto”.

Así lo dijo

“Hay un gran compromiso para aprovechar mejor nuestros combustibles y aún tenemos hidrocarburos. Entonces, se debe rescatar hasta el fondo del barril porque no vamos a tener petróleo todo el tiempo”. José Antonio de los Reyes Heredia, Titular de la División de Ciencias Básicas e Ingeniería UAM Iztapalapa.

Fuente: Reforma.com
Por: Diana Saavedra.
Publicada: 27 de septiembre de 2011.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario