- Advertisement -
NoticiasComunicados de PrensaLa sostenibilidad, el futuro de los recintos deportivos de primer nivel

La sostenibilidad, el futuro de los recintos deportivos de primer nivel

El deporte es uno de los sectores con mayor influencia en el mundo. Solo hace falta que una celebridad deportiva alce la voz contra algún aspecto para que ocupe portadas y espacios en las redes sociales. En este sentido, cada vez es más común ver cómo los principales protagonistas de este campo, entidades incluidas, se preocupan por aspectos sociales como las desigualdades, el medio ambiente o la sostenibilidad. Así pues, la tendencia está en ver recintos cuyo impacto ecológico no sea tan negativo como antaño y sea más respetuoso con el planeta.

El fútbol es la disciplina que está innovando constantemente en este aspecto. Es la que más pasiones despierta y la que tiene más potencial económico para ello. Son varios los clubes, instituciones y empresas que han alineado sus objetivos y han puesto en marcha proyectos ambiciosos en las creaciones o reformas de sus estadios para adaptarlos a los tiempos que corren. Además, los organismos reguladores como la FIFA o la UEFA lo están imponiendo a las nuevas construcciones y remodelaciones.

Evolución: de menos a más                       

Uno de los pioneros en la creación de espacios verdes y el cuidado del entorno lo encontramos en Países Bajos, concretamente en Ámsterdam. El estadio del Ajax, actualmente nombrado Johan Cruyff Arena, instaló en 1996 más de 4.200 paneles solares en el techo, algo que supuso toda una revolución en aquella época. Estos permiten cubrir parte del consumo del propio recinto y, además, hay varias turbinas eólicas para aprovechar la fuerza del viento. Por si fuera poco, recogen el agua de la lluvia para regar el césped y las butacas pasaron de ser de plástico a caña de azúcar, un material más ecológico.

Más espectacularidad podemos encontrar en estadios como el Krestovski, donde disputa sus partidos de local el Zenit de San Petersburgo; o el Veltins-Arena, casa del Schalke 04. Ambos cuentan con una cubierta retráctil, que permite controlar el impacto solar o la afectación de la lluvia sobre el terreno de juego, y césped deslizante, cuyo uso se explica para sacarlo del estadio recuperando así la temperatura y evitando el uso de focos y calentadores. Además, de esta manera, permite acoger eventos de todo tipo, deportivos o no, que no se disputan sobre esta superficie.

En cuanto a iluminación, también encontramos dos ejemplos muy destacables. El primero de ellos es Aviva Stadium, sede de la selección irlandesa, que aparte de recoger y aprovechar el agua de lluvia, tiene una estructura externa muy llamativa. Es transparente y así permite el paso de la luz solar y reducir el consumo eléctrico.

La sostenibilidad, el futuro de los recintos deportivos de primer nivel

El segundo caso lo encontramos en España, en casa del Athletic Club de Bilbao. El Nuevo San Mamés, inaugurado en 2013, cuenta con un sistema de ahorro energético que reduce el consumo en un 40% aprovechando la conexión con el espacio exterior. También ha sido premiado por la elección de sus materiales y por la integración en la ciudad.

Brasil y sus proyectos rompedores

En Latinoamérica cabe destacar el Estadio Mineirão. Construido en 1959, fue adaptado a los nuevos tiempos con motivo de la Copa del Mundo de 2014 en la que fue una de las sedes. Fue el primer recinto de una cita mundialista que instalaba placas solares en su techo. La energía recogida, que podría haber cubierto la mitad de la gastada derivada de la actividad deportiva, fue destinada a cubrir las necesidades de las viviendas cercanas al recinto deportivo. En el sudeste de Belo Horizonte, en temporada regular acoge a dos de los equipos históricos brasileños, el Atlético Mineiro y el Cruzeiro.

Y es que estos dos clubes tienen como objetivo ser los líderes de Brasil no solo en cuanto a recinto deportivo, sino también en repercusión futbolística y mediática. Competiciones como la Copa Libertadores, que todo equipo sudamericano quiere levantar, son mundialmente seguidas en las distintas retransmisiones deportivas o las diferentes casas de pronósticos deportivos. Estas últimas ofrecen a sus usuarios la posibilidad de realizar apuestas gratis, previsiones sin necesidad de un desembolso inicial, o de acogerse a una de las numerosas promociones que presentan para pronosticar aquello que va a suceder en un evento de tal nivel.

Sin salir del país carioca, donde el fútbol es una forma de vida, cabe destacar el proyecto aplicado en Morro da Mineira. En este caso se ubica en una de las favelas de Río de Janeiro. Su particularidad recae en lo que sucede en el interior: cuenta con más de 200 azulejos que recogen la energía generada por el movimiento de los jugadores y la transfieren a los focos que iluminan el terreno de juego. Si no hay actividad física, no hay iluminación. Un proyecto experimental que también se ha aplicado en otras ciudades fuera del aspecto deportivo, como en paseos o centros comerciales.

Los proyectos de impacto de Qatar

La sostenibilidad, el futuro de los recintos deportivos de primer nivel

Qatar, como muchos ya sabrán, fue elegido país organizador para la Copa del Mundo de 2022. A diferencia de otros organizadores, han tenido que construir los estadios que acogerán los diferentes encuentros. Las obras son faraónicas y cuentan con la colaboración de estudios de arquitectura internacionalmente conocidos. Eso se nota, sobre todo, en aspectos como la sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente. El gran estadio de esta edición es el de Lusail, que puede dar cabida a hasta 80.000 asistentes. En su techo contará con paneles solares, algo ya habitual, pero también instalados en las zonas aledañas. Tal y como han comentado los organizadores, tras la disputa de la copa intercontinental, se reconvertirá en un centro de escuelas, tiendas, clínicas de salud e instalaciones deportivas no futbolísticas.

Mucho más impactante fue la presentación del Estadio Ras Abu Aboud, también conocido como Estadio 974, que acogerá varios partidos eliminatorios de la cita mundialista. Este será desmontable, construido con materiales reciclados y con un total de 974 contenedores de transporte marítimo. Cuando termine el evento deportivo será desmontado por completo y sus partes pasarán a ser usadas para crear instalaciones deportivas en el mismo país asiático, pero también donadas a países en proceso de desarrollo para la construcción de espacios educativos, culturales o deportivos. Antes, deberá albergar más de 40.000 espectadores entre noviembre y diciembre de 2022.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo más reciente

DEBES LEER

TE PUEDE INTERESAR